Desnudarse – 5 – La educación como causa

Aquí está la nueva entrega del interesantísimo artículo de Alain Boudet, en esta ocasión referido a la educación como causante de tantos miedos y temores frente al desnudo. En esta ocasión se apoya en el libro Conversations avec Dieu, tome 2 (Conversaciones con Dios, tomo 2), lo que para mi es bastante relevante puesto que, como el título indica, es un libro que intenta dar las respuestas que Dios da a las preguntas de un católico estadounidense.

Así que allá va la entrega de esta semana.

Ir a Desnudarse – 4 – La vergüenza frente al cuerpo y los órganos sexuales.

Captura de pantalla 2013-12-14 a las 17.14.45

La educación como causa.

Sin título1

Familia de vacaciones en un centro naturista.

Fuente: página web Naturisme.

La única razón que justifica nuestra necesidad de escondernos es la educación moral que hemos recibido, basada en el temor, la prohibición y la culpabilidad antes que en la alegría de vivir, la armonía de las relaciones y el aliento de nuestra expresión vital. ¿Qué dicen los naturistas?

¿Qué consecuencias tiene una educación culpabilizadora?

El niño no comprende porque ciertas partes de su cuerpo son consideradas como nobles y otras como vergonzosas. Esto le hace sembrar contradicciones en su interior. Aprende a no mostrase, ni a cuestionarlo, por miedo a reprimendas. Esta es la fuente de los bloqueos y las inhibiciones. Más tarde, el adolescente cuya normal curiosidad sexual no es satisfecha por la tendencia a ser voyeur o exhibicionista. Sintiendo inconscientemente que no se confía en él, confía más difícilmente, busca información fuera o tiende a la introversión.

Entre los adultos, la división del cuerpo en dos partes crea una angustia inconsciente nefasta para el desarrollo de la personalidad. Ahora bien, el cuerpo y el espíritu no pueden desarrollarse armoniosamente más que cuando se consideran como un todo equilibrado sin que se separe artificialmente ninguno de los componentes de este conjunto. Para un ser equilibrado, no hay nada de anormal en mostrar las partes sexuales al mismo nivel que cualquier otra parte del cuerpo, al igual que es normal discutir libremente de sexualidad tanto como de cualquier otro tema.

Asistí al pavor y a la vergüenza de una madre que gritó porque su chiquitina se disponía a bajarse los pantalones en el hall de unos grandes almacenes para hacer pipi. Menudo shock produjo en esta niña que no se daba cuenta que ese no era el lugar y que se paralizó al ver a su madre tan mal. Ella aprenderá probablemente que bajarse los pantalones es hacerle algo malo a mamá.

Los niños son conscientes de si mismos en tanto que seres sexuales, es decir, en tanto que seres humanos, desde el comienzo de su vida. Muchos padres intentan disuadirlos para que no se fijen en esto. Si la mano de un bebé va hacia el “sitio incorrecto”, se le retira. Si un niño comienza a encontrar instantes de placer jugando inocentemente con su propio cuerpo, se reacciona con horror y se transmite ese sentimiento de horror al niño. El niño se pregunta: ¿qué he hecho, qué he hecho? Mamá está furiosa; ¿qué he hecho?

En algún momento entre los 12 y los 17 años, la mayor parte de nosotros abandonamos el combate y decimos, por definición: “de acuerdo, ahora, puedes fijarte en que tienes partes sexuales y que puedes hacer cosas sexuales con ellas.” Pero el mal está hecho. Tus niños han aprendido durante al menos 10 años que debían tener vergüenza de esas partes de su cuerpo

Extracto de Conversations avec Dieu, tome 2 (Conversaciones con Dios, tomo 2). Neale Donald Walsch, Editions Ariane, 1997.

El niño, al no poder comprender lo que se le exige, deduce inconscientemente que no puede hacer caso a sus impulsos, ni a su experiencia, ni a los estímulos de su cuerpo, ni a sus arrebatos, ni a él mismo, pues es malo.

Por tanto, habiendo comprendido claramente que todas las cosas relacionadas con esas partes del cuerpo deben ser escondidas, anularlas, negarlas, negadas, entonces vuestros hijos estallan en la pubertad sin saber bien del todo que hacer con lo que les está pasando. No tienen ninguna preparación. Por supuesto, actúan entonces como seres miserables, respondiendo a sus deseos más nuevos y más urgentes de forma inapropiada, si no inconveniente… Esto no le hace ningún favor a vuestros hijos, ya que muchos de ellos comienzan su vida. adulta colmados de tabús sexuales, de inhibiciones y de grandes “complejos”.

En las sociedades sabias, a los niños nunca se les disuade, reprime o “corrige” cuando comienzan a tener placer, pronto, según la naturaleza propia de su ser. La sexualidad de sus padres, es decir la identidad de sus padres en tanto que seres sexuales, no se evita conscientemente o no es escondida intencionadamente. Los cuerpos desnudos, sean los de los padres, o de sus hermanos, son considerados y tratados como totalmente naturales, totalmente maravillosos y totalmente correctos, y no como cosas vergonzosas.

Extracto de Conversations avec Dieu, tome 2 (Conversaciones con Dios, tomo 2). Neale Donald Walsch, Editions Ariane, 1997.

Nota: sexualidad no significa actividad sexual sino reconocimiento de nosotros en tanto que seres sexuales.

En que aspectos la práctica del naturismo es educativa y armonizadora.

Es absurdo que los padres se escondan frente a sus hijos, porque los niños sienten que no tiene derecho a su total confianza. Más tarde, no se atreverán a preguntarles y pedir consejo sobre el descubrimiento se su sexualidad. El naturismo suprime este problema: los niños desarrollan relaciones con el prójimo más naturales, sin incomodidad ni timidez.

A los adolescentes, les aporta sosiego en referencia a sus preguntas sobre el desarrollo anatómico. Les permite conocerse mejor entre chicos y chicas y apreciarse mejor. La práctica en familia favorece las relaciones de confianza entre los adolescentes y sus padres.

Dejad de enseñar a los niños, desde el comienzo de su vida, que las cosas relativas al funcionamiento natural de su cuerpo son vergonzosas y malas. Dejad de mostrar a vuestros hijos que todo lo que es sexual debe estar oculto. Cuando vuestros hijos comiencen a asumir sus propios sentimientos, curiosidad y deseo sexuales, haced que aborden esta nueva y grandiosa experiencia personal con un sentimiento interior de alegría y fiesta, y no de culpabilidad y vergüenza.

Dejad de ocultar vuestros cuerpos a los ojos de vuestros hijos. Es bueno que os vean nadar desnudos en un lago en el campo durante una excursión o en una piscina al aire libre; no hagáis un drama si os sorprenden ocasionalmente pasando sin el albornoz de la habitación al cuarto de baño; poned fin a sea necesidad compulsiva de cubriros, de encerraros, de cerrar cualquier ocasión, incluso inocente, de que vuestros hijos os conozcan en tanto que seres dotados de una identidad sexual.

Los padres creen que sus padres son asexuados porque sus padres no se mostraron en su día. Después se imaginan que debe ser así, porque todos los niños imitan a sus padres. (Los terapeutas te dirán que ciertos niños mayores tienen todavía muchos problemas imaginando a sus padres “haciéndolo” lo que, por supuesto, llena a esos niños, ahora pacientes del terapeuta, de rabia, de culpabilidad o de vergüenza, porque, naturalmente, desean “hacerlo” y no pueden encontrar lo que falla en su interior

Extracto de Conversations avec Dieu, tome 2 (Conversaciones con Dios, tomo 2). Neale Donald Walsch, Editions Ariane, 1997.

¿Qué lugar tiene la sexualidad en la práctica del naturismo?

Los naturistas ponen a la sexualidad en su justo lugar, ni sobreestimado como para los voyeurs, los exhibicionistas y los adictos sexuales, ni subestimado o ignorado. Constatan que la sexualidad existe y le reconocen su papel e importancia. En los centros naturistas, hay muchas menos actitudes equívocas. El voyerismo y el exhibicionismo no tienen ningún sentido cuando todo el mundo está desnudo. Ninguna prenda está presente para atraer la atracción sobre las partes sexuales. Muchas mujeres atestiguan que las miran mucho más vestidas en una calle en las que son desnudadas con la mirada.

Captura de pantalla 2013-12-14 a las 17.14.45

Ir a Desnudarse – 6 – Respeto y relaciones sociales en el naturismo.

Artículo original: Se mettre à nu.

 © Copyright 2007 – Alain Boudet.

http://www.spirit-science.fr – France – –  Flux RSS et son mode d’emploi

 Tous les documents présents sur ce site sont protégés par les lois sur les droits d’auteur.

Todos los documentos presentes en esta página están protegidos por las leyes sobre los derechos de autor.

Cet article est l’aboutissement d’études, d’investigations, de compréhensions, de synthèse, de réflexions, de clarifications et de reformulation en langage simple, qui ont demandé une somme importante de travail.
Si vous deviez en tirer parti devant un public de lecteurs ou de spectateurs ou pour quoi que ce soit, merci de le citer.

 Este artículo ha supuesto una gran cantidad de trabajo como resultado de estudios, investigaciones, comprensión, síntesis, reflexiones, aclaraciones y su conversión a un lenguaje sencillo.
Ruego que lo cites si quieres compartirlo con otros lectores, asistentes a conferencias o con cualquier otro fin.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nudismo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s