¡Salvajes!

Hace poco (a mediados de julio) estuve en la provincia de Huelva, y uno de los días nos dirigimos al monasterio de La Rábida. Junto al monasterio, se sitúan las réplicas de las tres carabelas, y rodeándolas hay una lengua de tierra que separa el estanque dónde se encuentran del cauce del río Tinto.

Pues bien, en este pedazo de tierra se encuentra una especie de reproducción de chozas y personas tal y como se supone que las debieron encontrar los descubridores a su llegada… y ahí se encuentra el origen de este artículo.

Realmente, el extintor demuestra que no era tan salvajes como pensábamos…

Tras haber visitado detenidamente cada una de las carabelas, y haberme hecho un poco a la idea de las grandes dificultades que suponía la navegación en ellas (y por tanto, el estado de extrema necesidad que debían tener aquellos marineros que embarcaban rumbo a lo desconocido), al llegar a una de esas primeras chozas vi a un par de niñas de unos seis o siete años de edad, acompañadas de su abuela, que empezaron a reír… pero no con risa alegre, sino burlona, tapándose parcialmente la cara con sus manitas, pero con los dedos abiertos para no dejar de ver la escena… se giraron hacia su abuela, y entre esas risas burlonas le dijeron: Mira, abuela, mira… y la abuela miró, y les dijo con total tranquilidad: Son salvajes…

¿Que salvajada habrá provocado esas risas? me preguntaba mientras me acercaba curioso hacia la puerta de la choza… y lo que me encontré fue esto:

En otra choza me encontré con este caballero…

Salvajes… estos, y otros apelativos, son los que habitualmente tenemos que oír las personas que nos gusta estar sin ropa; son palabras que los niños (y no tan niños) hemos oído en muchas ocasiones, y que pasan a formar parte de la memoria colectiva (también podríamos decir de nuestra cultura) y que crean un rechazo al desnudo social sin que nos demos cuenta. Los niños aprenden de todo lo que ocurre en su entorno; la gran mayoría de las personas que conforman nuestra sociedad no se plantean siquiera el desnudo en común: de pequeños, nunca vieron a sus padres desnudos, cuando se duchaban se les invitaba a cerrar la puerta del baño, incluso al cambiarse… y si alguna vez tenían la fugaz visión de un desnudo, se podían encontrar con respuestas de los más variopintas, siempre justificando lo pernicioso del desnudo. Esas niñas de La Rábida ya han interiorizado que las personas desnudas en público son salvajes…

Pero esa es una más de las barreras que impiden la normalización del desnudo en común: existen múltiples excusas más, aprendidas desde la más tierna infancia, que muchas personas emplean para justificar el emplear siempre bañador cuando van a la playa, y para impedir que otras personas se lo puedan quitar… a modo de ejemplo:

  • ¿Los nudistas? Esos son unos guarros.
  • Vístete, maricón… ¡no ves que hay niños delante..!
  • ¿Los nudistas? Pervertidos, eso es lo que son.
  • Una vez, cuando era joven, fui a una playa con unos amigos y nos quitamos el bañador… ¡que locura!
  • ¿Los nudistas? Esos exhibicionistas mostrando sus colgajos…
  • ¿Nudismo? Ya no tengo edad, no se me pasa por la cabeza… (un ejemplo en un personaje público lo tenemos en esta noticia de La Sexta)
  • ¿Los nudistas? ¡Cerdos!
  • ¡Desvergonzada! Y luego dicen que las violan…
  • ¿Los nudistas? Cochinos…
  • ¿Tu vas a playas nudistas? Pues “eso” tiene que absorber arena… ¡Me lo estoy imaginando rebozado! (esta frase la dice Cristina Pedroche en el programa 860 de Zapeando cuando descubre que Ana Morgade va a playas nudistas aún siendo famosa… ¡bravo, Ana! )
  • ¿Los nudistas? Nadie en su sano juicio se desnuda en público… ¡son unos dementes!
  • ¿Sabes un truco que funciona? Antes de empezar tu discurso, te imaginas que todo el mundo está en pelotas… la risa que te dará te tranquilizará…

Todas estas frases, oídas desde la más tierna infancia y en múltiples ocasiones, como afirmaciones que no admiten discusión, van calando, calando, calando… bien ridiculizando o bien estigmatizando el desnudo, y al final se convierten en dogmas de fe inquebrantables.

¿Inquebrantables? No. Un grupo de gente formado por irreductibles nudistas resiste todavía y siempre al bañador…

Pero este grupo inquebrantable tiene a muchos enemigos enfrente: el desconocimiento de la realidad legal por gran parte de la población (incluso de algún policía que conozco, que afirma que no se puede hacer top-less en presencia de menores), y sobre todo, el desprecio que se tiene hacia los nudistas, como muestra este anuncio emitido en el verano de 2017… el respeto a los espacios tradicionalmente nudistas brilla por su ausencia…

Sin embargo, estos mismos individuos que son capaces de denigrar de esta forma a un gran número de conciudadanos, poniendo casi siempre como excusa a los niños, no tienen ningún reparo en aceptar, por ejemplo, la hispersexualización de las niñas, es decir, el convertir en objeto de deseo a las niñas desde su más tierna infancia, tal y como denuncié en su momento en mi artículo La cosificación del cuerpo (femenino), y que se sigue produciendo como se puede ver en el artículo de La Vanguardia La hipersexualización de la sociedad: niñas sexis, infancia frágil.

Entresaco algunas frases del artículo:

En los vídeos musicales, la publicidad, las series o la moda aparece en muchísimas ocasiones este telón de fondo de la hipersexualización (sobre todo de la mujer), los cuerpos como reclamo y como mercancía. En este contexto, en una cultura también muy visual, señala Begonya Enguix, antropóloga y profesora de la UOC, se añaden las redes sociales y el uso que hacen de ellas los chicos y chicas cada vez más jóvenes. Una redes sociales mediatizadas, indica, por la imagen, ya que es la imagen que se proyecta en ellas la que estructura las relaciones y la convierte en una medida del éxito.

Desde edades muy tempranas (que puede empezar incluso antes de los diez años) se atisba el peligro de crecer bajo la falsa creencia de que el éxito social está vinculado a la imagen, explica Amàlia Gordóvil, profesora de Psicología y Ciencias de la Educación (UOC), y se corre el riesgo en estas edades de perder una serie de valores fundamentales como la espontaneidad, el disfrute o la creatividad.

Eden Wood. La modelo americana (a la derecha) ha cumplido esta semana 12 años (Instagram)
Fuente: La Vanguardia.

En los niños se percibe menos porque en este mundo de la infancia se trasladan también los roles de género de los adultos, pero las niñas sí que pueden acabar a la larga actuando como objetos sexuales. Es decir, indica Begonya Enguix, asumir un sistema de relaciones de género en el que ellas están para agradar al chico, al hombre. (…)

La sexualización consiste, según un informe del Parlamento Europeo, en un enfoque instrumental de la persona mediante la percepción de la misma como objeto sexual al margen de su dignidad y sus aspectos personales. (…)

Una niña modelo posa en Instagram
Fuente: La Vanguardia

Cobo considera que el atractivo sexual se ha convertido en parte fundamental del nuevo modelo que se exige a adolescentes y mujeres adultas, imágenes sexualizadas que eclipsan otros tipos de representación femenina. Esta presión para que las mujeres hagan de su cuerpo y de su sexualidad el centro de su existencia se manifiesta en una cultura de la exaltación de la sexualidad, en la pornografía y en la prostitución, señala la profesora. La mujer, de nuevo, despersonalizada bajo el discurso de que la sexualización forma parte de la naturaleza femenina.

Pero esto ya no es suficiente. El dominio masculino y el neoliberalismo, indican las expertas, han puesto en el mercado los cuerpos de las niñas. Sólo cabe por tanto la reacción crítica. (…)

 

Una niña posa como modelo en Instagram
Fuente: La Vanguardia.

Y evidentemente, la hipersexualización de las niñas consigue su objetivo: la gran mayoría de las adolescentes y de las mujeres asumen un sistema de relaciones de género en el que ellas están para agradar al chico, al hombre…

¿Ejemplos? ¿Que me dices de la utilización del cuerpo femenino en esos grandes éxitos de la música, que tienen éxito por sus videos en los que siempre aparecen mujeres como objetos de deseo? Observa este vídeo despasito…

Otro ejemplo, más imperceptible… la publicidad de este detergente, en el que se muestra a la protagonista casi siempre mostrando su mejor perfil, cerrando el tambor con el culo (vamos. lo que hacemos todos)… Es decir, utilizando a la mujer como reclamo sexual para vender…

Y un último ejemplo, está vez mostrando la crueldad de un sistema que hace de la mujer imposible un objeto de deseo: la exigencia que se le hace a Miss Reino Unido para que adelgace, a pesar de tener una talla 38.

Zoiey Smale en una foto de su Twitter. Fuente: El País.

Zoiey Smale, de 28 años, fue coronada como Miss Reino Unido 2017 el pasado mes de junio y cuando se preparaba para competir en el certamen internacional Miss Continentes Unidos, cuya final se celebra en Ecuador en septiembre, la organización le dijo que tenía que bajar de peso. Smale mide 1,80 cm, pesa 70 kg y viste una talla 38 y no comprendía por qué tenía que adelgazar más. “No estoy gorda en absoluto, estoy en la media. ¿Cómo me piden que pierda todo el peso posible para la competición? Es horrible, me han hecho sentirme una basura durante este tiempo”, ha asegurado la aspirante al diario británico Daily Mail. (…)

“No creo que deban decir eso, es horrible. Esa delgadez no es un buen modelo a seguir. Están dañando a las jóvenes diciéndoles que son gordas. Hace diez años me habría tomado esto en serio. Devolví mi título porque no voy a apoyar una competición que haga esto a la gente”, ha asegurado.

Tras abandonar la competición, Smale quiere aumentar la conciencia de este tipo de concursos de belleza, en los que afirma que las mujeres con curvas se mantienen en un segundo plano y las más delgadas muchas veces hace de acompañantes de hombres. (…) “Aquí quieren promover dinero, son hombres de negocio los que lo patrocinan y solo quieren ver a chicas semidesnudas”, ha criticado.

Otra foto de Zoiey Smale de su Twitter. Fuente: El País.

 

Y ahora, dime… ¿quienes son los salvajes?

 

Postdata: el artículo, como habréis intuido, contiene un pequeño homenaje a los libros de Asterix, que siempre comienzan con la leyenda Estamos en el año 50 antes de Jesucristo. Toda la Galia esta ocupada por los romanos… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor.

Fuente

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nudismo y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Salvajes!

  1. rafadawn dijo:

    Excelente artículo. En lo del anuncio de la casera no estoy de acuerdo contigo plenamente. Dices ” desprecio que se tiene hacia los nudistas, como muestra este anuncio emitido en el verano de 2017″
    No oigo ni veo ningún comentario similar a los que has puesto antes, acertados, ni ninguno que lo trate como negativo o perjudicial para niños. El anuncio no me parece acertado en absoluto, y le hace un flaco favor al nudismo, pero más por ninguneo que por desprecio.

    Me gusta

  2. César dijo:

    Un artículo sencillo, claro y accesible a todo el mundo sobre la problemática del nudismo. Yo soy de los que piensan que no hay que tomarse muy en serio los posibles desprecios hacia el nudismo de determinadas empresas. Posiblemente sus publicitarios, no se hayan parado a pensar sobre la tontería de anuncio que han creado.
    Se mueven por intereses puramente crematísticos y en su afan por vender son capaces de plantearnos las ideas más pueriles desde la visión más aldeana, por no decir paleta, con tal de vender. Yo no descartaría que alguno de sus creadores haya disfrutado de un baño sin bañador éste verano. ¿Por qué no? Ahora, a la hora de contar una historia, el cuento cambia. Muchas veces los humanos somos así.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s