¿Está el rechazo al desnudo en los genes?

Los que me conocéis ya sabéis de mi afición a leer artículos retrasados, y aunque con los periódicos ya acabe en su día, ahora me estoy dedicando a leer las numerosas revistas que he acumulado a lo largo de mi historia. Ahora mismo, estoy devorando El País Semanal y ando por el año 2007 -es decir, voy con 10 años de retraso-.

Pero este retraso en la lectura tiene sus grandes ventajas, dado que ahora estoy descubriendo artículos que en su momento hubieran pasado desapercibidos: mi última publicación es una muestra de ello.

Pues bien, en uno de esos números he tenido la oportunidad de leer un pequeño artículo de Ángela Boto titulado ¿Está Dios en los genes?, en el que se dice, entre otras cosas…

El auge de la ciencia, que ha hallado una explicación racional a casi todo lo que sucede, no ha desanimado al 98% de la población mundial, que dice creer en una fuerza superior. Ante esa evidencia, algunos científicos se han puesto a buscar a Dios dentro del ser humano (…)

El florecimiento del pensamiento científico parecía esbozar el final de la fe, el desvanecimiento de la espiritualidad trascendente. Dios dejaría de ser la justificación de los hechos inexplicables de la naturaleza porque la ciencia encontraría las respuestas, las razones. Han pasado dos siglos y el 98% de la población mundial afirma creer en una fuerza superior; el 50% la denomina Dios. Ante la evidencia, parece que la ciencia no has tenido más remedio que plegarse a la búsqueda. Se busca a Dios entre las moléculas. (…) ¿En que lugar de la bioquímica se encuentra el templo del Altísimo? ¿Por qué tenemos fe?

A continuación, el artículo enumera las distintas teorías que sobre este tema se van elaborando: Andrew Newberg, de la Universidad de Pennsilvania, afirma que

nuestro cerebro es esencialmente una máquina creyente porque no tiene otra opción

mientras que Dean Hammer comenta que

tenemos una predisposición genética para la creencia espiritual

aunque se constata que al mismo tiempo que aumenta la fe, disminuyen las prácticas religiosas, subrayando con ello que no es lo mismo religión que espiritualidad…

¿Y que tiene que ver todo esto con el nudismo (o más bien, con el rechazo del desnudo)? Bueno, he elaborado mi propia teoría (peregrina) en base al siguiente argumento: al igual que el 98% de la población mundial cree en una fuerza superior, existe un patrón universal de rechazo al desnudo, independientemente del lugar, de la cultura, del clima, del momento histórico, de la religión, de la ideología política…

Es un tema que no llama la atención de los investigadores, quizás porque la gran mayoría de la población no se plantea siquiera la posibilidad de desnudarse a la vista de otras personas; por ello no conozco estudios serios que liguen ese rechazo al desnudo desde el punto de vista de la genética: casi siempre se le da explicación cultural (en los países nórdicos, en Holanda, el nudismo es aceptado por toda la sociedad), ideológica (los de derechas odian el nudismo, los progres lo aceptan), religiosa (la nudofobia de la Iglesia católica) o social (niño, no andes desnudo, que se te ve la pilila y se reirán de ti) e incluso histórica (en la edad media era normal bañarse desnudos). Todas ellas plantean problemas: en ningún país nórdico la gente va desnuda por la calle, sino que el desnudo se restringe, en todo caso, a las saunas. Ordenanzas contra el nudismo las dictan ayuntamientos gobernados por la derecha y por la izquierda. Muy escasas confesiones religiosas aceptan el desnudo social (ahora mismo, sólo se me ocurren los Jainistas, y entre ellos, únicamentge los monjes Digambara –fuente-). Todo ello me lleva a formular la hipótesis que da título al presente artículo: ¿está el rechazo al desnudo en los genes?

En el artículo de El País Semanal que ha generado esta reflexión, se habla que la necesidad de espiritualidad es probablemente un mecanismo que la evolución del ser humano ha incorporado en nuestra genética para permitir su supervivencia, dado que

el cerebro nos da dos funciones básicas: automantenimiento y autotrascendencia. Nos ayuda a adaptarmos y cambiar a lo largo de la vida. (…) Uno de los papeles más importantes de los genes de Dios en la selección natural es proporcionar a los humanos un innato sentido del optimismo.

¿Y cual sería el papel de los genes del rechazo al desnudo? Lo ignoro, pero en todas las sociedades, aún sin tener contacto entre sí, existen determinadas zonas del cuerpo que no deben ser mostradas: como ejemplos más relevante, los fetichismos sobre el cuerpo de la mujer que expone Marilyn Yalom en su obra A history of the breast (y que yo he empezado leer en su versión francesa Le sein, une histoire gracias a la generosidad de mi buen amigo Pau): pies pequeños en China, los pechos en Occidente, la nuca en Japón, las nalgas en África y el Caribe. Y como menciona su autora,

en cada caso, la carga sexual de esa parte del cuerpo tiene mucho que ver con su ocultación parcial o total.

Y aquí puede estar la clave: la genética nos hace identificar determinadas partes del cuerpo como reclamo sexual, y su ocultación como una cierta mitigación de ese deseo (aunque después, curiosamente, los que estamos desnudos no encontramos en el simple desnudo ningún reclamo sexual, y sin embargo, muchísima gente encuentra extremadamente erótico (extremadamente atractivo sexualmente, habría que decir) la ropa interior, es decir, las prendas que ocultan parcialmente ese cuerpo objeto de deseo.

Así que, en realidad, la ocultación tiene más poder de atracción sexual que el simple desnudo, pero socialmente la ocultación es aceptable y el desnudo integral una provocación… curioso, curioso…

Para seguir indagando en esta cuestión, os propongo ver este interesante documental que realizó la BBC , que fue emitido en su día por Cuatro, y que traigo aquí gracias a su publicación en Vimeo por el grupo NuCat. Así que… ya me contaréis que opináis de todo esto…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nudismo y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Está el rechazo al desnudo en los genes?

  1. rafadawn dijo:

    Muy interesante tu artículo. Lo estuvimos hablando el otro día y ha gustado que lo hayas expuesto aquí.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s