Autopsia o venganza

Ayer mismo comentaba que no tenía demasiadas ganas de escribir, y hoy mismo ya estoy volviendo a hacerlo (puro espíritu de contradicción…) Pero el caso es que estoy encontrando artículos muy interesantes, y en esta ocasión uno en El País escrito por Víctor Lapuente el pasado 12 de julio , muy clarificador sobre el postureo al que nuestros políticos de Españistán nos han acostumbrado para no asumir responsabilidades… pronto espero publicar algún artículo que he leído sobre el prácticamente nulo impacto de la corrupción en los votos, pero no sólo en este estado nuestro, sino en casi todos los que tienen un sistema bipartidista como el nuestro.

Autopsia o venganza

Investigaciones como el ‘informe Chilcot’ son impensables en nuestro país

John Chilcot durante la presentacuión de su informe sobre la Guerra de Irak el pasado día 6 en Londres.
JEFF J. MITCHELL/POOL (REUTERS)

Una democracia sana necesita autopsias. Disecciones profundas, con acceso a todo tipo de documentos y testigos de las acciones políticas más relevantes. Pero investigaciones como el informe Chilcot, solicitado por Gordon Brown sobre la participación británica en la guerra de Irak, son imposibles en nuestro país.

Primero, los españoles anteponemos la lealtad partidista a la lealtad a la comunidad. Es inaudito que un presidente español pida a una autoridad prestigiosa que examine la labor de un Gobierno de su propio partido. Auditaremos todo lo que haga falta de los adversarios políticos. Ya sea deuda ilegítima o facturas en los cajones. Pero no cuestionaremos a los nuestros.

Segundo, los españoles no analizamos las decisiones, sino que juzgamos a los decisores. La comisión Chilcot evaluó la política británica antes, durante y tras la invasión de Irak. El objetivo era evitar que los desastres encadenados en la política exterior británica que llevaron a la guerra de Irak se vuelvan a repetir. Aprender de los errores. Ciertamente, se nombra a los responsables de actuaciones concretas, como Blair. Pero la meta de estos informes no es juzgar a un primer ministro del pasado, sino mejorar los protocolos de actuación que ayuden a tomar mejores decisiones a los primeros ministros del futuro.

En España es difícil que invirtamos tiempo y recursos en desentrañar el fondo de decisiones políticas complejas. Cuando estamos descontentos, nosotros vamos directos al juzgado alegando crímenes contra la humanidad o contra la Constitución. Denunciamos a los políticos frente a unos tribunales que no tienen ni los medios ni el mandato para ofrecer una fotografía completa del problema.

Para resolver cualquier fallo colectivo, necesitamos detectar las instituciones, y no sólo las personas jurídicas, responsables. Los agujeros negros, en política exterior o en corrupción interior, son el resultado de procesos llenos de detalles. De pequeñas decisiones, algunas justificables y otras no. Pero es más cómodo señalar con el dedo a alguien.

Queremos venganza, no aprender. Como Bush en 2003.

Enlace al artículo original en El País: Informe Chilcot: Autopsia o venganza

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otros y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s