Manifiesto sobre el futuro de Europa: un destino compartido – 4 – El Consejo europeo.

Ir a Manifiesto sobre el futuro de Europa: un destino compartido – 3 – El Parlamento europeo.

En esta semana del 22 al 28 de octubre, un hecho relevante ha ocurrido: por primera vez en la historia, la Comisión ha pedido a un país que rehaga sus presupuestos por no ajustarse al pacto de estabilidad. Pero además, el país infractor es también uno de los fundadores: Italia.

Parece que cada vez es más necesario implantar las propuestas que hace el grupo Spinelli, y al mismo tiempo, cada vez lo veo más difícil… los populismos son la antítesis de la construcción europea…

Así que, con un poco de desesperanza, prosigo con la publicación del manifiesto…

Captura de pantalla 2018-09-26 a las 22.25.33

El Consejo europeo

El Consejo europeo ha crecido en importancia desde su creación en 1974, y más todavía desde el Tratado de Lisboa. Sus competencias generales consisten en orientar estratégicamente a la Unión –una tarea que en su conjunto no desempeña demasiado mal-. Su presidente, Donald Tusk, se ha aplicado en promover su propio papel consistente en fijar las reglas del juego. Los que está mucho menos claro es el papel que juega el Consejo europeo en asuntos legislativos –papel que oficialmente le está prohibido –Artículo 15 (1) TUE. El Consejo puede reunirse de vez en cuando a nivel de jefes de Estado o de gobierno para tomar decisiones ejecutivas jurídicamente vinculantes. Los jefes de gobierno deben reunirse de vez en cuando para tomar decisiones ejecutivas jurídicamente vinculantes-. Pero el Consejo europeo dispone de un cierto nivel de arbitraje, es un poco como un tribunal de apelación, en las situaciones en las que el Consejo de ministros, considerado como un escalón inferior, se encuentra en un callejón sin salida. –Artículos 31 (2) TUE y 48, 82 (3) y 83 (3) TFUE-. Formalmente, es quien fija el orden del día del Consejo en asuntos judiciales o de interior – Artículo 68 TFUE·-. Pero a menudo está tentado a sobrepasar sus prerrogativas y frecuentemente interviene en el trabajo legislativo del Consejo, al contrario de lo que impone la letra de los tratados. Esto fue evidente en el caso de la definición de los recursos propios de la Unión de la fijación del marco financiero plurianual –Artículos 311 y 312 TFUE, respectivamente-. En 2012, y de forma determinante, el Consejo europeo alteró el texto de un proyecto de ley sobre las patentes únicas. Arrogándose para sí poderes ejecutivos el Consejo europeo a fijado los objetivos de emisión de la UE, también ha prescrito políticas presupuestarias para los países con déficit excesivo, y ha concluido directamente un pacto con Turquía sobre los refugiados.

El ascenso del Consejo plantea la pregunta sobre su legitimidad democrática. Su presidente esta obligado a dar cuenta al Parlamento europeo tras cada reunión formal – Artículo 15 (6) (d) TUE-. Recomendamos que se presente más a menudo frente al Parlamento, no sólo en los plenarios o en las reuniones a puerta cerrada de la conferencia de presidentes, sino también con ocasión de las reuniones públicas de las comisiones parlamentarias –El paquete legislativo “gobernanza” (six-pack) ya exige que el presidente del Consejo europeo se presente en la comisión de asuntos económicos y financieros del Parlamento, aunque esto no ha ocurrido jamás-.El presidente del Consejo europeo también debería aceptar responder a preguntas orales y escritas de los diputados con respecto al trabajo de su institución –Herman Van Rompuy, presidente del Consejo europeo entre 2009 y 2014, aceptó responder a preguntas escritas de los diputados europeos, pero solamente sobre temas su plan de trabajo personal y no sobre las reuniones y decisiones del Consejo europeo.

Consejo europeo - 30 de enero de 2012 - Herman van Rompuy - El eurociudadano nudista

Foto de ramilia del Consejo europeo del 30 de enero de 2012, presidido por Herman van Rompuy. Fuente.

Aceptamos la lógica de evolución del Consejo europeo y sugerimos que sea levantada la prohibición esencialmente ficticia que se le hizo de legislar. En su lugar, el Consejo europeo debería hacerse cargo explícitamente de dirigir, coordinar y hacer coherentes los trabajos de los consejos ministeriales. El Consejo de Asuntos generales (CAG) debiera tener un papel relevante en este sentido.

En estas circunstancias, tendría sentido abolir la presidencia rotatoria del Consejo ordinario. Este sistema tenía su razón de ser en los primeros años de la Comunidad europea, pero ha perdido su eficacia y ha contribuido a embarullar la fijación de los órdenes del día, incluso a errores e incoherencias en términos de legislación –Artículo 16 (9) TUE-. En un espíritu más meritocrático, cada formación del Consejo, así como el Eurogrupo, en tanto que organismo informal que reúne a los ministros de Finanzas de los países de la zona euro, deberían elegir su propio presidente por un periodo de dos años y medio. El presidente del Consejo europeo (o su adjunto) debería presidir el CAG (sin tomar parte en las votaciones).

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión, propuso fusionar sus funciones con las del presidente del Consejo europeo. Hay que poner de manifiesto la confusión que, según él, engendraría la existencia concurrente de dos presidencias, particularmente a los ojos de los países terceros y de los organismos internacionales. La fusión de los dos puestos, si algún día se eligiera de forma directa, crearía un súper presidente.

Sin embargo, el presidente Tusk afirma por su parte que esta reforma promovida por Juncker no limita la autonomía de los jefes de gobierno. El Grupo Spinelli cree, por el contrario, que una fusión de los dos poderes atacaría la separación de poderes y conllevaría a una toma de control virtual de la Comisión por parte del Consejo europeo. Comprometería decisivamente el papel clásico de la Comisión en tanto que guardiana de los Tratados. La lógica de nuestra propuesta que consiste, por una parte, en el refuerzo del poder ejecutivo de la Comisión, y por otra, del poder legislativo del Consejo, no puede transigir con esta fusión.

Ir a Manifiesto sobre el futuro de Europa: un destino compartido – 5 – La Comisión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Europa y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Manifiesto sobre el futuro de Europa: un destino compartido – 4 – El Consejo europeo.

  1. Pingback: Manifiesto sobre el futuro de Europa: un destino compartido – 3 – El Parlamento europeo. | El eurociudadano nudista

  2. Pingback: Manifiesto sobre el futuro de Europa: un destino compartido – 0 | El eurociudadano nudista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.