Los espacios naturistas: modelo alemán y excepción francesa, final.

Aquí publico la última parte de este artículo; espero que haya gustado a mis (todavía) pocos lectores; tengo la intención de seguir poniendo en este blog artículos sobre naturismo o extractos de páginas web naturistas traducidos (sobre todo del francés, idioma que conozco un petit peu). Con ello, creo que contribuyo a la difusión del naturismo y a nuestro enriquecimiento con otras visiones.

En esta parte final del artículo, el autor hace una mención a España y a sus cambios legislativos, y los relaciona con la llegada del turismo naturista alemán; aunque en principio esto me chocó, pensándolo un poco no es una idea tan descabellada, teniendo en cuenta que la primera apertura de la dictadura con respecto a la vestimenta en las playas vino obligada por el turismo exterior, y sus bikinis, sobre todo.

Sin más dilación, os dejo aquí la parte final del artículo.

Los espacios naturistas: modelo alemán y excepción francesa, tercera parte.

III. Dinámicas espaciales del nudo-naturismo: ¿diferencias nacionales entre el difuminado y la permanencia (entre effacement et permanence)?

Los cambios sociales e incluso los acontecimientos políticos interfieren con la evolución propia del movimiento naturista  y de la práctica nudista. Múltiples dinámicas espaciales del naturismo en el transcurso de los últimos años y decenios a diferente escala muestran asimismo un difuminado relativo de las especifidades nacionales: ¿en que ha cambiado el modelo naturista alemán bajo el efecto de la reunificación y la globalización?

A. El impacto de la reunificación: el nuevo atractivo de la ex-RDA.

En los tiempos de la división de Alemania, el naturismo siguió evoluciones divergentes en una parte y otra de la frontera, en el caso de la RFA reconstruyendo estructuras naturistas comparables a las del resto de países de Europa occidental. En la RDA, el nudismo se mantuvo únicamente bajo la forma de una práctica salvaje en las orillas de los lagos o del mar, sin marco asociativo, y con una connotación de contestación política evidente (película de G. Thiel, 1999). En los primeros años del régimen, múltiples incidentes enfrentaron a los nudistas y a las fuerzas del orden, estas últimas frecuentemente enfrentadas a una multitud de bañistas por infracciones o por intentos de traslado a comisarías de policía. Frente a la imposibilidad de refrenar el nudismo, las autoridades abandonaron la represión en 1956 y finalmente dejaron a los municipios que permitieran la práctica en ciertas zonas. Pero argumentando el número insuficiente de playas oficiales, los nudistas no dudaban en instalarse más allá de los paneles de señalización de las zonas autorizadas. Esta proliferación incontrolada del nudismo de la RDA, que era un símbolo de libertad individual y de resistencia al régimen comunista, difería del naturismo institucionalizado y más claramente delimitado del oeste.

Con la caída del muro de Berlín, dos “mundos” naturistas entran en conflicto. Si la desaparición de la “frontera” generó una mezcal de desconfianza y de entusiasmo en una y otra parte (Armbruster y Meinhof, 2003), es innegable que un efecto de curiosidad ha atraído a numerosos turistas de Alemania occidental hacia las costas de la ex-RDA, que les estaban prohibidas durante el periodo comunista. De hecho, el turismo estival se desarrolló fuertemente aaquí, y se asiste desde 1990 a un duplicamiento de la capacidad de acogida del Land de Mecklemburgo – Pomerania occidental (Mangin, 2003). En este mismo Land, las infraestructuras hoteleras al borde del mar han sido ampliamente rehabilitadas, y se crearon tres campings naturistas reconocidos por la F.K.K., todos en la región interior de los lagos de Mecklemburgo: el camping del Useriner See, instalado en un bosque de pinos colindante al Parque Nacional de Müritz, que dispone de una playa en la orilla del lago, y está homologado con 5 estrellas, es emblemático de este turismo en un espacio natural que reúne naturismo y confort. En la costa, la afluencia de turistas originarios de la ex-RFA a tenido consecuencias en cadena sobre el nudismo local. En un primer momento, un cierto número de entre ellos se sorprendieron por la extensión de la práctica nudista fuera de las zonas autorizadas. Esto condujo a las autoridades a aumentar las zonas oficiales para intentar repartir mejor los públicos: así, en el isla de Usedom, la más gran playa nudista oficial de la isla que había sido abierta en 1956 con una longitud de 1,5 km se alargó en 600 m en 2000, lo que la hace bastante más extensa que la playa “textil” vecina (Le Prioux, 2005). A pesar de los esfuerzos de limitación de las autoridades, el nudismo salvaje es más practicado todavía en los nuevos Länder que en los del oeste.

B. La desigual extensión del modelo alemán en el extranjero.

A pequeña escala, el nudo-naturismo alemán es muestra de un modelo germánico característico de la Europa protestante del norte, asociando un nudismo extendido en los espacios públicos y un cierto número de centros de vacaciones naturistas, en resumen, modesto teniendo en cuenta el público potencial (Descamps, 1987). Este último hecho se explica también por el hábito de muchas decenas de millones de alemanes de pasar sus vacaciones de verano fuera de sus fronteras, principalmente en los países europeos situados más al sur. Alemania constituye así el primer polo de difusión de turistas internacionales en el continente europeo, con un balance turístico muy deficitario: las entradas no suponen más que el 35 % de las salidas de divisas (Boyer, 2000). Este turismo alemán en el extranjero ha servido tanto más de vector de difusión de la práctica nudista que es principalmente playera. Según Mangin (2003), en Europa, los alemanes representan alrededor del 40% de los clientes extranjeros de los “destinos soleados”. La búsqueda de litorales soleados para los alemanes de vacaciones es así un estereotipo sobre el cual las novelas de Michel Houellebecq lanzan una mirada irónica. ¿No han sido los alemanes los que han bautizado a las Baleares como el 17º Land, y a su capital Palmenhausen? En los centros naturistas franceses, si los holandeses prefieren los pequeños centros de zonas rurales del interior, los alemanes privilegian los grandes centros del litoral de Aquitania o del Languedoc (Espaces, 1999) en los que representan los principales clientes extranjeros, y por tanto un punto de mira para los responsables de los centros o de los programas inmobiliarios naturistas (foto 3). Sin embargo, los directores de los centros naturistas franceses notan un debilitamiento de la asistencia alemana, en parte relacionada a la subida de destinos naturistas más recientes, principalmente Croacia (tras el fin de la guerra de la ex-Yugoslavia) y España, que ofrecen un alojamiento más nuevo y menos caro.

Foto 3: cartel de promoción inmobiliaria en alemán para una nueva urbanización naturista en Port-Leucate (Aude). Junio de 2006.

Sin título1

Es también  y más todavía por el nudismo de playa por lo que los alemanes han difundido la práctica del desnudo ante otros públicos europeos no naturistas, especialmente en las orillas del norte del Mediterráneo (Jaurand, 2006). S. Villaret (2005) recuerda el origen de la creación del camping naturista de Agde por los hermanos Oltra sobre una parte de sus viñedos en 1956: la idea les vino después de haber visto a los soldados alemanes bañarse desnudos en las playas durante la ocupación, y con deseo de volver a repetir la experiencia una vez terminara la guerra. Se sabe que el camping Oltra sirvió de punta de lanza del futuro barrio naturista de Cap d’Agde. De esta forma, una conducta habitual para los alemanes se transformó en un asunto comercial para los franceses, muestra sorprendente de la diferencia de los naturismos de los dos países. España, primer destino de vacaciones de los alemanes en el extranjero, muestra un caso todavía más espectacular de imitación de una práctica nudista importada. El nuevo código penal español, que data de 1995, derogó el artículo 431 que provenía de la época franquista y que prohibía “toda manifestación de desnudez” (lo que incluía el bikini para las mujeres y el slip para los hombres, según una definición del desnudo compartida igualmente por legisladores musulmanes…). Para no contrariar las costumbres de los turistas alemanes, ninguna disposición restrictiva ha reemplazado al artículo 431, lo que significa que en teoría el desnudo no está fuera de la ley. En la práctica, el nudismo se está desarrollando más todavía en las playas españolas desde hace un decenio: es muy frecuente en todas las playas aisladas, sobre todo en la costa mediterránea y en las islas Canarias, y existen numerosos casos de playas nudistas urbanas, como hemos constatado en Barcelona o Sitges. La mezcla de público extranjero y nacional en estas playas da testimonio de la asimilación de la práctica nudista por la España de la movida. Turquia constituye otro destino playero tomado por los alemanes: algunos de ellos, en pequeños grupos, practican el nudismo en trozos de playas alejadas, incluso en playas más famosas y frecuentadas, pero en un extremo y protegido por sombrillas (caso observado en Ölüdeniz). Y aunque la guía de la FNI no menciona ninguna entrada sobre Turquía, la consulta de una página web alemán nos informó de la existencia de un pequeño centro naturista en la orilla del mar, en la región de Anatolia (página web Nacktbaden). Este único caso en un país musulmán daría testimonio de la oficialización de una práctica turística que muestra aquí la figura del enclave extranjero.

C. ¿Evoluciones convergentes en Alemania y en Francia?

Los países germánicos del norte de Europa son a su vez hogar desde antiguo del naturismo, y también polos de difusión de la práctica con ocasión de las migraciones vacacionales hacia los países turísticos del sur de Europa. En relación a esta proyección norte – sur, Francia ocupa una posición única, siendo a la vez otra cuna del movimiento naturista del siglo XX y el primer país del mundo por las estructuras de acogimiento naturistas. Sin embargo, múltiples dinámicas comunes afectan al naturismo en ambos lados del Rín.

En ambos países, el naturismo oficial conoce una desafección del movimiento asociativo y un cierto envejecimiento de sus socios. El aumento del individualismo y las preocupaciones comerciales en detrimento del ideal naturista marcan al movimiento oficial, más aún en Francia que en Alemania. En algunos centros naturistas, especialmente los más fuertes, ha evolucionado su política comercial en el sentido de atenuar las obligaciones y ampliar la clientela: la licencia federativa ya no es obligatoria para el acceso, se acepta cada vez más a público no familiar y el desnudo se convierte en la mayoría de casos opcional (clothe opcional) salvo en las proximidades de la piscina.

En los espacios públicos, la evolución del lugar del desnudo parece muy a menudo estancada, incluso en retroceso bajo el efecto de múltiples procesos. Numerosos signos de tal tendencia son reconocibles tanto en las zonas verdes de las ciudades de Alemania como en las playas francesas. Así, en Munich en 2002, Thomas Koster, el director del jardín inglés, constataba a lo largo de muchos años un fuerte descenso en el número de nudistas: en una jornada calurosa de verano, calculaba su número en alrededor de 1000 frente a los 14000 del pasado (Kirschbaum E., 2002). Explica este fenómeno por el retorno de un cierto conservadurismo y la nueva cultura dominante entre los jóvenes, muy influenciados (très portée) por la imagen (mise en scene) del cuerpo por la vestimenta, el logo o el piercing, y ajenos al desnudo que era el símbolo de rebelión en los años 60-70, marcados por la revolución sexual y el movimiento hippie. Se añade la importancia del voyerismo de una parte de los extranjeros, turistas o inmigrantes, provenientes de países donde este tipo de desnudo público no existe, situándose completamente vestidos en medio de los nudistas. Este segundo factor, importante en la mayoría de los lugares nudistas en espacios públicos, desanima especialmente a las mujeres. Prosigue con una masculinización de la práctica nudista fácilmente constatable en ambos países, con una sobrerepresentación de los homosexuales que tienden a desplegar sus propias normas de conducta, sobre todo por una sexualización del espacio público. El carácter “no familiar” de la práctica nudista, por otra parte, condujo a múltiples municipios del litoral francés a poner fin a las ordenanzas (arrêtés) de autorización o a la tolerancia del nudismo en múltiples playas (Hyères, Zuydcotte, Wissant…) llamando a las fuerzas del orden para amonestar e incluso detener a los infractores. La presión urbanística (les pressions foncières) sobre el litoral, más fuertes en Francia que en Alemania, sobre todo en el Mediterráneo, también explican la desaparición de otras playas naturistas oficiales (Fos-sur-mer).

Al final, la menor observación de la desnudez en los centros naturistas y la invasión de las playas nudistas por numerosos “textiles” rompen la separación estanca entre el universo cerrado del centro y los espacios públicos. Haciéndolo, el modelo alemán fundado en la normalización de la desnudez en medio de la indiferencia de los demás tiende a su vez a difundirse en el extranjero, con reacciones negativas, y a marcar un cierto retroceso numérico en Alemania.

Para concluir, parece innegable que por la mezcla de turistas de todas las nacionalidades en los países de Europa del sur y en Francia, y el efecto de la imitación de prácticas de desnudez habituales entre los alemanes, el naturismo y el nudismo de origen germánico ha conquistado públicos y conquista (investi) territorios en el extranjero. El espectáculo de la desnudez normalizada en numerosas playas de España, de Croacia, de Aquitania o del Languedoc, constituye un signo de imitación (pero no de transferencia tal cual) del modelo alemán más allá de las fronteras del país. La excepción francesa reside en la combinación de un naturismo endógeno y exógeno, integrado con el turismo playero de masas, y acompañado por realizaciones urbanas únicas en el mundo (Cap d’Agde, Port-Leucate). Pero más allá de la relativa normalidad del significado del desnudo en lugares públicos determinados, conviene preguntarse sobre el significado cultural de tal manifestación. Desde este punto de vista, el modelo naturista alemán parece conservar toda su originalidad y profundidad, y su difusión se hizo sobre un modelo suavizado y truncado (la práctica nudista sin la antigua visión filosófica o cultural). Como en toda la Europa protestante del norte, el desnudo germánico es a la vez antiguo, colectivo, mixto, desexualizado y practicado en espacios naturales lo más a menudo posible en cualquier estación. Se basa sobre la idea de una doble armonía en la que se basa la ética naturista: seres humanos con una encarnación natural de lo divino, y con este título, objeto de un atento respeto, e individuos iguales entre ellos en derechos, en dignidad sin prejuicios de orden estético o connotación sexual. Las motivaciones para la práctica del desnudo son ante todo la salud, el deporte y el acercamiento a la naturaleza (Schoelzke, 2006). En Alemania, la naturaleza es así practicada y vivida más íntimamente, frecuentemente, hasta el corazón de las ciudades en las que se integra: una misma práctica nudista es así aceptada en la orilla del mar o en un jardín público, prueba de que constituye más un habito cultural independiente de la estación y de los lugares turísticos. En Francia, como en otros países latinos, la naturaleza “salvaje” es vivida sobre el modelo de la ruptura estacional y espacial: de ahí el éxito de los centros naturistas de vacaciones que ofrecen un exilio con respecto al modo de vida habitual, mientras que el nudismo de playa reviste una dimensión comunitaria y sexual más confirmada.

 La bibliografía está disponible en el documento original.

Para citar este artículo.

Emmanuel Jaurand, “Les espaces du naturisme: modèle allemand et exceptions française?” Revue Géographic de l’est [en ligne], vol. 47/1 |2007, publicado en la web (mis en ligne) el 22 de diciembre de 2009, consultado el 23 de diciembre de 2012. URL: http://rge.revues.org/818

Sobre el autor.

Emmanuel Jaurand

Département de Géographie – U.F.R. de Lettres et Sciences Humaines – Université de Paris XII – 61, avenue du Général de Gaulle – F-94010 Créteil Cedex.

 Derechos de autor.

Todos los derechos reservados.

Resumen.

El naturismo constituye una práctica de naturaleza colectiva en un estado de desnudez asociado al respecto de los demás y del entorno. Esta desarrollado desde antiguo en Alemania y en los países protestantes de Europa del norte en los que la naturaleza está mitificada. El nudismo se normalizó en ellos hasta en los espacios públicos (playas y zonas verdes urbanas). En Alemania, los centros naturistas se reparten de forma bastante homogénea, salvo en el Este, para el ocio desnudo durante todo el año, mientras que en Francia se concentran en las regiones turísticas soleadas. Las dinámicas espaciales recientes del naturismo en Europa muestran un relativo difuminado de las especifidades nacionales por la difusión del modelo alemán.

Entradas de índice.

Palabras clave: naturismo, nudismo, turismo, naturaleza, playa, espacios públicos, Alemania, Francia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nudismo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s