Pensamientos naturistas – 12.2 – Un patinazo grave: la sexualidad “en familia”

Ir a Pensamientos naturistas – 12 – Sexualidad y naturismo.

Ir a Pensamientos naturistas – 12.1 – La erección en público, el gran miedo de los nuevos naturistas.

Ir al artículo original (en francés)

Pensamientos

Un patinazo grave: la sexualidad “en familia”.

¡Las acciones descritas a continuación son condenadas por el movimiento naturista con la más gran firmeza!

Algunas personas que se consideran naturistas (pero que jamás, o jamás de los jamases, pueden ser consideradas como verdaderos naturistas) piensan que en el ámbito de la unidad familiar se puede enseñar todo, permitirlo todo, y con esa justificación no ponen ningún límite a la expresión de la sexualidad, ni de la suya, ni de la de sus niños. Aunque se pueda pensar que es su problema que varios adultos consientan la práctica de una sexualidad en pleno día o en común, desde el momento en que están en juego los niños este comportamiento reviste en su totalidad un carácter mucho más grave.

Se obtiene así toda una panoplia de comportamientos inaceptables, susceptibles de producirse en familias que viven desnudas, pero en las que los miembros adultos no han desexualizado el desnudo (esto no es por tanto ni siquiera nudismo):

  • Los padres hacen el amor delante de sus niños.
  • Los padres dejan que sus niños se masturben en su presencia.
  • Los padres tocan los órganos sexuales de sus niños (excepción hecha de para cuidarlos, lavarlos o con fines exclusivamente educativos).
  • Los padres se dejan tocar sus órganos sexuales por sus niños.
  • Y una vez los niños se han hecho mayores, les dejan que tengan comportamientos de naturaleza sexual entre ellos.

Y aquí no hablamos de pedofilia explícita… pero ya no estamos demasiado lejos, desgraciadamente.

En una unidad familiar, la sexualidad de los padres no debe expresarse más que en la intimidad de la pareja. Por supuesto fuera de la mirada de los niños. Los niños deben ser preservados a cualquier precio de la vista de la sexualidad de sus padres.

La sexualidad propia de los niños, que existe y que es natural, debe quedar igualmente en el ámbito de su propia intimidad, y no debe desarrollarse bajo la mirada de los padres, ni de sus hermanos y hermanas.

Hago referencia a la problemática del desnudo y los niños en un apartado específico.

Sin embargo, quiero indicar aquí lo que es indispensable para el bienestar y el equilibrio de los niños, para que puedan crecer en un contexto sano, incluso si la familia está desnuda, para poner barreras firmes, y esto lo más pronto posible.

Todos los niños, cuando descubren que su pene o su clítoris tiene reacciones especiales y que pueden darle placer, van a tener una tendencia natural a masturbarse. Es natural y normal PERO es deber de los padres advertirles inmediatamente que estos juegos sexuales, aunque no son indecentes, no deben tener lugar más que en su habitación, y sobre todo nunca delante de los demás. Esta norma, válida igualmente entre los textiles, se aplica claramente a los naturistas.

Por otra parte, y esto es válido igualmente tanto entre los textiles como entre los naturistas, los niños deben aprender que cuando la puerta de la habitación de sus padres está cerrada, no tienen ningún derecho a entrar.

Los niños naturistas tienen la costumbre de ir a la habitación de sus padres, de compartir su cama para achucharse y acurrucarse con sus padres, incluso dormir con ellos, y por tanto les es difícil comprender espontáneamente que este lugar que les es tan familiar y tranquilizador, en ciertos momentos les está prohibido. Los padres deben hacerles aprender está simple relación: una puerta cerrada quiere decir que no se entra, y punto. Ciertamente, entre los naturistas las puertas están casi siempre abiertas, pero una puerta cerrada (y no un poco entreabierta, sino cerrada del todo…) tiene un significado: no está cerrada sin razón.

Además, los padres naturistas deben estar atentos para enseñar lo más rápidamente posible a sus niños que aunque podamos vernos todos desnudos, sin embargo no podemos ser tocados. Es primordial explicarle bien al niño que nadie tiene el derecho de tocar ciertas partes de su cuerpo, en particular su sexo, con excepción de papá y mamá, del médico, y cuando sea más mayor, de su novio o novia. Y enseñarle igualmente que si algún desconocido pretende tocarle, o le obliga a seguirlo, debe rechazarlo, huir si es posible, y sobre todo decírselo inmediatamente a sus padres.

Si los padres no vigilan esto, el niño se arriesga a asimilar el hecho de que todo su cuerpo es igual, y se arriesga potencialmente a dejar que abusen de él más tarde incluso sin darse cuenta.

Por supuesto, este consejo es universalmente válido, tanto entre los naturistas como entre los textiles. Pero la práctica del nudismo, que normaliza el desnudo y las percepción de sus órganos sexuales, impone esta toma de precauciones tan particular para hacer bien conscientes a los niños que, a pesar de todo, sus órganos sexuales no son desde luego órganos “ordinarios”.

Pensamientos

Ir a Pensamientos naturistas – 13 – Los niños y el naturismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nudismo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s