Francia quiere acabar con los concursos de ‘minimisses’

Un artículo escrito el 21 de septiembre de 2013 por Ana Teruel en el blog Mujeres del madrileño diario El País, en el que se refleja la tendencia a la hipersexualización de las niñas, cuyo máximo exponente son estos concursos, en los que únicamente se valora el aspecto físico. Esta moda, originaria de los Estados Unidos, ha llegado a Europa, con mayor o menor éxito. Aquí, en Españistán, hubo algún intento televisivo de incorporarlo a nuestra cultura televisiva, pero parece que por el momento con escaso éxito. Pero parece que no es el caso de nuestros vecinos franceses.

Mi hija, que en estos momentos tiene 14 años, odia este tipo de concursos; dice que lo que se hace en ellos es clasificar a las chicas en chicas guapas y por tanto molonas y chicas feas, que no parecen tener derecho a nada. Cree además que las chicas que no responden a esos estereotipos, marcados por un jurado adulto, pueden pensar que no van a ser nada en la vida, puesto que se premia el aspecto físico por encima del esfuerzo o de la inteligencia.

A continuación, con un fotograma de la película Pequeña Miss Sunshine, comienza el texto del artículo.

Minimisses

Francia ha dado un paso más esta semana en su lucha contra la hipersexualización de las niñas. El Senado ha votado la prohibición de los concursos de minimisses, aquellos certámenes que exponen a las pequeñas en el mejor de los casos vestidas de princesa y, en el peor, de mujeres en miniatura. (…)

“No dejemos a nuestras niñas creer desde pequeñas que no valen más que por su apariencia. No dejemos que el interés comercial gane sobre el interés social”, señaló la senadora y exministra Chantal Jouanno, impulsora del proyecto. (…)  Forma parte de la ley de igualdad que está examinando el Parlamento. El texto todavía debe ser confirmado por la Asamblea Nacional.

Para entender la importancia de la votación, hay que situarla en el marco de una batalla cultural más amplia y de más calado: la lucha contra la representación de las lolitas.

El año pasado, Jouanno elaboró un informe sobre el fenómeno de la hipersexualización de las niñas, definido en el documento como “la sexualización de las expresiones, posturas o códigos de la vestimenta considerados como demasiado precoces”. El documento alertaba sobre la generalización de esta tendencia, en el mundo de la moda, de la publicidad, pero también en la vida diaria de las pequeñas, empezando por la escuela. Destacaba, por ejemplo, la comercialización de sujetadores para niñas de ocho años con relleno. (…)

La iniciativa siguió un polémico reportaje fotográfico de la revista Vogue en su número especial de navidades de 2010 en el que niñas de apenas siete años posaban vestidas de verdaderas femmes fatales, con tacones Louboutin, maquillaje exagerado y joyas carísimas. (…)

Cada año se organizaban hasta ahora una decena de certámenes de este tipo en Francia, donde el concepto de minimiss está legalmente registrado desde 1989. El fenómeno no es por lo tanto un mero contagio estadounidense y los concursos son en regla general mucho más discretos de este lado del atlántico. El primer fundador de la marca, Michel le Parmentier, quien se reclama pionero del concurso en el mundo, recuerda que su organización ha firmado una carta ética por la que no acepta ninguna niña menor de siete años, (…)  y los bañadores u otras prendas consideradas de mayores son excluidas. Por ello reclamaba una mayor regulación.

Sin embargo, el fenómeno estadounidense, con todos sus excesos, se abre paso a través de nuevos certámenes. Hace dos años, la alcaldía de Auch, en el suroeste de Francia, prohibió la celebración de una elección de este tipo para la cual la organización había elegido una fotografía de una niña con pose sugerente.

En cuanto al canal privado NT1, muestra con éxito las aventuras de las minimisses en Estados Unidos con sus detalles más trash en una docuserie que sigue, según la propia televisión, el universo de esos “padres dispuestos a todos para ganar”. El Consejo Superior Audivisual, el regulador televisivo, ha considerado que no era apto para el público más joven y obligado a la televisión a colocar la advertencia de prohibido a menores de 10 años. Su emisión ha sido desplazado a la franja horaria posterior a las diez. Pero en la era de Internet, los vídeos están tan sólo a un clic.

Los poderes públicos y la justicia no han dudado así en actuar cuando consideran que se sobrepasaban los límites, muy obvios en los casos más extremos. Pero la línea puede ser muy sutil entre el cuento del inocente “juego de princesas” y una perversa hipersexualización de unas niñas apenas conscientes de ello. Sobre todo, al optar por la prohibición pura y dura, el mensaje es claro: no son las derivas, sino el principio mismo de valorar a una niña por su aspecto físico el que es nocivo para su desarrollo. “Con o sin maquillaje, la realidad es que se juzga únicamente una apariencia física”, recordaba así Jouanno en la radio France Info.

Enlace al blog MujeresFrancia quiere acabar con los concursos de ‘minimisses’.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otros y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s