Italia: La política de Merkel derrapa en Roma

Un artículo de Il sole – 24 ore de Milán, sobre la repercusión de las elecciones italianas en la integración europea. Como de costumbre, es un artículo recogido en Presseurop del que muestro un extracto.

(…) En realidad, la crisis nerviosa electoral de Italia supera con creces la dimensión nacional del descontento y sitúa a Europa, siempre esquiva, ante una serie de verdades incómodas. Le muestra de frente los asuntos que no se han resuelto y que empiezan a reflotar en la superficie.

Estos asuntos corren el riesgo de volver a poner a prueba al euro. No tanto por la nueva explosión de la cuestión italiana, sino más bien porque Italia, la tercera economía del club del euro, deja al descubierto todos los problemas de la moneda única que hasta ahora se han intentado parchear deprisa y corriendo o más bien, que se han escondido precipitadamente bajo la alfombra.

(…)

La votación del domingo y del lunes (…) expresa sobre todo la rebelión contra las élites de un sistema que, tras haber decidido entrar en el círculo de la moneda única, no ha hecho lo necesario para permanecer en él. (…)

Pero los italianos no son los únicos en Europa que no han medido las consecuencias de la elección de la moneda única. De ahí surge el dilema “Más o menos Europa”, “Estar o no estar en el euro”. El dilema no es sólo italiano, sino que es una cuestión tabú más extendida de lo que podríamos pensar, entre los miembros de club del euro y entre los que aspiran a entrar al mismo.

La cuestión no ha dejado de crecer desde hace cuatro años en un contexto de crisis, mientras que el club parece que sólo es capaz de dar la respuesta dogmática de la austeridad y de las reformas obligatorias al estilo alemán, sin los amortiguadores del crecimiento, y menos aún los de la solidaridad intra-europea. Por no hablar del rechazo a recurrir a la dinámica democrática normal, en nombre de una opción tecnocrática supuestamente más eficaz.

(…)

Y todo esto ocurre mientras se vuelve más profunda la fractura entre el Norte y el Sur y Europa y su industria no deja de perder puntos en el mercado global. A nadie le gustan los sacrificios. Y mucho menos a los que señala que “Europa tiene el dinero necesario para rescatar a los bancos pero no para reactivar el crecimiento y el empleo”. (…)

Mientras el consenso popular sobre Europa se desmorona por todas partes, paradójicamente la moneda única, para hacer frente a sus problemas internos, necesita acelerar su integración mediante la ratificación de la triple unión bancaria, presupuestaria y política. Necesita decidir de una vez por todas si acepta realmente un destino compartido a todos los niveles y según el modelo alemán, que es el que prevalece y se impone.

Las elecciones en Alemania y las elecciones europeas de 2014 han congelado momentáneamente el debate y las negociaciones, posponiendo unos meses más el momento de la verdad, en el que será necesario afrontar las numerosas contradicciones de las que se compone Europa. Pero las preocupaciones siguen presentes e incluso se agravan por todas partes. Incluso en la Francia de François Hollande.

¿La flexibilización de la austeridad concedida por Angela Merkel bastará para calmar a los mercados y para avanzar sin grandes problemas hasta septiembre? Italia ha dado la voz de alarma, una alarma atronadora. Hacer caso omiso de ella sería peligroso. Para Europa y para todos.

Enlace: Italia: La política de Merkel derrapa en Roma.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Europa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s