¡Hoy es mi día!

Pues sí, hoy es el día del Eurociudadano… bueno, realmente es el día de Europa, pero como si fuera el mío, dado que para mí hoy es nuestra fiesta nacional…

Todos sabemos (porque todos lo sabemos, ¿verdad?) que hoy celebramos el aniversario de la declaración de Schuman, de la que nace la Comunidad Económica del Carbón y del Acero (CECA), que posteriormente, junto con la Comunidad Económica Europea y la Comunidad Europea de la Energía Atómica (EURATOM) formaron la actual Unión Europea.

Robert Schuman - El Eurociudadano nudista

Robert Schuman. Fuente.

Lo que pocos saben es que la CECA era la única que tenía plazo de caducidad (50 años desde su firma, por lo que desapareció el 23 de julio de 2002), y también la única de las tres que tenía una verdadera vocación integradora europea, dado que su funcionamiento era asimilable al de una federación, al contar con una Alta Autoridad con poder de imposición sobre los gobiernos nacionales (y no como el de las otras dos, cuyo funcionamiento es confederal, con el método intergubernamental en el que priman los intereses nacionales sobre el bien común… ¡y así nos va!). Y también resulta curioso que el país que promovió este primer paso en la integración europea, también fue el país que rechazó la Comunidad Europea de Defensa (en una extraña coalición de comunistas y gaullistas, muestra de que el nacionalismo hace extraños amigos). Todavía estamos pagando las consecuencias de esta negativa…

Y aunque puedes leer la declaración de Schuman íntegra en el portal de la Unión Europea, aquí entresaco las frases que me parecen más curiosas…

(…) Francia, defensora desde hace más de veinte años de una Europa unida, ha tenido siempre como objetivo esencial servir a la paz. Europa no se construyó y hubo la guerra. (…)

Una muestra de que, incluso en las grandes ocasiones, el chauvinismo francés sale a relucir…

(…) El Gobierno francés propone que se someta el conjunto de la producción franco-alemana de carbón y de acero a una Alta Autoridad común, en una organización abierta a los demás países de Europa.

La puesta en común de las producciones de carbón y de acero garantizará inmediatamente la creación de bases comunes de desarrollo económico, primera etapa de la federación europea, y cambiará el destino de esas regiones, que durante tanto tiempo se han dedicado a la fabricación de armas, de las que ellas mismas han sido las primeras víctimas. (…)

Primera referencia a que el objetivo es constituir una federación europea, cosa que muchos niegan en este momento.

(…)Europa podrá, con mayores medios, proseguir la realización de una de sus tareas esenciales: el desarrollo del continente africano. (…)

¡Vaya! ¡Primera noticia! ¡Teníamos interés en promover el desarrollo en África! No hemos tenido mucho éxito, visto el drama de la inmigración…

(…) Mediante la puesta en común de las producciones básicas y la creación de una Alta Autoridad de nuevo cuño, cuyas decisiones obligarán a Francia, Alemania y los países que se adhieran, esta propuesta sentará las primeras bases concretas de una federación europea indispensable para la preservación de la paz. (…)

(…) La Alta Autoridad común, encargada del funcionamiento de todo el sistema, estará compuesta por personalidades independientes designadas sobre bases paritarias por los Gobiernos, quienes elegirán de común acuerdo un presidente. Las decisiones de la Alta Autoridad serán ejecutivas en Francia, en Alemania y en los demás países adherentes. Se adoptarán las disposiciones adecuadas para garantizar las vías de recurso necesarias contra las decisiones de la Alta Autoridad (…)

Et voilà! Aquí el meollo de la cuestión… Las decisiones de la Alta Autoridad, formada por personalidades independientes, son ejecutivas y de directa aplicación a los gobiernos nacionales, como primer paso para la formación de una federación europea, indispensable para el mantenimiento de la paz… Nada que ver con la situación actual, en la que unos países parecen imponer sus criterios nacionalistas sobre los otros (como se piensa que hace Alemania con respecto a los países del sur, como Italia o España) debido al funcionamiento intergubernamental de la actual Unión Europea.

Menos mal que hay un lugar para la esperanza, en primer lugar, por la elección en Francia de su nuevo presidente, un europeísta convencido que no lo ha ocultado a lo largo de la campaña, y del que hablé antes de que fuera conocido por aquí en este artículo.

Brigitte y Emmanuel Macron - El eurociudadano nudista

Brigitte y Emmanuel Macron. ¡Yo también quiero votarlo!

Y el otro motivo para la esperanza es que parece que hay algún movimiento para recuperar el verdadero espíritu de la declaración de Schuman; lo podemos leer en un manifiesto publicado en la edición digital del día de hoy en El País, titulado Reinventemos EuropaLo firman varias personalidades (entre las que se encuentra un único español, Felipe González) agrupados en un grupo autodenominado Cívico Europa. A continuación, un extracto del manifiesto.

Después de los comicios en Hungría, Austria y Holanda, la elección de Emmanuel Macron —europeísta declarado— a la presidencia de la República Francesa crea una oportunidad histórica de refundar el proyecto europeo sin perder tiempo. Por eso hemos decidido abrir desde hoy un gran debate cívico continental que implique a nuestros ciudadanos en la redacción de un nuevo capítulo de la historia de nuestra Unión Europea.

Hace un año exacto llamábamos (…) a movilizarse contra las tentaciones de repliegue nacionalista y a promover un nuevo espíritu cívico europeo. También les invitábamos a unirse para crear las condiciones que permitieran reinventar la Unión Europea con un proyecto centrado en los ciudadanos. Ahora ha llegado el momento de esa transformación, de hacer de la UE una potencia política, democrática, industrial, cultural, ecológica y social, capaz de defender los intereses y los valores de nuestros conciudadanos, que se convierta en un elemento activo y fundamental de la globalización y deje de ser un observador débil y pasivo.

En muchos aspectos, nuestro llamamiento ha tenido eco. La conmoción provocada por el resultado negativo del referéndum británico y la nueva situación internacional, con la inesperada elección de Donald Trump y el endurecimiento de las posiciones políticas de Rusia, han hecho cada vez más patente que es urgente formar un frente europeo común. (…) Varios jefes de Estado y de Gobierno han incorporado estos temas a su reflexión, y la Unión, coincidiendo con el 60º aniversario del Tratado de Roma, ha esbozado las líneas generales de la hoja de ruta que reclamábamos. Varias de nuestras propuestas en materia social (por ejemplo, sobre derechos sociales) y de seguridad y de democracia (como las listas transnacionales) ya han empezado a debatirse en los Consejos de Ministros de la UE. (…)

Hoy tenemos el deber colectivo de actuar y todos debemos asumir esa responsabilidad. Somos conscientes de que nuestras sociedades todavía están fragmentadas: es urgente reforzar nuestras posibilidades de crecimiento, combatir enérgicamente las desigualdades e inventar los derechos y las libertades del futuro para ofrecer a todo el mundo unas perspectivas duraderas de progreso y de inclusión democrática; en caso contrario, la cohesión de nuestros países y de la UE correrá peligro. (…)

¿Cuál es la vía europea hacia un futuro mejor? (…) Hemos presentado a los dirigentes europeos unas propuestas concretas (…) en torno a siete aspectos: la democracia, la educación y la cultura, la dimensión social, el desarrollo duradero, la economía y la industria, la moneda y, por supuesto, la seguridad, la defensa y la política exterior. Pero queremos ir más lejos. Nos parece urgente dar nuevo aliento a nuestras democracias representativas fomentando una verdadera democracia deliberativa y participativa en Europa. Para ello, proponemos organizar un nuevo proceso participativo europeo que comience en otoño, cuyo propósito sea involucrar a los ciudadanos en la definición de las prioridades y los proyectos políticos de la Unión; de ahí saldrán pactos cívicos en toda la UE que comprometan la responsabilidad de los ciudadanos. Pedimos que todos los que están convencidos de que es necesario que inventemos juntos nuestro futuro se unan a nosotros y nos apoyen.

¡Amén! (es decir, ¡así sea!).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Europa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s