Sucio realismo

En el diario madrileño El País, y a su vez en el blog A golpe de azul, se publica este artículo de José Ignacio Torreblanca sobre la cruda realidad de la aplicación de justicia universal, ese concepto tan asumido por todos los hombres de buena voluntad (perseguir los delitos en cualquier lugar, sea quien sea el delincuente), pero con tantas trabas que dista mucho de tener eficacia. He aquí un extracto del artículo, publicado en la edición impresa del diario el 14 de febrero de este año 2014.

¿Ser o deber ser?, esa es la cuestión. Para muchos, no hay duda: el mundo es como es, y debemos adaptarnos a él. ¿Y cómo es el mundo? No muy favorable a la idea de justicia universal. (…) Y tampoco juega a favor del principio de justicia universal el hecho de que los Estados puedan utilizar el comercio y las inversiones con fines políticos y valerse de ellos para coaccionar a quienes quieran abanderar esa causa.

De ahí que el realismo sucio, de tan sucio, se convierte fácilmente en sucio realismo. Aunque la justicia universal sea, además de una bella idea, un principio de obligado cumplimiento, su manifestación más extrema, como juzgar en España a la cúpula dirigente del Partido Comunista Chino, al Gobierno de Israel o al comandante en jefe del Ejército de EE UU no parece que lo sea en igual medida. Porque la justicia, para ser efectiva, tiene que ser independiente y poder operar sin miedo a sus consecuencias. (…)

No es este un desenlace del que podamos sentirnos orgullosos, sino más bien del que debemos avergonzarnos. Muestra con toda claridad nuestra debilidad e irrelevancia en el mundo y la necesidad de entender de una vez por todas que solo una Europa fuerte y unida podrá defender estos principios de forma eficaz. Mientras esa Europa unida no llegue, el mensaje está claro: España tira la toalla ¡Que juzguen otros!

Quizá en todo este proceso haya pesado el hecho de que, como nos ha recordado estos días el relator de Naciones Unidas para estas cuestiones, España dista mucho de tener un historial ejemplar respecto a la aplicación de este principio en lo que a su propia historia reciente se refiere. Las miles de personas todavía enterradas en las cunetas, el hecho de que miles de responsables de la represión durante el franquismo, incluidos jueces, estén en sus puestos o disfruten de pensiones del Estado, por no hablar de los torturadores que viven libremente entre nosotros, dejan muy claro al resto del mundo que España no ha asumido todavía internamente los principios de imprescriptibilidad y jurisdicción universal sobre los que se asienta el principio de justicia universal. Sin ese debate resuelto en casa es muy difícil que nos podamos pasear por el mundo impartiendo justicia.

Enlace al blog A golpe de azul: Sucio realismo.

Enlace al diario El País: Sucio realismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Europa y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s