El maquinista y su circunstancia, según el juez

En el blog de Ernesto Ekaizer en El País se comenta el auto del Juez que investiga el accidente del Alvia en Santiago de Compostela, Luis Aláez. Éste ha solicitado la declaración en calidad de imputado de la persona de Adif responsable de la seguridad del tramo entre Orense y Santiago; pero este auto, sobre ser una causa penal, es clarificadora  sobre las causas del accidente, en las que su análisis coincide con el mío, aunque da más relevancia a las que tienen repercusión penal: el despiste por atender la llamada telefónica no tiene reproche penal, sino su consecuencia (el exceso de velocidad); la no existencia de protección de la geometría de vía sí que tiene un reproche penal, y de ahí la solicitud de imputación.

Aquí va un extracto del artículo.

El juez Aláez señala que “la causa esencial del descarrilamiento…ha sido la indebida conducción llevada a cabo por Francisco José Garzón Amo por circular a una excesiva velocidad para la configuración o trazado de la vía a la altura de dicho lugar”.

Pero a continuación, en el razonamiento jurídico segundo, precisa: “…Se ha indicado que las muertes y lesiones producidas…se encuentran obviamente conectadas con la conducción inadecuada por exceso de velocidad…pero un examen más detenido de las circunstancias conocidas en que se produce el siniestro permite inferir también su conexión con la omisión de medidas de seguridad preventivas de naturaleza vial y, en definitiva, con una conducta imprudente de las personas responsables de garantizar una circulación segura en el tramo de la vía donde se produjo la catástrofe”.

Porque, viene a decir implícitamente el juez, ¡ningún ser humano es perfecto!

Para cuidar las espaldas del conductor, y, sobre todo, las de los 250 pasajeros que pueden viajar en el tren, están los sistemas de seguridad.

Y a la yugular va el juez.

Lo que el juez llama “desatención en la seguridad” en el sistema que regía la circulación del tren Alvia es clave.

“Y esa desatención en la seguridad en una línea en la que se circula a altas velocidades y que consiguientemente conlleva que un despiste en la conducción pueda tener consecuencias trágicas, tiene conexión con el descarrilamiento del tren Alvia número 150 ocurrido el 24 de julio de 2013 pues de haberse alertado previa y suficientemente de la proximidad a la curva de A Grandeira y del consiguiente cambio de velocidad al maquinista es de lo más probable que Francisco José recobrase la atención perdida -por una llamada telefónica- en la conducción y hubiese ajustado la velocidad del tren a las circunstancias; y dicho descuido se presenta grave”.

Esa llamada telefónica, es decir, un acontecimiento fortuito, precisamente, es lo que subraya la necesidad de un sistema de seguridad que pueda compensar un fallo humano.

El juez llama la atención sobre otro hecho muy relevante: la existencia de una señal antes de la entrada a A Grandeira no puede ser considerada ninguna garantía.

“La instalación de una señal fija de cambio de velocidad máxima a 80 km/h entre 200 y 300 metros del inicio de la curva se muestra insuficiente para evitar los resultados de muerte o lesiones” explica el juez.

Y, ¿cuál es la conclusión preliminar del juez?

“Puede concluirse, en definitiva, con el carácter provisorio propio de esta fase procesal, que ha existido una omisión de cautelas elementales por quienes tienen la misión de garantizar la seguridad de la circulación ferroviaria en dicha línea, constitutiva de una imprudencia punible, pues ante la existencia de un importante riesgo para la circulación, no se dota al sistema de seguridad de ningún recurso que lo resuelva automáticamente (Asfa y Hombre Muerto) ni se destaca al maquinista ese concreto riesgo más que de modo indirecto con la importante reducción de velocidad indicada en el cuadro de velocidades y aquella referida señal, que tampoco es un procedimiento adecuado para dar una respuesta positiva de resolución en una circunstancia predecible de despiste del maquinista”.

Porque, viene a decir implícitamente el juez, ¡ningún ser humano es perfecto!

Añade el juez Aláez que “efectivamente, el delito imprudente aparece estructuralmente configurado, de una parte, por la infracción de un deber de cuidado interno (deber subjetivo de cuidado o deber de previsión)), que obliga a advertir la presencia de un peligro cognoscible y el índice de su gravedad; y, de otra, por la vulneración de un deber de cuidado externo (deber objetivo de cuidado), que obliga a comportarse externamente de forma que no se generen riesgos no permitidos o, en su caso, a actuar de modo que se controlen o neutralicen los riesgos no permitidos creados por terceras personas o por factores ajenos al autor, siempre que el deber de garante de éste le obligue a controlar o neutralizar el riesgo ilícito que se ha desencadenado…”

El juez apunta también el tema del “reproche político”. Lo delimita claramente.

“Pero, claro es, que como instructor en el ámbito de esta investigación, es decir, de la reprochabilidad sobre los hechos que constituyen su objeto, debo dejar de lado el reproche político, que de existir, o tener motivos para él tiene su propio cauce y a través de las instituciones democráticas de nuestro Estado Social de Derecho para producirse (parlamento, etc.) y no es el ámbito de la justicia penal, donde debe materializarse ese reproche, y también el reproche social, o ético colectivo, que tiene su vía adecuada a través de los medios sociales (prensa, etc.) para materializarse y producirse”.

A buen entendedor, pocas palabras.

Enlace en El País: El maquinista y su circunstancia, según el juez.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Trenes y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El maquinista y su circunstancia, según el juez

  1. Pingback: Aprender de las tragedias | El eurociudadano nudista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s