Una contradicción…

Un domingo. Un diario. Un suplemento. Una carta a la directora. Un anuncio. Dos mensajes. Una contradicción…

El pasado domingo, 30 de enero, recogí, como es habitual en los últimos tiempos, la edición dominical del diario El País y su suplemento semanal, El País semanal. Normalmente, suelo leer en primer lugar el diario y dejo el suplemento para mis desplazamientos al trabajo, pero ese fin de semana, no se porqué, dediqué un poco de tiempo a las primeras páginas del diario, y a continuación me puse a hojear el suplemento. Y por esa razón me encontré con dos mensajes y una contradicción.

Empiezo por el segundo mensaje. Como ya podéis suponer, se trata de un anuncio:

El País Semanal, 30 de enero de 2022

Este anuncio forma parte de una campaña que no sólo incluye medios escritos, sino que también podemos ver en estos momentos en forma de anuncios televisivos: en ambos casos, el público objetivo es claramente la mujer, y el eslogan, muy claro: con una barriga sana, todo fluye mejor. Y a continuación, como en todo anuncio, las bondades del producto…

¿Algún problema? La ambigüedad calculada de la palabra barrigaActivia, marca registrada del grupo Danone, emplea barriga como sinónimo de estómago en el texto del anuncio, y por ello anuncia que

Los probióticos (…) son claves para mejorar la digestión, para regular la absorción de nutrientes y para potenciar la salud

Anuncio de Activia – El País Semanal – 30 de enero de 2022

Sin embargo, el público objetivo del anuncio (las mujeres) emplea barriga como sinónimo de panza, tripa, vientre, abdomen… es decir, mira a Edurne y piensa: ¡que envidia! ¡Ya quisiera tener la barriga de Edurne! ¡Tendré que tomar mucho Activia para tener la barriga de Edurne!, sin pensar en que, con casi total probabilidad, la foto estará totalmente retocada… Casi todas las mujeres que conozco siempre están hablando de que les sobre barriga, aunque también en casi todos los casos tienen el vientre casi plano (pero no retocado como el de Edurne… ¡su barriga es real!).

Y frente a este anuncio, la carta a la directora que publica el mismo día el diario El País:

¿Qué? ¿Son o no contradictorios estos dos mensajes? Y ante la duda, ¿por cual se decantarán la mayoría de mujeres? ¿Por estar contentas con su propio cuerpo? ¿O por intentar conseguir la falsa barriga de Edurne?

Postdata: en absoluto hago responsable a Edurne de la utilización de su imagen y su probable manipulación: la única responsabilidad del contenido del anuncio corresponde a la agencia publicitaria y al anunciante.

Esta entrada fue publicada en Igualdad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.