Desnudarse – 7 – Pudor e intimidad

Hoy, antes de dar a conocer la nueva entrega de Desnudarse, el estupendo artículo de Alain Boudet sobre los beneficios del desnudo y el porque de nuestras reticencias a desnudarnos frente a otras personas, quisiera comentar un par de cosas.

La primera de ellas, la noticia aparecida en los medios de la fotografía de Miley Cyrus en la que, con una expresión que muestra rebeldía, descaro, y al mismo tiempo una cierta sensación de por fin me libero de mojigaterías, muestra su torso desnudo (vamos, que enseña las tetas, en román paladino).

miley-cyrus-desnuda.jpg?w=450

La verdad es que la noticia va que ni pintada para el tema que nos trae hoy por aquí: el pudor y la intimidad; ya comenté en este artículo que en Internet parece que los límites del pudor y la intimidad son la aparición o no de los pezones de los pechos femeninos (dado que los masculinos no tienen ningún límite para su aparición) de tal forma que si eliminamos los pezones podemos publicar fotos de pechos femeninos, que no hay ningún problema. Y en el caso de Miley, parece que la aparición de esta guisa tiene que ver sobre todo con la promoción de su perfil público frente a un público adulto que compra sus canciones olvidando a su personaje por excelencia, Hanna Montana, que era la máxima expresión del pudor mal entendido, pero que fue seguida a ciegas por muchos de los niños y niñas, sobre todo estas últimas, que veían su serie de televisión y la tomaron como modelo sobre todo en la mojigatería característica de su serie; para muestra, el recato en la vestimenta que muestra en este vídeo de una de sus canciones como Hanna Montana, curiosamente llamada Nadie es perfecto.



Estoy seguro que su padre, tan mojigato como ella en la serie, está cantando continuamente su gran éxito No rompas más mi pobre corazón

La segunda cosa que quiero comentar es la reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, dando validez a las restricciones de la ordenanza municipal de Cadiz a la práctica libre del nudismo en sus playas, y no digamos por tanto en el resto de espacios públicos; aunque todavía queda el recurso al Tribunal Supremo, la cosa no pinta demasiado bien, dado que, en mi opinión, ahora mismo existe una regresión en las libertades, y esto es un mero reflejo del momento histórico en que nos encontramos; en un próximo artículo que espero escribir, comentaré algo sobre la evolución de la jurisprudencia en el tema del desnudo (más información sobre la sentencia, en este artículo publicado en el blog de la FEN).

Bien, ya no os hago esperar más; aquí os dejo con la séptima entrega de Desnudarse

Ir a Desnudarse – 6 – Respeto y relaciones sociales en el naturismo.

Captura de pantalla 2013-12-14 a las 17.14.45

Pudor e intimidad.

Algunos dirán que el desnudo no es su problema, simplemente tiene pudor y el pudor es una regla de urbanidad. Dicen de todos tenemos derecho a nuestra intimidad y que no se puede invadir la de los demás. E incluidas en el primer lugar de las zonas íntimas, los órganos sexuales.

Tal opinión merece ser examinada de cerca para comprender lo que encubren las palabras pudor e intimidad. La intimidad es aquello que se quiere mantener en secreto, por miedo a que relevarlo juegue en nuestra contra. La intimidad es por tanto una suerte de zona de protección, que se construye como reacción a las amenazas de agresión. Cuando queremos retirarnos para estar tranquilos, encontramos esa paz en nuestra casa o en nuestra habitación, un lugar calificado como íntimo, es decir, donde nadie vendrá a molestarnos (por lo menos, podemos imaginárnoslo). Si alguien ruidoso o exasperante nos perturba en ese lugar, no nos está respetando, se ha introducido en nuestro espacio geográfico pero sobre todo en nuestro espacio energético, es una agresión, una suerte de violación energética. Por tanto, es la posibilidad de que alguien no nos respete lo que crea la noción de intimidad. Porque si alguien está ahí en paz, respeto y escucha profunda, su presencia no se percibe como una molestia.

La intimidad puede incluir tanto el cuerpo como los sentimientos: zonas sexuales del cuerpo, otras partes del cuerpo, el cuerpo entero, detalles de nuestro comportamiento, de nuestra vida sentimental y “privada”. También la definición de este concepto es muy personal y muy variable de un individuo a otro, de una familia a otra, de una comunidad a otra. Varía también en función de la situación en la cual uno se encuentra.

 Sauna

Las saunas del siglo 13 son lugares en encuentros sociales.
Lámina extraida del manuscrito de Valère Maxime, Faits et dicts memorables.

La forma más corriente de sentir pudor (hay otra, ya lo veremos) es el temor de revelar alguna intimidad. Existe el temor de mostrarse tal y como uno es porque nos sentimos inseguros, vulnerables, expuestos a los abusos y a la manipulación, porque se tiene miedo a ser juzgado, porque no se confía en si mismo. No querer revelar “mis pequeños secretos” significa a menudo: “quiero mostrarme con un aspecto favorecedor. Si no, soy vergonzoso, “tengo vergüenza” como se dice ahora, ¡y esto es revelador! Como tengo vergüenza de mi mismo y temo el juicio ajeno quiero guardar mi parcela privada.

¿Qué es lo que es tan vergonzoso para compartir? El sentimiento de reserva o de resistencia con respecto a compartir nuestra intimidad es más o menos fuerte según la confianza que otorguemos a los demás. Frente a algunas personas, nos confiamos, ¡nos relajamos! Con otras, se desconfía. Algunas personas encuentran mucho más íntimo mostrar sus emociones que su cuerpo desnudo, porque esto los desvela de una manera bastante más profunda.

Por eso, las definiciones de intimidad, e incluso de las zonas sexuales, son extraordinariamente diferentes según los pueblos (ver los estudios de F. Barthe-Deloizy indicados al final del artículo). Los pueblos de la tierra tales como las Amerindios no han tenido nunca fobia al desnudo. Cuando los exploradores los “descubrieron”, vivían desnudos con gran naturalidad sin ninguna sensación de hacer mal. Los hombres griegos practicaban los deportes al desnudo (en griego, la palabra gymnos –desnudo- ha dado lugar a gimnasia). Las gentes del Egipto antiguo y de la Europa de la Edad Media se bañaban desnudos en los ríos. En el renacimiento, la gente se bañaba todos juntos en los establecimientos de baño. Francisco I (de Francia, N. del T.) y su corte se bañaban totalmente desnudos.

A partir del siglo XVII se impone una moral coactiva. Hay que decir que la gente se mostraba desnuda con total inocencia para defecar. Hombres y mujeres se aliviaban en cualquier lugar de las calles o de las casas, y se quiso poner un límite. Contrariamente a lo que se imagina, el pudor que consiste en disimular los órganos sexuales y los actos naturales es una noción relativamente reciente.

Extracto del relato de un viaje al Tíbet en 1944.

En primavera, … los Tibetanos se agrupan alrededor de los manantiales [calientes], construyen chozas de bambú y llena de alegría a este lugar solitario, situado a dos horas de camino de Kyirong, con sus gritos y sus risas. Hombres, mujeres y niños se bañan desnudos, sin ninguna vergüenza.

Sept ans d’aventures au Tibet (siete años de aventuras en el Tíbet), Heinrich Harrer, Arthaud, 1953.

Extracto del relato de un viaje a una aldea poblada de Dinka, que tuvo lugar en 1950, en Mongalla, Sudán.

Personalmente, no tengo una estatura para enorgullecerme, y en medio de estos gigantes, tengo más bien el aspecto de un enano… Nuestros Dinka están en cueros vivos, tanto las mujeres como los hombres (las mujeres casadas llevan, la verdad sea dicha, un minúsculo taparrabos)… Su desnudez crea un problema muy molesto para el cámara, sobre todo por que los Dinkas tienen atributos viriles muy desarrollados de los cuales no están poco orgullosos. No se les puede pedir que admitan el menor trozo de tela… Es como si se les pidiera a las mujeres guapas que se pusieran un velo en la cara delante de la cámara de fotos. Se muestran muy obstinados. Les preguntamos un día delante de un misionero que nos servía de intérprete porque rechazaban con tanta obstinación el taparse sus partes íntimas.

– Es una vergüenza para un hombre querer esconder su virilidad, nos respondieron con un aire retador que nos dejo sin palabras.

Extracto de Le Nil, première descente en kayak (Primer descenso en kayak por el Nilo), André Davy, Julliard, 1957.

Este relato es muy representativo: la vergüenza de los órganos sexuales es un sentimiento fabricado por la educación. En América, en África, en Oceanía, los colonizadores se esforzaron en imponer la vestimenta para “civilizar a los salvajes” y les enseñaron así la vergüenza. Por un condicionamiento basado en el castigo y la recompensa, se creó un problema donde no lo había.

Para completar todo esto, indico que hay otra forma de pudor. Consiste en ser reservado o discreto para no herir o contrariar a los demás. Es impúdico empacharme de pasteles delante de alguien que está desnutrido sin siquiera mirarlo. Dicho de otra manera, es irrespetuoso no contar con los demás. Si no tengo la posibilidad de ayudarlo es mejor que discretamente me vaya a comer a otro lugar. Incluso algunas personas de nuestro entorno pueden estar violentas y reaccionar mal frente al desnudo, y hay circunstancias en las que hay que tener esto en cuenta.

Esta forma de pudor puede llamarse consideración con los demás, delicadeza, respeto. Si la primera forma está asociada al temor, es limitadora y nos impide ser plenamente nosotros mismos, esta, por el contrario, muestra generosidad, don de gentes y nos hace más grandes. Estar cómodo desnudo no significa por tanto hacerlo no importa donde o delante de cualquiera. Es necesario desarrollar la lucidez y el discernimiento. Hay situaciones en la que des mejor no desvelar la propia intimidad de cuerpo o de alma.

Captura de pantalla 2013-12-14 a las 17.14.45

Ir a Desnudarse – 8 – El lenguaje de la desnudez y el desnudo en el arte.

Artículo original: Se mettre à nu.

© Copyright 2007 – Alain Boudet.

http://www.spirit-science.fr – France – –  Flux RSS et son mode d’emploi

 Tous les documents présents sur ce site sont protégés par les lois sur les droits d’auteur.

Todos los documentos presentes en esta página están protegidos por las leyes sobre los derechos de autor.

 Cet article est l’aboutissement d’études, d’investigations, de compréhensions, de synthèse, de réflexions, de clarifications et de reformulation en langage simple, qui ont demandé une somme importante de travail.
Si vous deviez en tirer parti devant un public de lecteurs ou de spectateurs ou pour quoi que ce soit, merci de le citer.

 Este artículo ha supuesto una gran cantidad de trabajo como resultado de estudios, investigaciones, comprensión, síntesis, reflexiones, aclaraciones y su conversión a un lenguaje sencillo.
Ruego que lo cites si quieres compartirlo con otros lectores, asistentes a conferencias o con cualquier otro fin.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nudismo y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s