Pensamientos naturistas – 3.2 – El naturismo

 

Ir a Pensamientos naturistas – 3.1 – El nudismo.

Ir al artículo original (en francés)
Pensamientos

El naturismo

Sin título2

Según la definición dada por la Federación Internacional de Naturismo, el naturismo es una forma de vida en armonía con la naturaleza, caracterizada por la práctica del desnudo en común, que tiene por objeto favorecer el respecto consigo mismo, el respeto a los demás y del entorno.

El naturismo implica, por tanto, la práctica del nudismo.

Pero, como diferencia fundamental con el simple nudista, este desnudo debe ser compartido en común con un espíritu de respecto consigo mismo y de respecto a los demás.

Lo que esto quiere decir: respeto a cada uno en su sensibilidad, en sus diferencias, en sus eventuales discapacidades; respetar a los demás no teniendo actitudes equívocas o provocativas, sin mostrar elementos provocadores como piercings genitales, por ejemplo; respetar y aceptar al propio cuerpo tal como es.

El naturismo puede, además, según la sensibilidad de cada uno, implicar otros aspectos:

  • Implicarse con la protección de la naturaleza y tener una actitud ecológicamente responsable, reduciendo por ejemplo la producción de residuos o la utilización de vehículos contaminantes,
  • Desvincularse de la sociedad moderna y de su ritmo desenfrenado, por ejemplo renunciando al uso de medios de comunicación audiovisuales o informáticos,
  • Priorizar la alimentación de origen ecológico,
  • Para algunos, practicar técnicas de meditación, de reflexión sobre si mismo y el mundo.

Sea como sea, sin forzarse a ir demasiado lejos, todo naturista debe haber integrado las siguientes dos ideas fundamentales que contradicen la “moral” judeo-cristiana que se nos ha inculcado desde nuestra primera infancia:

  • El desnudo no tiene relación con la sexualidad.
    Esto ya es valido para los “simples nudistas”. Si la sexualidad implica el desnudo por razones evidentemente “técnicas”, es totalmente falso en sentido contrario.
    No porque nos paseemos desnudos en medio de otras personas desnudas tendremos automáticamente ganas de tener encuentros sexuales con ellas, o que vayamos a “revisar” a estas personas de la cabeza a los pies, o incluso que vayamos a tener acercamientos sexuales o nos libremos a prácticas sexuales activas o al exhibicionismo. Si no lo hacemos en la calle, tampoco lo hacemos en un contexto naturista.
    Entre los naturistas como entre el resto, la sexualidad pertenece al ámbito de lo privado y de la intimidad.
  • Nuestro cuerpo no es vergonzoso.
    Ver a los demás desnudos, o ser visto uno mismo desnudo, no tiene nada de extraño o vergonzoso. Todos los seres humanos, salvo minusvalía o enfermedad, están hechos de la misma forma, y en particular con los mismos atributos y los mismos órganos en los mismos sitios.
    No es más que hipocresía considerar que nuestros órganos genitales, nuestras nalgas y nuestros senos, porque tengan un papel fundamental en nuestra vida sexual, no deben ser vistos más que por las personas con las que mantenemos relaciones sexuales.
    No, los naturistas consideramos que son partes “normales” de nuestro cuerpo (o casi), ni más vergonzosas ni más “sucias” (en el sentido moral), y que no hay ninguna razón especial para ocultarlas, una vez barridas las prohibiciones sociales y religiosas en la materia. De igual forma que no hay ninguna razón para ponerlas por delante de todo o exhibirlas. Están donde deben estar, como son, como en toda la gente, y eso es todo.

Por otra parte, el naturista debe tener una buena imagen de su cuerpo y conseguir superar sus posibles complejos físicos, porque si no es muy difícil aceptar desnudarse en público. Además, una buena introducción al naturismo puede ser muy beneficiosa para una persona acomplejada y ayudarle a aceptarse.

Por supuesto, la mayor parte del tiempo todos los naturistas deber contentarse con practicar el “nudismo simple” durante el año, en el que su campo de acción se limita a su domicilio y a su núcleo familiar, a menudo pero no siempre compartido con amigos que igualmente lo practican. Pero no todo el mundo puede vivir todo el año en pueblos o centros naturistas, únicos lugares donde se puede vivir realmente entre naturistas.

Es por ello que no hace falta buscar las diferencias entre el naturismo y el nudismo, sino simplemente considerar al naturismo como una consecuencia del nudismo.

PensamientosIr a Pensamientos naturistas – 3.3 – El despelote

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nudismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s