Pensamientos naturistas – 13.5 – El caso de los naturistas.

Ir a Pensamientos naturistas – 13 – Los niños y el naturismo.

Ir a Pensamientos naturistas – 13.4 – El “trauma” del desnudo.

Ir al artículo original (en francés)

Pensamientos

El caso de los naturistas.

Entre los naturistas, el desnudo se vive en familia con toda naturalidad. Es natural entre los naturistas, y esto no disgusta al señor Rufo (Marcel Rufo es un psiquiatra infantil francés bastante famoso en Francia por haber tenido varios programas en televisión, N. del T.) que los padres estén desnudos en presencia de sus hijos, al igual que los niños estén desnudos delante de sus padres. Esto, por supuesto, con la condición expresa mencionada por Françoise Dolto (médico pediatra y psicoanalista francesa, N. del T.), que no exista ninguna ambigüedad de naturaleza sexual en esta desnudez.

Así, cuando se va a campings naturistas o a playas naturistas, todos los padres y todos los niños están desnudos, con total naturalidad, y los niños tienen un comportamiento totalmente normal, sin que parezca que están particularmente traumatizados.

Incluso pensamos que esta exposición al desnudo puede ser beneficiosa.

Numerosos psiquiatras infantiles, entre los que se encuentra también el bueno de Marcel Rufo, refieren otro trauma, el del descubrimiento de la diferencia entre sexos.

Los niños a los que siempre se les ha ocultado que los niños tienen un pajarito y las niñas un conejito, cuando un día descubren esto, lo más seguro por accidente (viendo a sus padres o a sus amiguitos desnudos por primera vez) ponen patas arriba sus referencias: ¿cómo? ¿no me lo han contado todo? Esto es un poco como si abandonaran una etapa “inocente” de su vida de niño para entrar en una etapa en la que “saben”.

Para los naturistas, este trauma no tiene razón de ser, puesto que se tiene de forma natural conciencia de esta diferencia desde su más tierna edad, sólo observando a sus padres, sus hermanos y hermanas, o a sus amiguitos en la playa. Los niños naturistas saben que existe una diferencia, pero al contrario y por supuesto, la razón “técnica” de esta diferencia no se les explica hasta que tengan una edad adecuada.

El hecho de estar más sereno frente a su cuerpo les permite igualmente, en caso de problemas, explicar a sus padres más claramente que es lo que pasa. Incluyendo el nivel del pajarito o del conejito, lo que siempre es quizás problemático.

En particular, los niños de naturistas expuestos a pervertidos sexuales, que les hagan tocamientos o tengan actitudes desviadas, dudan mucho menos en decír inmediatamente a sus padres que tienen un problema. Mientras que en la población en general, el tabú que se pone sobre los órganos sexuales justamente impide a los niños desvelar eventuales abusos cometidos a este nivel.

Hay que resaltar que en un contexto naturista sano, en el que la sexualidad fuera del círculo íntimo está estrictamente prohibida, nunca hay agresiones sexuales hacia los niños (ni tampoco agresiones sexuales; los únicos casos que pueden aparecer en la prensa son los que parten del hecho de que un intruso ha conseguido penetrar en un camping a pesar de la vigilancia y de las vallas. Y es incluso extremadamente raro). Además, los adultos tienen perfecta conciencia de la necesidad de proteger a los niños de estos comportamientos, y toda la gente echara un vistazo sobre ellos, para vigilar que no les ocurra nada.

No hay por tanto ningún problema, desde el punto de vista de los naturistas, en vivir desnudos delante y con los niños.

Sin embargo, para que este desnudo sea sano y benéfico para el niño, hay que poner unas barreras claras para establecer un contexto sano.

Así, hay que explicar bien al niño que se puede estar desnudo en casa, en vacaciones, en casa de la familia o de los amigos que también viven desnudos. Por el contrario, que no se puede estar desnudo en sociedad, en el colegio, en la guardería, en el jardín de infancia. Que no se puede estar desnudo entre las personas, incluso si son parientes próximos como los abuelos, que no viven desnudos. Porque no todas las personas están de acuerdo de ver a otras personas desnudas. Los niños no son estúpidos y pueden comprender que hay ámbitos en los que se puede estar desnudo, y otros en lo que no.

También hay que abstenerse de todo comportamiento de naturaleza sexual frente al niño (nada de referencias sexuales en su presencia) o cerca del niño (algunos padres juegan con el sexo de su hijo, lo que no es aceptable).

Asimismo, hay que explicar bien al niño que no se puede hacer todo. Los padres no deben dejar al niño acariciarse el sexo delante de ellos (debe ir a su habitación si quiere jugar con su pajarito o su conejito, como papá y mamá que no juegan con su pajarito o su conejito delante de él). Los padres no deben permitir nunca al niño jugar con su sexo, como desgraciadamente ocurre en algunas ocasiones.

PensamientosIr a Pensamientos naturistas – 13.6 – El comportamiento de los padres debe ser similar.

Ir a Pensamientos naturistas – 14 – Los adolescentes y el naturismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nudismo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s