Nudismo jurídico, nudismo social

Tras una buena temporada sin escribir, hoy parece que mi mente está en disposición de ponerse a teclear un poco; no es que haya dejado de sentarme delante del ordenador, sino que, a pesar de que sigo teniendo muchas cosas que compartir, estoy en un estado de saturación tecnológica debido sobre todo a dos herramientas de comunicación que para mi en muchas ocasiones se han convertido en herramientas de tortura: el facebook y, sobre todo, el whatsapp.

En la actualidad, gestiono el facebook de mi asociación naturista, como una herramienta más de comunicación con los socios y también con otras personas y asociaciones que compartimos esta forma de ver la vida; pero como en toda comunicación que se precie, se generan muchas interferencias (en este caso, mensajes insustanciales) que llenan la bandeja de entrada de mi correo con decenas de mensajes y me dificultan distinguir el polvo de la paja, con lo que empleo mucho tiempo simplemente borrando mensajes y mensajes (ya se que hay solución para esto, y en algunos casos la empleo: desactivar las notificaciones… pero entonces sí que pierdo alguno de los pocos mensajes relevantes que se envían). Esto ya supone una pequeña saturación, pero al final, como los correos los abro cuando quiero y empleo el tiempo que quiero, no supone un problema excesivo…

Pero el whatsapp… ¡esto si que tiene delito! El whatsapp está concebido como herramienta de comunicación instantánea, y eso lo hace muy potente… y adictivo. El comportamiento humano frente al whatsapp es similar al comportamiento frente a los teléfonos: es dificilísimo resistirse y no atenderlo de forma inmediata… y aquí las interferencias son mucho mayores: recibo continuamente mensajes chistosos en forma de imagen… y si recibo algún mensaje urgente, puede que no me entere hasta que ya es demasiado tarde… (claro, que entonces siempre existe la alternativa del teléfono, pero si no miras el whatsapp, no te suelen llamar por teléfono porque piensan que estas ocupado).

Pero yo no me he puesto a escribir hoy, después de meses de silencio, para hablar de mi saturación tecnológica (aunque creo que, aún sin obligación alguna de hacerlo, debo justificar de alguna forma mi ausencia en estos días). Lo que me mueve a escribir es una sentencia: la del Tribunal Supremo sobre la ordenanza de convivencia de Barcelona, y sobre la de Platja d’Aro…

El Tribunal Supremo viene a decir que el Ayuntamiento de Barcelona es competente para regular determinados aspectos de la convivencia ciudadana, entre los que incluye la vestimenta mínima que debe llevar la gente al deambular por sus calles; en ese sentido, afirma que el nudismo no es una ideología, tal y como se afirma en el recurso presentado tanto por la Federación Española de Naturismo como por la Associació de Defensa del Dret a Anar Nu y el Club Català de Naturisme.

Sobre esto, una apreciación personal:
Yo estoy de acuerdo con el Tribunal Supremo: el nudismo no es una ideología (sistema de creencias compartido por todos los miembros de un grupo -Josefa Cucó, La cultura como dimensión de la realidad social en Pensar nuestra sociedad, 1993-), por mucho que haya sido hasta ahora un argumento potente ante los tribunales; considerar el nudismo como ideología ha sido la forma de intentar conseguir el reconocimiento jurídico del nudismo, pero de ahí a pretender que realmente el nudismo sea una ideología, es engañarse a si mismo. Comparto la sorpresa que supone para el tribunal la equiparación que se hace en el recurso entre la práctica del nudismo y tener una minusvalía, como en otras ocasiones se justifica la no creación de espacios nudistas en las playas en base a que eso sería como crear espacios segregados para negros… en ambos casos se incurre en una temeridad manifiesta (jurídicamente hablando): yo no puedo elegir no ser minusválido, como no puedo elegir ser blanco o negro, pero sin embargo si puedo elegir desnudarme o no en cualquier momento o lugar siempre que lo decida, independientemente de las consecuencias que esa decisión conlleve… en esto, el nudismo como actividad es asimilable a otro tipo de actividades, como por ejemplo, el deporte…

Mi hijo es un apasionado del fútbol en general, y del Valencia en particular; le gusta mucho jugar al fútbol, y quiere practicarlo siempre que puede; sin embargo, existen ordenanzas municipales que prohíben la práctica del fútbol en determinados espacios públicos, como son parques y jardines, y lo restringe a los campos y polideportivos debidamente acondicionados. Mi hijo ha jugado en ocasiones en parques y jardines, y cuando algún vecino le ha reprendido, o ha visto llegar a la Policía Local, ha dejado de jugar e incluso se ha ido corriendo para evitar la reprimenda e incluso la multa. Nunca jamás se le ha ocurrido pensar que el fútbol es una ideología, que la práctica del fútbol es una manifestación de esa ideología, y mucho menos pensar que la restricción de su práctica a los campos y polideportivos supone crear guetos similares a los del apartheid sudafricano, y supone una violación de sus derechos humanos constitucionalmente reconocidos.

Yo soy un apasionado del desnudo en general, y del desnudo social en particular; me gusta mucho estar desnudo, y quiero estarlo siempre que puedo; sin embargo, existen ordenanzas municipales que prohíben la practica del nudismo en determinados espacios públicos, como son parques y jardines, y lo restringe a las playas; al contrario de mi hijo, no me he desnudado nunca en parques o jardines (aunque sólo sea por cobardía a los vecinos o a la Policía Local, y por tanto, a la bronca e incluso a la multa); y por ello, no se me ocurre pensar que el nudismo es una ideología, que la práctica del nudismo es una manifestación de una ideología y mucho menos pensar que la restricción de su práctica a las playas suponga crear guetos similares a los del apartheid sudafricano, ni una violación de mis derechos humanos constitucionalmente reconocidos…

Sí, ahora ya se lo que muchos de nosotros piensan: ¿que pasa? ¿No te has enterado de lo que dijo en su sentencia sobre Stephen Gough el Tribunal Europeo de Derechos Humanos? Sí, y por eso lo liberaron inmediatamente y ahora mismo está libre, y han cambiado las leyes escocesas para que no se vuelva a conculcar nunca más su derecho al desnudo, ¿verdad? ¿O no?

Nuestra Constitución dice en el preámbulo que la Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

  • Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes (…).
  • Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos (…)

y en su artículo 10 dispone que las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España (la negrita es mía). ¿Y cuales son los derechos fundamentales y libertades que nuestra constitución reconoce?

Pues, como todo el mundo ya ha gritado ante mi supina ignorancia, el artículo 16 estipula que se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.

En esto último estuvieron muy acertados nuestros padres de la patria: los nudistas llevamos en general muy, pero muy en secreto, que lo somos; y este es realmente el quid de la cuestión: ¿vale la pena gastar energías y recursos en defender la libre desnudez en cualquier espacio público, para que luego nadie, absolutamente nadie, se atreva a hacerlo? Este mundo del nudismo está lleno de paradojas… porque como ya he dicho en otras ocasiones, la realidad jurídica, en este caso, va por delante de la realidad social. En realidad, hemos vivido en una burbuja y hemos pensado que la despenalización del nudismo suponía su aceptación social… y eso no es así en absoluto.

¿Ejemplos?

En primer lugar, tenemos un pecado original: nos da vergüenza reconocer que nos desnudamos por puro placer, porque estamos más a gusto, porque sencillamente es bueno y en absoluto perjudicial para nuestros niños… pero claro, toda una sociedad diciendo que estar desnudo es una guarrería hace que se necesite una justificación para desnudarse, como las actrices del destape de los años 70 y 80, que sólo se desnudaban si lo exigía el guión… y por ello muchos decimos aquello de que el naturismo es una filosofía de vida, que no sólo es desnudarse, sino que lleva detrás muchos valores (y de ahí llegamos a decir que es una ideología) … este es un discurso válido para los acérrimos como yo, pero no para el resto de la humanidad; al finalizar unas jornadas que organizó mi amigo Pau (un abrazo, chiquitín) en un ático, coincidimos un chico muy simpático, el presidente de mi asociación y yo mismo; entresaco la parte final de la conversación (transcripción aproximada, por supuesto):

  • Mi presi: Tu lo que tienes que hacer es probar el naturismo.
  • Chico simpático: ¿Y eso que es?
  • Mi presi: Eso es practicar el desnudo social en contacto con la naturaleza, haciendo actividades…
  • Chico simpático: ¿Cómo, cómo?
  • Mi presi: Si, desnudo social…
  • Chico simpático: ¿Y eso que significa?
  • Mi presi: Pues que hacemos actividades todos desnudos…
  • Chico simpático: ¡Ahhhh! Que sois nudistas.
  • Yo: Efectivamente, somos nudistas.
  • Mi presi: Bueno, no somos nudistas, somos algo más… (y a continuación, los argumentos que a todos se nos vienen a la cabeza).

Yo no sé si a este chico le quedo claro lo que para nosotros es ser naturista; lo que sí sé es que cuando encontró la palabra que define lo que nosotros hacemos (nudismo) tuvo claro a que tipo de actividades le estábamos invitando: a actividades en las que nos desnudamos junto con otros. Por ello, esta reflexión que suena a título de película: ¿Porque le llamamos naturismo cuando queremos decir nudismo?

Por otra parte, existe otro mito bastante extendido, que de tanto repetirlo hasta hay algunos que nos lo hemos creído: el nudismo está muy aceptado en la sociedad española; no hay nadie que ponga pegas a la práctica del nudismo en público, excepto los sectores más retrógrados de la sociedad.
Y para esta afirmación, nos basamos en múltiples encuestas realizadas por los diarios, en las que masivamente los españoles encuestados dicen que están a favor del nudismo… encuestas con el mismo valor científico que los horóscopos que publican esos mismos diarios; apañados estaríamos si basáramos nuestros actos en lo que dicen los horóscopos.

Pero la realidad es tozuda, y nos muestra diariamente que de eso… nada; y somos nosotros mismos, los nudistas, los que lo demostramos con nuestros actos: más ejemplos…

  • En el mismo ático de antes, pero exactamente un mes antes, organizamos una serie de actos con motivo de la asamblea anual de nuestra asociación; teníamos alquilado, además del ático, otra serie de apartamentos en el mismo edificio, y en plantas contiguas; en un momento dado, uno de los asistentes fue desde el ático hasta su habitación como Dios lo trajo al mundo… y a una de las limpiadoras por poco le da un infarto al verlo. Al parecer, la limpiadora lo comentó a la gerencia del edificio y nos recriminaron el hecho… vamos, que la limpiadora y la gerencia lo tomaron como la cosa más normal del mundo…
  • En mi primer sendesnudo colectivo (mi primer sendesnudo en solitario ya lo he contado aquí) descubrí que había una gran preocupación por parte de los organizadores para que el recorrido fuera discreto; pero eso puede ser comprensible, dado que nadie quiere crear conflictos innecesarios, y en nuestro fuero interno sabemos que la gente no acepta en absoluto a gente desnuda, a pesar de nuestra afirmación de que ya tiene una gran aceptación social.
  • También en esta actividad descubrí el miedo generalizado e institucionalizado (es decir, incorporado al comportamiento del grupo) a aparecer en fotografías, por lo menos de cara; como grupo social, este es un comportamiento curioso, puesto que viene a decir que dentro de un grupo tan singular como es el del nudismo, existe un miedo generalizado al uso indebido de las fotografías por parte de los propios participantes; en cualquier otro acto organizado por otro grupo de gente afín (por ejemplo, una cena de compañeros de clase) a nadie se le ocurre decir: todo el mundo de espaldas para hacer la foto de grupo… y sin embargo, esto fue lo que se pidió en este sendesnudo (y no se hubiera hecho la foto de grupo de otra forma…). Esto me recuerda a lo que se decía de algunas tribus de África, que no aceptan que se les haga fotos porque piensan que las fotos les roban el alma… algo parecido nos pasa a los nudistas: las fotos frontales sólo son aceptables en la intimidad, con lo cual demostramos por la vía de los hechos lo que negamos con las palabras: tememos el uso indebido de nuestras fotografías, porque son la prueba de que estamos realizando un acto socialmente intolerable, y nadie quiere ser sujeto de burlas… recordemos que una forma de humillación es desnudar a una persona a la fuerza.
  • Pero no sólo es la fotografía: una de las actividades que tenemos previstas es la de un sendesnudo por las playas de nuestro entorno al amanecer; pues uno de nosotros comentó que su mujer, que no pierde ocasión de quitarse la ropa, no lo haría en esa actividad por la posibilidad de encontrarse con alumnos suyos en las proximidades. Supongo que a nadie nos importa que nuestros alumnos nos encuentren caminando por la playa, siempre que sea con un bañador…

Estas situaciones no son una crítica a estas actitudes, dado que uno de los elementos que configuran nuestra personalidad es justamente la socialización, es decir, la interiorización del complejo sistema de reglas y preceptos que contribuyen a organizar las actividades de las personas que viven dentro del ámbito de una sociedad. Algunas de esas reglas son fijadas en forma de leyes; otras quedan integradas en el conjunto de costumbres y usos que una persona acepta como su modo característico de hacer las cosas; y otras son vagos acuerdos de como se ha de comportar la gente sin estar articulados de una forma directa. Todas estas reglas y preceptos constituyen una idea admitida de lo que es justo y adecuado, basándose en la cual las personas juzgan si la conducta de sus compañeros es razonable o irrazonable, moral o inmoral, adecuada o inadecudada (Ramón Nemesio e Inmaculada Serra: Personalidad y socialización en Pensar nuestra sociedad, 1993); cualquier comportamiento que se salga del sistema de creencias y valores generalmente aceptado por una sociedad determinada va a sufrir un castigo, que puede provenir de las leyes, o del rumor (ejemplo de este tipo de castigo lo describe Blasco Ibáñez en La barraca). En nuestro estado, pasamos de la represión más feroz (la penal) a la represión del que dirán, y ahora volvemos a una represión legal, aunque más moderada (la coerción administrativa por medio de multas). Porque que algo esté despenalizado no significa que no se pueda sancionar: nadie ingresa en prisión por saltarse un stop, pero sí se le puede imponer una sanción… cuando se despenalizó el nudismo, miles de personas se desnudaban en las playas, y eso lo justificó; ¿cuantas personas nos desnudamos en los espacios públicos fuera de las playas? ¿cuantas personas nos desnudamos en playas habitualmente textiles? ¿vale la pena defender un derecho que no se ejerce?

Pues, probablemente, sí: vayamos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y defendamos que el nudismo es una ideología, y que se atenta contra nuestras libertades fundamentales cuando lo limitan a los guetos, y todo lo que queramos; probablemente, sea una de las formas de normalizar el nudismo; pero mientras todos los nudistas no rompamos las barreras sociales que realmente nos limitan a la hora de desnudarnos, la realidad jurídica que tanto nos cuesta mantener sólo será agua de borrajas.

Postdata: igual alguien piensa que yo no quiero que el nudismo esté permitido en cualquier sitio o lugar… es todo lo contrario: lo que quiero es que no tenga porqué esconderlo ni avergonzarme de ello…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nudismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Nudismo jurídico, nudismo social

  1. Sencillamente, me quito el sombrero por tan(a mi entender) acertadísima reflexión, aunque yo no sea de los que oculta su condición de nudista a nadie, ni se dé la vuelta en las fotos.
    Chapó

    Le gusta a 1 persona

  2. arturios dijo:

    Dices que el nudismo no es una ideología pero dices que:

    “nos desnudamos por puro placer, porque estamos más a gusto, porque sencillamente es bueno y en absoluto perjudicial para nuestros niños…”

    que, sorprendentemente es el

    “sistema de creencias compartido por todos los miembros de un grupo”, en este caso los nudistas.

    ¿Que define una ideología? ¿es el ecologísmo una ideología? ¿el animalismo? ¿el humanismo? por que si vamos a la (in)definición del supremo casi nada sería ideología.

    Hay ideologías políticas, sociales, de derechos y de todo tipo, algunas muy bien definidas, como sería el comunismo, con su librito y todo, otras que tienen poca definición, como el conservadurismo y otras ninguna, siendo más una actitud que otra cosa, como es el fascismo (me refiero al histórico, el del Benito).

    Para mi SI es una ideología, como también lo es el ecologísmo, el animalismo, ser anti-taurino o humanista.

    Es como cuando se dice que el ateísmo no se puede proteger por la libertad religiosa por que no se cree en una o más deidades, lo que haría que el Budismo perdiese dicho carácter.

    Le gusta a 1 persona

    • Estimado Arturo:

      La ideología es, a pesar de todos los intentos por definirlo, un concepto indeterminado; el Tribunal Europeo de Derechos Humanos parece dar la razón a tu visión, y el Tribunal Supremo, al mío. ¿Cómo es posible que dos de los más altos tribunales se contradigan? Lo cierto es que mientras nosotros nos ponemos a pensar en si es una ideología o no el nudismo, al resto de la sociedad se la trae al pairo. Y ese es el fondo del asunto: nosotros queremos que no haya limitaciones al ejercicio del desnudo, pero mientras eso sea causa de conflicto y seamos una minoría tan palpable, no conseguiremos nada, por mucha ideología que sea… porque el verdadero problema del nudismo es social, y no jurídico.

      Me alegro de que me sigas leyendo, a pesar de mis ausencias; tenemos que conocernos para hablar de estas cosas, y de cualesquiera otras; será un verdadero placer.

      Le gusta a 1 persona

      • arturios dijo:

        Si que es un concepto indeterminado y que da para sesudos debates jurídicos. En el caso de la sentencia de BCN no ha dado lugar a ningún debate.

        En dicha sentencia lo único que se salva es la definición de seminudismo, es jurídicamente correcta, con referencias, sentencias, debate, etc…

        En el caso del nudismo lo único que hace es decir que el nudismo NO es ideología por dos razones:

        – La primera, por mis cojones treinta y tres, así de claro, sin justificarlo de ninguna forma.

        – La segunda es que si fuese ideología el ayuntamiento de BCN no hubiera podido sacar dicha normativa.

        Repito, el tribunal usa como único argumento que el demandado no hubiera podido prohibir el nudismo si este fuese ideología.

        También dicen que un ayuntamiento, en contra de lo que dice la Constitución, puede regular derechos fundamentales o que no se limita el nudismo, sólo se multa (¿se habrán reído al redactar esto?).

        Aquí los jueces se han quitado la toga y nos han mostrado lo que hay debajo y me da que la de Playa de Aro va en el mismo sentido.

        Le gusta a 1 persona

      • Esto nos demuestra que el derecho no es una ciencia exacta, y que, en realidad, cuando las cosas no están meridianamente claras, impera el sentido común… de los que tienen que dictar las sentencias. Pero claro, su sentido común, en este caso, no coincide con el nuestro.

        Le gusta a 1 persona

      • arturios dijo:

        Vamos a ver, no es una ciencia exacta pero las sentencias, y más las del supremo, suelen estar justificadas y también suelen ser técnicas y este, desgraciadamente, no es el caso, en absoluto.

        Si la sentencia hubiera sido hace ocho años y bien justificada seguramente habría que replantearse muchas cosas, pero ahora, en esta “democracia”, en fin, sollozos de rabia.

        Le gusta a 1 persona

      • En cualquier caso, una demostración de que las sentencias del Supremo no son ciencia exacta es que en ocasiones hasta ellos mismos se contradicen, y por ello existe el Recurso de Casación para la Unificación de Doctrina, que debiéramos utilizar antes que el recurso a Estrasburgo si hay otra sentencia anterior contradictoria (y eso no lo sé).
        Está claro que el viento sopló a favor del naturismo hasta el año 2005, y no supimos prepararnos para la involución posterior, pensando que la sola despenalización del nudismo bastaba para su normalización; y tampoco ayuda la redacción de los recursos, a mi parecer muy endeble: decimos que el nudismo es una ideología, pero después no damos ni un sólo argumento de peso que justifique porque pensamos eso…

        Le gusta a 1 persona

      • todomontuno dijo:

        Citando al autor “…tampoco ayuda la redacción de los recursos, a mi parecer muy endeble…” Creo que ese es uno de los grandes problemas no de esta sino de muchas defensas y recursos, cuando la calidad de las mismas deja muchísimo que desear, puede que incluso por que quién se lo cuenta al técnico no tenga la capacidad de transmitir el enfoque correcto que se debe imprimir a las mismas.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s