Dos Evas

¿y un Adán? No, no voy a hablar del famoso programa de televisión, que tanto dio que hablar en su momento, y del que al parecer se está preparando su segunda edición… en este caso, estoy hablando de dos mujeres cuyo nombre es Eva, y no de mí, puesto que no me llamo Adán; y las dos han hecho que me haya animado a escribir de nuevo, en este periodo de mi vida en el que ando metido.

opciones-de-adan-wenzel-peter

No voy a hablar de estos Adán y Eva… (Cuadro de Wenzel Peter; fuente: http://www.pinturayartistas.com)

Sonia-Alejandro-Estela-Luis-pudor_MDSIMA20141021_0394_11

… y de estos, menos todavía… (imagen tomada del primer programa de Adán y Eva, de Cuatro)

Todo empezó con una pequeña locura: una tarde, hablando con Carla por esa temible herramienta de comunicación llamada whatsapp, le propuse medio en broma medio en serio que nos fuéramos a la ciclonudista de Valencia. Como por el whatsapp el lenguaje no verbal brilla por su ausencia, ella me tomó totalmente en serio y se lo comentó a su marido. Elicio me dijo que le apetecía, así que allí nos fuimos los dos, el sábado 6 de junio, a las 4 de la tarde, al viejo cauce del río, junto a la feria alternativa.

La verdad es que la cita no pintaba muy bien, dada las dificultades que tuve para conseguir una bicicleta: eso de que internet te facilita la vida es una de las falacias que todos aceptamos, pero que después no se cumple, al menos en todas las ocasiones: buscando una tienda de alquiler de bicicletas, encuentro una a unos 500 metros de mi casa, y que abre en horario continuo; así que, un poco antes de salir de casa, llamó por teléfono para comprobar la disponibilidad de bicicletas para alquilar, y me encuentro con que el número de teléfono corresponde a una gasolinera, y que allí no alquilan bicicletas, pero me redirige a una gasolinera que sí las alquila, pero allá en el quinto pino.

5pino

Fuente: blog Un lugar como cualquier otro http://ulcco.blogspot.com.es

Así que, con los nervios medio templados, llamó a otra empresa del alquiler de bicicletas ubicada por el centro, con un amplio horario también; llamo para comprobar el horario… ¡y abre a las 17! Ya totalmente con los nervios destemplados, llamo a Elicio y le digo que no puedo ir, que no tengo bicicleta… y afortunadamente me da la solución: utilizar la bicicleta de Carla. Respiro profundamente, y me voy volando a su casa, para acudir a la cita.

Nuestra intención era llegar, ver el panorama, y según nos sintiéramos, unirnos o retirarnos…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Novia de despedida 5049084197 Paco Ferrer

Y esto fue lo que encontramos: gente dispuesta a divertirse, y una despedida de soltera.

No se si fuimos conscientes o no de nuestras acciones, pero el caso es que cuando dijeron que empezaba la actividad, nos quitamos la ropa en un santiamén y nos dispusimos a la gran aventura que suponía el vagar totalmente desnudos por nuestra ciudad (aunque totalmente no: yo llevaba gorra y gafas de sol, y Elicio además una máscara para intentar dificultar más el reconocimiento, aunque luego veremos que no fue un camuflaje del todo eficaz). Por su parte, nuestro compañero de asociación Vicente, gran apasionado de la bici, acudió con pintura de camuflaje en la cara (aunque eso no impidió que una conocida suya lo reconociera en la plaza del Ayuntamiento).

11407088_591298607678454_3197551820585295778_n

Y mientras, múltiples cámaras, como la esta chica, registraban el evento.

Así que iniciamos el recorrido; tras pasar por todas y cada una de las calles de la feria alternativa, nos dirigimos hacia la rampa que da acceso desde el río al paseo de la Ciudadela.

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Subiendo la rampa de Alameda 1016

No eramos pocos; tuvimos que guardar cola para poder subir a la calle.

En ese momento, se encontraban entrenando en el campo de fútbol aledaño un grupo de adolescentes. Al principio se escucharon cuchicheos, pero poco a poco fueron oyéndose sus comentarios de sorpresa (acompañados, claro, de alguna de otra carcajada): ¡Están desnudos! ¡Están desnudos..!

Así que, como no hay mejor defensa que un buen ataque, comencé a decir en voz bien alta y acompañado de risas: ¡Están vestidos! ¡Están vestidos! A estos gritos se unieron varios de mis compañeros de ciclo, y yo creo que incluso logramos acallar los gritos que, en lugar de avergonzarnos, creo que nos estimularon a continuar.

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Rampa puente Alameda 3246248274 Paco Ferrer

A la derecha se encuentra el campo de fútbol.

No fue si fue en este momento, o pocos instantes después, pero es aquí donde aparece la primera Eva de esta artículo: al poco de haber subido a la calle, empezamos a hablar: la verdad es que no recuerdo cual fue el tema, ni yo me hubiera acordado de este detalle sino fuera porque existe varios testimonios gráficos de nuestro primer encuentro en la ciclonudista…

AIU Ciclonudista Valencia 2015 Paco y Eva 2355031557 Paco Ferrer

Aquí estamos Eva y yo encarando la calle Sorní, en dirección al Corte Inglés de Pintor Sorolla; hay más testimonios gráficos, pero ni a Eva ni a mí nos apetece (por ahora) ser fácilmente reconocidos.

El recorrido, tal y como había prometido Cristian Yapur, el convocante de la ciclonudista, iba a ser orgánico (es decir, que dónde fuera el primero iría el resto). Tengo que decir que con respecto a las ciclonudistas de Madrid a las que he acudido, aquí he encontrado un ambiente más relajado, tanto en el ritmo como en las relaciones.

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Paseo de la Ciudadela 1025

Por el paseo de la Ciudadela, aguas abajo…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 El Corte Inglés 4656907861 Paco Ferrer

… y la prueba de nuestro paso por el Corte Inglés, calle Colón…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 1029

… siguiendo hacia la calle Xàtiva y estación del Norte…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Publico 1107

… y llegar a la Plaza del Ayuntamiento, y encontrarnos con estas caras de ¿sorpresa? ¿envidia? ¿admiración?…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Calle de la Sangre 9583238644 Paco Ferrer

Saliendo de la plaza del Ayuntamiento por primera vez, por la calle de la Sangre, para continuar por San Vicente, María Cristina, Bolsería, plaza del Tossal…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Cerca del mercado de Mosen Sorell 1058

… y continuando en las proximidades del mercado de Mossen Sorell hacia el portal de Valldigna…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Portal de Valldigna 1073

… y tras pasar bajo el mismo nos dirigimos…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 6941283280 Paco Ferrer

… hacia la Plaza de Manises (la Generalitat, símbolo de las libertades valencianas, nos contempla… ¿estaría nuestro presidente en funciones?)…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Plaza de la Virgen 4120899419 Paco Ferrer

… llegando a la plaza de la Virgen, donde nos hicimos esta bonita foto de grupo (detrás estaban las rocas del Corpus)…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Plaza del Arzobispo 1096

… y prosiguiendo nuestro camino por la plaza del Arzobispo (al fondo, el palacio arzobispal) y la plaza de la Reina para volver a la Plaza del Ayuntamiento.

Creo que fue en ese momento, al volver por segunda vez a la plaza del Ayuntamiento, cuando Eva y yo nos juntamos para realizar juntos el resto del recorrido; hasta ese momento, ella había llevado un bonito sombrero acompañado de un antifaz, que no podía ocultar la intensidad de sus ojos; pero una vez allí, de repente, se hartó del antifaz y se lo quitó; yo, sin embargo, seguía con mis gafas, pero parece que su gesto derribó barreras entre nosotros, y a partir de ese momento fuimos casi inseparables. Mientras nos dirigíamos por la calle Castellón y la calle Cádiz hacia el Mercado de Ruzafa, y posteriormente a la Ciudad de las Artes y las Ciencias, tocamos muchos temas: por mi parte, le comenté que estaba en una época en la que buscaba superar el miedo al que dirán y proclamar a los cuatro vientos que soy nudista porque es un aspecto fundamental en mi vida, y que veo incoherente ocultar algo que a mi me parece tan positivo; un primer paso lo suponía que yo estuviera junto con ella paseando desnudo por mi ciudad, y que no me importara del todo que me pudieran ver… por su parte, Eva estuvo de acuerdo conmigo, y me comentó que una sociedad como la de su entorno, Mallorca, es tan, pero tan cerrada, que ella se tiene que venir a Valencia para disfrutar sin demasiados miedos de actividades como esta; por su trabajo, y por el entorno rural en el que creí entender que vive, cualquier sospecha de su gusto por el desnudo en común le podría causar muchos problemas…

AIU Ciclonudista Valencia 2015 9508234316 Paco Ferrer

En este momento, al paso por la Ciudad de la Ciencias, Eva y yo ya eramos inseparables

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Llegando a la feria alternativa 8037327443 Paco Ferrer Publicación

Y aquí, llegando al final del recorrido… no nos gustó nada que se acabara tan pronto…

Finalmente, cuando llegamos de nuevo a la feria alternativa, le pedí a Eva que nos hiciéramos unas fotos juntos, como muestra de una amistad que espero que se mantenga en el tiempo; tengo que decirte, Eva, que me gustó mucho la muestra de gran confianza que mostraste al no poner ninguna objeción a hacernos las fotos, teniendo en cuenta que nos habíamos conocido ese mismo día; fue una lástima que después no pudiéramos seguir hablando, porque falté a mi promesa de volver a la feria alternativa tras devolver la bici, aunque tiene una explicación…

Antes he comentado que, a pesar de que intentamos pasar desapercibidos con la gorra, las gafas y en el caso de Elicio, la máscara, no lo habíamos conseguido del todo: alguien me reconoció a mí y a Elicio, y me lo dijo nada más llegar a casa: mi hija.

¡Papá, que vergüenza he pasado! ¡Os he reconocido a tí y a Elicio! ¡A la que no he visto es a Carla! ¡Que vergüenza, que vergüenza! Iba yo con mi amiga Flor y cuando hemos llegado a la plaza de la Virgen, ¿quien estaba allí en pelotas? ¡Tú, papá, tú! ¡Que vergüenza! Si te llega a ver Flor, me muero de vergüenza! Papá, ¿no podrías evitar hacerme pasar por esto? ¡Que vergüenza! ¡No quiero ni pensar que hubiera pasado si Flor te hubiera reconocido!

Estas palabras, que son las normales en una adolescente cuyo grupo de referencia son sus amigas, en esta ocasión a mi me sumieron en una tristeza infinita: yo, que había llegado a casa tan feliz, tan emocionado después de esta experiencia, convencido de que este tipo de acciones lo único que hacen es permitir que la gente sea consciente de que el desnudo social debiera ser una opción más en una sociedad libre, y no un acto perseguido, me encontré con la percepción de que el problema lo tenía dentro de casa… mis propios hijos se avergonzaban de mí por intentar dejar este mundo en mejores condiciones de cómo lo encontré (frase del último mensaje de Baden-Powell, fundador del Movimiento Scout). Evidentemente, no es cierto que se avergüencen de mí, y todos los días me lo demuestran, pero en ese momento sus palabras me afectaron sobremanera, y no pude evitar pasar el resto del día, y el día siguiente, en esa tristeza infinita que dominó mi alma; y eso que al día siguiente teníamos una actividad de ANVA cual era la inauguración de la temporada de verano con una paella en la playa de Cullera. Después, con el apoyo y raciocinio de mi mujer, volví al estado de crisis que tenía anterior a la carrera (ya sabéis, en busca de la coherencia entre lo que hago y lo que digo)… hasta que apareció Eva (la segunda).

 A Eva la conozco desde hace mucho tiempo; ingreso en mi empresa como integrante del departamento de Selección, y nuestro contacto en ese momento no pasaba de lo meramente visual (es decir, nos conocíamos de vista). Al tiempo, salió una oportunidad para pasar a ser la gestora de las redes sociales y, como no podía ser de otra manera, ocupó este puesto, y lo sigue haciendo en la actualidad. Aunque en aquellos momentos (inconvenientes de las grandes empresas) seguíamos sin más contacto que el coincidir visualmente a la hora del almuerzo, dado que su grupo de almuerzo y el mío compartíamos el espacio, pero no el lugar (es decir, mismo comedor, mesas distintas). En los tiempos en que ella cambió de puesto yo también lo hice, y eso hizo que comenzara a trabajar en el mismo departamento que la persona que ha compartido con ella los últimos 4 años de su vida.

Eva, no se porqué, siempre me ha causado una buena impresión, y gracias a su relación  de pareja, pasamos de la relación visual a compartir buenos momentos, como algunos  divertidos almuerzos que el verano pasado compartimos, o la organización de unas jornadas formativas para personal de atención al cliente, en la que participaba como tutora de varios grupos de alumnos, con una valoración por parte de éstos altamente satisfactoria. Por ello, cuando comencé con esta crisis de congruencia entre mi pensamiento (el nudismo es bueno, no hay porqué ocultarlo) y mis actos (miedo  a perder amistades, al que dirán…) pensé que, si en algún momento había alguna persona que me gustaría que conociese mi yo oculto, esa persona era Eva.

Coincidió que el lunes siguiente a la ciclonudista que describo más arriba, entre otras cosas gracias a la conversación que había tenido con Eva (la primera) ya tenía decidido que debía empezar a hacer más visible ese yo oculto; no se trata, por supuesto, de saludar a la gente y decirle hola, muy buenas, me llamo X y soy nudista… pero sí de que determinada gente a la que considero más próxima sea conocedora de lo importante que para mí es este aspecto… y ese lunes, coincidí con Eva (la segunda) en el vestíbulo de nuestro edificio de oficinas.

En estos momentos la vida de Eva está pasando por un mal momento en lo personal, y no voy a entrar en ello puesto que forma parte de su intimidad; pero al cruzarnos de camino a nuestros respectivos puestos de trabajo, nos detuvimos un momento para interesarme por su estado de ánimo; la conversación fue evolucionando y, en un momento determinado, empezamos a hablar de todos los anclajes que llevamos las personas, y que nos impiden ser felices porque hacen que vivamos vidas distintas a las que realmente deseamos… y en ese momento, pensé: ahora es el momento… o se lo digo ahora, o no creo que encuentre mejor momento… supongo que esto último no era del todo cierto, pero era como una autojustificación para lanzarme.

Así que le dije: Mira, Eva, te voy a decir algo que nadie sabe, pero que quiero que sepas tú. Hasta aquí, todo normal; a partir de aquí, comenzó un proceso de balbuceos y nervios, que me hicieron ponerme rojo como un tomate, y que no fuera capaz de decir dos palabras seguidas; más o menos fue como esto.

Yo.- Pues… yo escribo en un blog, y quiero que lo leas.

Eva.- ¡Claro que sí! Dime cómo se llama y lo miro.

Yo.- Bueno… el nomnomnomnombre del bloglogblogblog … si me conononononoces… lo puedesdesdesdes deducir… la pripripriprimera papapapalabra es… euoiuano

Eva.- ¿Cómo?

Yo.- (respiración profunda) El nombre comienza por  eurociudadano… y la otra palabra es… (respiración entrecortada, respiración nerviosa, hombre al borde de un ataque de nervios…)

Eva.- Oye, que no estás obligado a decírmelo, puedes decírmelo otro día.

Yo.- Ya lo sé, pero es que quiero decírtelo… la sesesesegunda papapapapalabra es… (silencio prolongado acompañado de respiración que indica la proximidad de un ataque al corazón).

Eva.- De verdad, podemos dejarlo para otro día.

Yo.- ¡Que no, que no! Quiero decírtelo ahora… ¡va, ya está bien de tonterías! La segunda palabra es… ¡uista!

Eva.- ¡Vaya! ¡Si eso está muy bien! (acompañado de una expresión de paz, armonía y bienestar acorde con la palabra que había entendido) ¡Espiritualidad! ¡Es un tema que me encanta!

Yo.- ¡Ves! ¡No costaba tanto! (respiración aliviada). ¿De verdad te entusiasma?

Eva.- ¡Sí, sí, ya lo creo! La espiritualidad es algo que me llena mucho… ¡estaré encantada de leerte! ¡Ves como no era para tanto!

Yo.- (mucho más relajado, y sorprendido de la relación entre nudismo y espiritualidad) Pues la verdad es que no… ¡y ya ves! Hasta me he puesto rojo como un tomate, y me he puesto a balbucear… ¡que ridículo más grande he hecho! Pues ya me dirás que te parece…

Eva.- Sí, claro, pero díme como te puedo encontrar…

Yo.- Pues mira, el blog está en wordpress y se llama como te he dicho, pero con las palabras juntas, eurociudadanonudista.wordpress.com

Eva.- (cambio de expresión: de plena beatitud a sorpresa) ¡Ah, es  nudista! ¡Yo había entendido budista!

Como podeis suponer, fue una situación bastante graciosa; cuando se aclaró el entuerto, me dijo que ella también ha hecho nudismo con su pareja anterior y con sus hijos, que de hecho ellos siguen haciéndolo y que a ella, sin embargo, no le apetece tanto. Yo le dije que si en algún momento quería compartir conmigo momentos de playa, que podíamos quedar, lo que no descartó, aunque en ese mismo momento constatamos la gran dificultad que supone el habernos conocido vestidos; es una barrera que no sé si saltaremos, aunque a mi me gustaría…

Después de esta conversación, por mi mente pasaron pensamientos muy contradictorios: por una parte, el orgullo de haber sido capaz de romper este miedo insuperable, y por otra, ese mismo miedo a que mi atrevimiento tuviera consecuencias negativas en nuestra incipiente amistad…

Pero Eva, al día siguiente, me demostró que con ella no me había equivocado en absoluto: en lugar de esperar a otro nuevo encuentro, me llamó a media mañana para decirme que el blog le había gustado, que su redacción es muy acertada, y que los temas están bastante bien tratados; me encantó recibir su llamada, y me entusiasmó que lejos de las consecuencias negativas que imaginé, sus palabras fueron de apoyo y ánimo a mi labor.

Por ello, os doy las gracias: en este camino de crisis y dudas, me habéis ayudado a iniciar un camino de normalización interior; seguiré por el camino que acabo de tomar, y seguiré buscando a personas que cuando conozcan esta parte de mi mundo interior me digan muy bien, lo comparto (o no) contigo, pero eso no cambia para nada mis sentimientos con respecto a tí, porque si hubiera alguna persona que no respetara ese aspecto de mi persona, es que igual no merece la pena…

Así que, como dice Pablo Alborán en su canción, gracias a vosotras, mis dos Evas, Ya no tengo miedo

Las fotos de Paco Ferrer se reproducen con expresa autorización de su autor; las fotos que no tienen referencia a su autor son mías y deben reproducirse con mi autorización.

Otros artículos de este blog de temática similar:

Ciclonudista 2014

Ciclonudista 2013

Ciclonudista 2012

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nudismo y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Dos Evas

  1. ¡Lo que son las cosas! Ayer por la tarde fui a la playa de la Garrofera con Elicio y sus hijos, para charlar, entre otras cosas, de sus impresiones sobre este artículo; al poco rato se tuvo que marchar para juntarse con su mujer Carla e iniciar el traslado que los va a llevar temporalmente a un pueblo de la Marina Alta alicantina (que envidia, cuantas calitas naturistas cerca). Yo me quedé en la playa, y decidí emprender un paseo por la orilla; cuando estaba ya de vuelta hacia la ducha, me cruce con una pareja de chicas que iban en sentido contrario hablando animadamente; de repente la cara de una de ellas y la mía (aunque esto no lo puedo corroborar, dado que no me vi a mi mismo) cambiaron y mostraron sorpresa y alegría al mismo tiempo, al tiempo que de nuestras bocas salían, casi al unísono, unas mismas palabras: ¡Uyyyy, holaaaa! Sí, como podéis imaginar, me había encontrado con Eva (la segunda)…
    Ellas no iban desnudas: Eva llevaba una camiseta puesta, y su amiga llevaba bikini; yo, sin embargo, lo único que llevaba era una mochila a mi espalda. Eva me comentó con su amplia sonrisa “Vaya, el otro día estuvimos hablando del nudismo, y ahora nos encontramos en la playa”; comentamos que era nuestro primer día de playa de esta temporada, y tras otros comentarios, proseguimos nuestros caminos.
    Tengo que decir que durante el encuentro con Eva estuve muy relajado: no fui consciente de que estaba desnudo, y hablamos como si nos hubiéramos encontrado en la oficina; tal es así, que cuando ya me iba hacia la ducha, llegué a pensar en la posibilidad de que no se hubiera dado cuenta… pero no, seguro que no; tanto ella como su amiga fueron conscientes de mi desnudez, pero no les importó… lo vivimos como la cosa más natural del mundo (que al final es de lo que se trata…).

    Me gusta

  2. Hoy, Eva (la segunda) ha leído el artículo y me ha enviado este mensaje, que reproduzco con su autorización:

    He leído la entrada de tu blog!! Me ha encantado!! Aún me estoy riendo por lo de budista jajajajajaja
    Te he llamado y no estabas. Muchas gracias por lo que dices de mí, ha sido muy bonito… y lo de la otra Eva también! Lo de tu hija, jo… pobrecita entiéndela, a mí me hubiera pasado igual con mi padre.

    Te sigo animando a que te sientas bien con lo que hagas, joder que no es nada malo!!!!! Aunque también es normal protégete de la gente que no lo vaya a entender.

    Muchas gracias, Eva; voy a seguir tu consejo; espero contar con tu incondicional apoyo durante mucho tiempo…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s