Els pelegrins de Les Useres 2014

Y tras la última entrada, en la que expliqué por encima que es esto de los peregrinos de Useras, paso a contar cual ha sido mi experiencia en este año.

El año pasado, tras muchísimos años sin haberlo presenciado, volví a estar presente en la salida de los peregrinos desde Sant Joan hacia Xodos; en esa ocasión, mi presencia se justificaba por dos cosas: porque nunca había estado con mi familia en este acontecimiento y porque, de paso, podría hacer de coche escoba e ir recogiendo a los caminantes que fueran abandonando el camino en cada una de las etapas; mi hijo se decidió a iniciar la senda, calzado con sus únicas zapatillas de paseo y con unos cuantos esguinces recientes, por lo que cuando llegó a Xodos inmediatamente pasó al interior de coche y se inmovilizó el resto del viaje. Tras la comida y la continuación por la senda del resto de integrantes de la marcha, nos dirigimos hacia Sant Miquel de les Torrocelles, en donde merendamos con los caminantes y me encontré con algunos padres de mi época de los Scouts y con algún compañero de trabajo; fueron encuentros de mucha emoción, dado que no me esperaba encontrar con nadie conocido en un lugar tan remoto. Allí contemplé la oración que los peregrinos hacen en medio de un impresionante silencio, sólo interrumpido por el sonido de las numerosas cámaras que inmortalizan el momento. Finalmente, sobre las 9 de la noche llegó nuestra comitiva a Useras, y tras su traslado a una bien merecida ducha, contemplamos la llegada de los peregrinos a la Iglesia del pueblo. A este año pertenecen las fotos que he subido en la anterior entrada.

Pues bien, este año la familia ha participado tanto en el día de la subida como en el de la bajada; mi hijo subió todo el camino desde Les Useres hasta Sant Joan el viernes, y el resto de la familia acudimos a comer a Xodos; allí nos encontramos con el resto del grupo  con el que hemos compartido un fin de semana excepcional. Y lo ha sido porque hemos vivido unas experiencias juntos difícilmente superables, en lo personal y en lo grupal…

Pero bueno, volvamos al asunto; dado que este año ha coincidido con las vacaciones de Pascua, hemos tenido la oportunidad de poder asistir a prácticamente todos los actos de los peregrinos, aunque no toda la familia a la vez; como he comentado, mi hijo subió el viernes junto con otros amigos desde Les Useres hacia Sant Joan; saliendo a las 8 de la mañana, como siempre delante de las cargas y de los peregrinos, llegaron a Sant Miquel de les Torrocelles a las 10 y media; allí querían almorzar, pero como nadie esperaba que fueran a llegar tan pronto, el equipo de avituallamiento no se había levantado todavía, y como no querían esperarse siguieron camino hacia Xodos; allí fue donde nos encontramos con ellos y compartimos la comida. Después de un breve descanso que incluyó el tradicional cremaet, siguieron el camino hacia Sant Joan mientras nosotros subíamos hacia Vistabella para dar una vuelta por el pueblo y encargar el pan del día siguiente; seguidamente, parada en la font de l’Alforí para llenar garrafas de agua y finalmente llegar a Sant Joan justo en el momento en que nuestros caminantes llegaban; eran las 17:30 horas y hasta las 21:30 no llegaban los peregrinos, así que unos pocos nos decidimos a subir hacia el pico de Penyagolosa por la senda del barranco de la Pegunta, aunque al final no llegamos más que hasta el pla, lugar a mitad de recorrido, y volvimos por la pista forestal que serpentea por la derecha de este barranco en dirección al santuario.

Y ya, por fin, llegó el momento; la llegada de las cargas nos anticipó la de los peregrinos, que respetando el ritual seguido a lo largo de los siglos, no entró en el santuario hasta que anocheció, sobre las nueve y media de la noche.

DSC_0013

Llegada de las cargas a las proximidades de Sant Joan.

DSC_0027

En el mismo lugar, entrada de la cabeza de la peregrinación.

DSC_0036

El guía y los tres cantores.

DSC_0039

Los peregrinos.DSC_0055

Los peregrinos, tras orar y descalzarse en la cruz que se ve arriba a la izquierda, se dirigen a recibir la bendición previa a la entrada a la ermita de Sant Joan.

DSC_0060

¡Cuanto sufrimiento hay en estos pies!

DSC_0066

Los curas de Vistabella y Les Useres, esperando a los peregrinos para impartirles la bendición; ya la han recibido el guía y los cantores.

Tras recibir la bendición, los peregrinos entraron en la ermita, y nos unimos a sus rezos, a la procesión que dio un rodeo por todo el recinto para volver a entrar en la ermita, a unos nuevos rezos y a contemplar como, en absoluto silencio, los peregrinos se introducían en la cueva para pasar la noche…

DSC_0099

Enfrente de la entrada a la cueva y al bar, y al lado de la entrada a la ermita, se encuentra esto.

Al día siguiente, tras un abundante desayuno, volvimos a subir al ermitorio desde Les Useres, con unas grandes ganas de iniciar el camino de regreso de los peregrinos, y con un mareo que cogió mi mujer de mil pares de narices; mi hijo decidió que con el camino de ida había tenido bastante, y mi hija, sorprendentemente, se unió a mi en esta primera etapa entre Sant Joan y Xodos; el camino se hace en general por un sendero bastante bien conservado, pero que en las bajadas hace sufrir mucho a las rodillas, cosa de la que no me enteré hasta casi estar finalizando la siguiente etapa…

IMG_0289

Entre Sant Joan y Xodos…

IMG_0294

¡Xodos a la vista..!

IMG_0298

La font dels possos, a unos metros de Xodos.

IMG_0299

La fuente en cuestión.

Tras la parada en Xodos, en la que comimos un estupendo cous-cous y unas no menos fenomenales habas, seguimos el camino hacia Sant Miquel de les Torrocelles, no sin antes pasar por el bar a tomar otro espectacular cremaet

IMG_0304

Saliendo de Xodos…

En esta segunda parte tuvimos algunos abandonos y alguna que otra incorporación, pero sobre todo, me sorprendió que mi hija seguía con nosotros… ella que siempre ha mostrado un sempiterno rechazo a todo lo que suponga caminar por la montaña (o caminar, simplemente) continuaba disfrutando del recorrido…

IMG_0309

En El Peiró, poco después de Xodos; como se ve, el tiempo encapotado ayudó a que la marcha fuera agradable.

IMG_0311

Ya sabeis porque sé que era El Peiró…

Tras bajar de Xodos de nuevo hacia el camino, pasamos por el lugar en el que las caballerías estaban descansando, e iniciamos el camino por una senda, que posteriormente derivaba en una senda con una constante subida hasta que, en lo más alto (la lloma Bernat), se podía contemplar una espectacular vista, con Xodos, Vistabella, Benafigos, Atzeneta, Vilafamés, el mar Mediterráneo, las Columbretes… es decir, tota la contorná

IMG_0318

Las cargas, descansando…

IMG_0319

… y los hombres, también.

IMG_0333

Desde lo más alto, Xodos…

IMG_0336

… Vistabella …

IMG_0337

… y Benafigos …

IMG_0340

… desde este punto.

IMG_0343

Y por el otro lado, Atzeneta, Vilafamés… y el mar.

Y, a partir de aquí, una bajada vertiginosa hacia Sant Miquel de les Torrocelles, por una senda pedregosa en la que se ponían a juego todas las bisagras que se puedan tener en el cuerpo… y donde las de mis rodillas empezaron a chirriar sin compasión… pero eso no fue lo que nos retraso, sino que mi hija y su acompañante no hacían más que charrar y charrar, y por poco se los comen las cargas poco antes de llegar al Mas de Ahicart… así que uno de nosotros se puso detrás de ellos como coche escoba y ya no les dejo bajar el ritmo hasta que llegamos a Sant Miquel.

IMG_0349

Aquí casi nos alcanzan las cargas (y no lo hicieron porque pararon…)

IMG_0350

¡Albricias! ¡Sant Miquel a la vista!

Y ya en Sant Miquel, este cronista, muy a pesar suyo, decidió que aunque la peregrinación es de carácter penitencial, no hace falta martirizarse y llegar hasta el final perdiendo las rodillas para siempre… así que me retiré, contemplé el rezo de los peregrinos y su partida hacia Les Useres, y alojado en uno de los coches escoba me retire hacia nuestro castillo particular, en el que me esperaba una buena ducha y una velada llena de alegrías, cantos y emociones… pero eso, ya es otra historia…

IMG_0352

El final de mi camino…

IMG_0358

… y mi última imagen de la peregrinación: los peregrinos rezando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otros y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s