Pensamientos naturistas – 13.3 – El comportamiento natural de los niños frente al desnudo

Ir a Pensamientos naturistas – 13 – Los niños y el naturismo.

Ir a Pensamientos naturistas – 13.2 – Los raros estudios científicos sobre el tema.

Ir al artículo original (en francés).

Pensamientos

El comportamiento natural de los niños frente al desnudo.

Todo el mundo lo sabe. Cuando los niños han adquirido la capacidad de regular la temperatura de su cuerpo, lo que ocurre hacia los dos años de edad, todos ellos tienen una tendencia natural a quitarse la ropa. Los niños son muy felices cuando pueden jugar y pasear desnudos, en la playa, en la naturaleza, en casa… hasta el punto que algunos de ellos rechazan incluso la ropa y hacen de todo para quitarse lo que sus padres les ponen.

Por otro lado, el pudor no es una noción innata. Entre los niños, no hay una particular toma de conciencia con respecto a su propio estado de desnudez antes de tener entre 4 y 5 años. Antes de esta edad, los niños no tienen ningún reparo en estar desnudos delante de cualquiera.

No es hasta los 4 ó 5 años cuando el pudor comienza a aparecer. Es en esta edad crítica cuando, en función de la educación que reciba, de los referentes que le sean dados, el niño podrá sentirse molesto frente al desnudo (porque le han enseñado que estar desnudo “no está bien”), o no, si se le ha dado un referente abierto en la materia.

Por consiguiente, todo niño de corta edad (de 2 a 4-5 años) vivirá totalmente desnudo naturalmente si sus padres no se lo impiden. Con la aparición del pudor, los padres naturistas consiguen en general enseñar a sus hijos que, practicado en ciertos entornos, particularmente en casa, el desnudo no es indecente, y que pueden continuar viviendo desnudos. En general, los niños conservan por sí mismos este hábito de vida hasta la adolescencia, edad crítica que disuaden a algunos niños, convertidos ya en adolescentes, del desnudo, al menos temporalmente.

Sin embargo, los padres naturistas deben velar por enseñar a sus hijos lo más rápidamente posible que aunque se nos pueda ver totalmente desnudos, sin embargo no se nos puede tocar. Es primordial explicarle bien al niño que nadie tiene derecho a tocar ciertas partes de su cuerpo, en particular sus órganos genitales, con la excepción de papá y mamá, del médico, y cuando sea más mayor, de la persona de la que esté enamorada. Y enseñarle igualmente que si algún desconocido quisiera tocarlo, o forzarlo a seguirlo, debe rechazarlo, huir si fuera posible, y sobre todo, informar inmediatamente a sus padres.

Si los padres no tiene esto en cuenta, el niño se arriesga a asimilar el hecho de que todo su cuerpo es igual, y potencialmente se arriesgará más tarde a dejar que abusen de él sin siquiera darse cuenta.

Pensamientos

Ir a Pensamientos naturistas – 13.4 – El “trauma” del desnudo.

Ir a Pensamientos naturistas – 14 – Los adolescentes y el naturismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nudismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s