Gran Bretaña y la UE, cerca del punto de no retorno

Un artículo de The Guardian sobre la posición británica sobre el proceso de unificación europea que se está produciendo en estos momentos de crisis; lo que me gusta de la noticia es que se empieza a hablar de temas tabú, como la integración europea en política exterior o defensa; este último campo de integración parecía imposible de alcanzar desde la negativa del parlamento francés de unirse a la Comunidad europea de Defensa en agosto de 1954 (por la extraña unión nacionalista de los gaulistas y los comunistas);  la Comunidad europea de Defensa fue aprobada por todos los fundadores de la CECA, y consistía en un único ejército europeo, excluyendo la posibilidad de tener ejercitos estatales, salvo excepciones establecidas en el propio tratado. Sólo el tratado de Amsterdam de 1999 abrió un poco la posibilidad de hacer juntos cosas en defensa, pero muy timidamente.

Nadie sabe cómo y dónde acabará todo. Pero lo que está claro es que con cada semana que pasa en la mayor crisis de Europa, Gran Bretaña y el resto de la UE avanzan en direcciones diametralmente opuestas.

Con las mentes concentradas en casi tres años de crisis del euro, Berlín lleva meses pidiendo que se vuelvan a revisar los tratados de la UE para facilitar una gran puesta en común o una transferencia (según como se mire) de la soberanía nacional para crear una eurozona federalizada, lo que equivale a un Gobierno europeo central de 17 países que asumiría una serie de prerrogativas sobre el gasto público y los impuestos. Gran Bretaña no apoya en absoluto esta propuesta.

La semana pasada, la Comisión Europea mostró su acuerdo con el anteproyecto alemán, mientras se revelaba la problemática legislación de la UE que convierte al Banco Central Europeo en el vigilante del sector bancario de la eurozona. Gran Bretaña también se mantiene al margen.

El martes, el ministro alemán de Exteriores amplió la política económica federalista a la política exterior y a la defensa, junto a otros 10 ministros de Exteriores de la UE, cuidadosamente elegidos para reflejar la corriente dominante de la UE que no incluye a Reino Unido: países pequeños, países grandes, miembros de la moneda única y otros fuera del euro, Estados occidentales clave y países más nuevos de Europa del Este. Lo más probable es que el consenso de los 11 países se convierta en una mayoría entre los 27 Estados de la UE. Gran Bretaña también se mantendrá aparte en este sentido. Los 11 incluyen a Alemania y Francia, los grandes, así como Italia, España y Polonia, que, después de Gran Bretaña, son los países más grandes de la UE.

En resumen, el aislamiento de Gran Bretaña es cada vez más patente, mientras que el distanciamiento entre ambas orillas del Canal de la Mancha aumenta y cada vez es más insalvable. Una situación que genera un sentimiento más de tristeza que de enfado.

Enlace Gran Bretaña y la UE cerca del punto de no retorno | Presseurop (español).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Europa y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s