Pensamientos naturistas – 8.3 – Tercera etapa: estar desnudo en casa en presencia de otros miembros de la familia

Ir a Pensamientos naturistas – 8 – Un camino hacia el naturismo.

Ir a Pensamientos naturistas – 8.2 – Segunda etapa: estar desnudo en casa, cuando se está solo o con el cónyuge.

Ir al artículo original (en francés)

Pensamientos

3ª etapa.
Estar desnudo en casa, en presencia de otros miembros de la familia.

Sin título4

Esta etapa es un poco complicada de atravesar, y depende de la amplitud de miras de la familia. El que viva en casa de unos padres que rechacen categóricamente la desnudez, por razones de educación, hará mejor en no intentarlo y pasar directamente a la 4ª o 5ª etapa.

Esta etapa implica igualmente haberse transformado suficientemente y confiar en si mismo, convencido de la pertinencia de su desnudez, y de haber desexualizado este desnudo, para ser capaz de explicar correctamente su elección al resto de miembros de la familia, que deberán aceptar, o rechazar, esta petición.

En resumen , pasar esta etapa se reduce a una cuestión de comunicación.

Para hacer la “puesta de largo”, no existe ninguna receta milagro. Cada uno lo hará tal y como lo sienta, en función del contexto.

Doy aquí mi ejemplo personal.

Yo sabía que mi padre no aceptaría jamás que me paseara desnudo por la casa. Por tanto, desde el principio decidí restringir el campo de exposición de mi desnudez a mi madre, más joven y abierta de espíritu. Ella sabía ya que estaba desnudo en mi habitación (aunque siempre se lo oculté a mi padre).

Una buena mañana, durante las vacaciones de verano, mientras ella estaba comprando, me duché, y después, sin volver a vestirme, me armé de coraje para escribirle una nota donde le pedía permiso para estar desnudo en su presencia, explicándole brevemente porqué. Y me fui a encerrarme en mi habitación, desnudo. Cuando volvió, leyó la nota, y tras una ligera reticencia inicial, aceptó. Entonces salí, desnudo, le expliqué como me sentía y porque prefería estar desnudo. Ella lo comprendió rápidamente y lo aceptó, y pude durante ese verano, pasearme desnudo casi permanentemente, salvo cuando estaba presente mi padre y yo no estaba en mi habitación, es decir, un máximo de 1 hora al día.

Este verano marcó un antes y un después en mi estado de espíritu naturista, dado que tome definitivamente conciencia del sentimiento de bienestar proporcionado por el desnudo, y que, naturalmente, no quería que se quedara como mi única experiencia, sin continuidad.

4ª etapa: primeras experiencia de desnudo fuera del hogar.

Pensamientos

Ir a Pensamientos naturistas – 9 – Ropa y naturismo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nudismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s