Si le dijera a la Tropa… (con música de Luis Eduardo Aute)

Hoy, lamentablemente, hemos conocido el fallecimiento de Luis Eduardo Aute, uno de los cantautores que más han influido en la historia reciente de nuestro país. Innumerables homenajes se le están dedicando en el día de hoy, y supongo que en los próximos días, en televisiones, radios, redes sociales…

Luis Eduardo Aute - discogs - El Eurociudadano nudista

Luis Eduardo Aute, en sus años mozos – Fuente

Sin embargo, en el año 1994, a finales de julio, hice mi particular homenaje a Luis Eduardo Aute, en mi último campamento con el Grupo Scout Antares (y el último campamento de mi vida, si no cuento los 4 ó 5 días que pasé el año siguiente visitando al mismo Grupo en Kandersteg).

Yo ya había comunicado a lo largo de la Ronda Solar (año Scout, similar al curso escolar) que abandonaba el Grupo, desde que hicimos el PEG (Proyecto Educativo de Grupo). Pero mis troperos y el resto de lobatos, pioneros, rutas… no sabían nada de mi decisión (a excepción de Sandra, guía de Coyotes, a la que se lo comenté en una acampada en el pantano del Regajo, sobre el mes de noviembre del año anterior si no me equivoco de fecha).

Revista del Campamento de Zuriza 1994 - Grupo Scout Antares - El Eurociudadano nudista

Portada de la revista de mi último campamento

Revista del Campamento de Zuriza 1994 - Grupo Scout Antares - El Eurociudadano nudista-1

Inspirado en La canción del pirata de Espronceda, un poema para animar a la asistencia al campamento…

Así que, como homenaje a mis troperos (nombre familiar, puesto que a los miembros de esta rama se les llama, sencillamente, Scouts), e indirectamente, a Luis Eduardo Aute, les canté, en la noche de los pasos (cuando por edad cambian de rama) esta canción, que sigo recordando hoy como si fuera aquel día (letra propia, que sigue ahora, y música de Aute, Al alba).

Si le dijera a la Tropa
lo bien que lo he pasado
con todas esas Patrullas
que me han alucinado
sabrían perfectamente
cual es ahora mi estado.

Presiento que tras los pasos
vendrá el paso más largo
quiero que no olvidemos
el año que hemos pasado.
Troperos, troperos,
no os olvidaremos.

Y a los que nos quedamos,
estemos siempre alegres
Lobatos nos han llegado
alegres y confiados
que esperan de nosotros
una estupenda acogida.

Presiento…

Y nosotros, los Scouters…
(aquí no recuerdo la letra; espero poder encontrarla, porque tengo también la canción que los troperos me compusieron y cantaron en la última noche de campamento, tras un discurso muy sentido de Chete Giménez, cuya letra decía: ISU, no te olvides, por favor… … vente algún día de excursión…)

Espero que sirva como recuerdo de aquel año para mí inolvidable, y como homenaje a este gran artista que nos ha abandonado.

Si quieres saber algo más de los Scouts, puedes consultar estas páginas:
Federación de Escultismo en España
Organización Mundial del Movimiento Scout

 

Publicado en Scouts | Etiquetado , , | Deja un comentario

Tenemos un radar para el racismo, pero no para el odio a las mujeres

Sigo con el hilo conductor de la igualdad; al inicio de esta categoría, empecé a hablar de la igualdad de genero, pero durante esta semana he introducido una igualdad no menos importante, como es la igualdad económica (lo que en el lenguaje económico se llama redistribución de la riqueza); ahora vuelvo a hablar de la igualdad de genero transcribiendo un extracto del artículo que la filósofa (y reportera de guerra en Afganistan, Kosovo e Irak, durante 10 años) Carolin Emcke publicó en el diario El País, en su suplemento Ideas, el pasado 3 de noviembre de 2019. En él analiza como la xenofobia trata de acaparar el discurso político.

(El titular de la entrada corresponde a la versión impresa; sin embargo, en la versión digital el artículo se llama La extrema derecha tiene una utopía, que es regresiva. Ni los conservadores ni los social­demócratas tienen una.)

Carolin Emcke - Consuelo Bautista - El País - El Eurociudadano nudista

Carolin Emcke. Foto de Consuelo Bautista en El País. – Fuente

Tenemos un radar para el racismo, pero no para el odio a las mujeres

La periodista y filósofa alemana Carolin Emcke (Mülheim an der Ruhr, 1967) lleva muchos años observando y reflexionando sobre diferentes formas de violencia que condicionan nuestras vidas. (…) Sus libros Contra el odio (Taurus, 2017) y Modos del deseo (Tres Puntos, 2018) son un referente en los debates sobre la emergencia de una extrema derecha racista y xenófoba que trata de acaparar y condicionar el discurso político. (…).

PREGUNTA.  En su obra aborda la relación entre poder y violencia. ¿Qué es lo que más le preocupa en relación con esta cuestión?

RESPUESTA.  Me preocupa la fuerza que está adquiriendo una ideología autoritaria, antimodernista y basada en dogmas de pureza que construye la realidad como si fuera un peligro, una amenaza. Esta ideología está cambiando el discurso político en el sentido de normalizar el racismo, el antisemitismo, el antifeminismo, y contribuye a deshumanizar a las personas o colectivos que más tarde son víctimas de atentados de la extrema derecha. El problema es que, cuando se producen, focalizamos el debate en la violencia y despolitizamos el contexto ideológico que la hace posible. No solo tenemos que luchar contra el extremismo cuando es violento, sino contra la ideología que lleva a la violencia.

P.  ¿Podría esa ideología llegar a ser hegemónica como lo fue en la primera mitad del siglo XX?

R.  En EE UU ya está en la Casa Blanca, en Brasil la sostiene el presidente, la encontramos en muchos países europeos y ahora también en España, con Vox. No está en la periferia de la sociedad, sino en el centro.

P.  ¿Qué papel cree que desempeñan los medios de comunicación en la expansión de ese discurso?

R.  Se han convertido en su principal instrumento de propaganda porque no entienden su estrategia. La extrema derecha no tiene ningún interés en discutir ni ganar ningún debate. Lo único que buscan es visibilidad. Y eso es lo que les proporciona el mal periodismo que recurre a las tertulias sobre política para ganar audiencia. La patología de la televisión actual es confundir neutralidad con cinismo. El problema de esos programas es que solo son una simulación de debate. Y no es cierto que todas las opiniones valgan lo mismo. Hay opiniones que están basadas en mentiras. Lo que la extrema derecha busca es que no se distinga entre verdad y mentira.

P.  En España, la extrema derecha ataca con especial virulencia al feminismo. Utiliza incluso el término “feminazis”. ¿Por qué cree que lo hace?

R.  Lo relevante de esa ideología es que trata a la sociedad como un cuerpo y presenta cada diferencia religiosa, de identidad o de sexualidad como si fuera una contaminación del cuerpo, una enfermedad. Una de las primeras leyes de los nazis en Alemania fue prohibir que los judíos pudieran nadar en las piscinas públicas. Esa idea de contaminación, de marcar al “otro”, es terrible, pero también me parece un síntoma de fragilidad. Muchos hombres se sienten vulnerables ante el avance del movimiento feminista. Solo la idea de que tienen que aprender algo, cambiar algo, les altera y reaccionan con infantilismo.

P.  Pero también hay una cuestión de poder, ¿no cree? Lo que molesta del Me Too es que haya conseguido a través de la denuncia pública lo que no se lograba en los tribunales.

R.  Claro. El problema es que tenemos un radar para el racismo y para el antisemitismo, pero no tenemos un radar muy sensible para el odio a las mujeres. Y creo que es necesario que ese radar exista. Me Too es un ataque, pero no contra los hombres en general, sino contra la injusticia y la desigualdad. ¡Es tan evidente que no se puede ni se debe aceptar la violencia en una relación! Eso no es negociable. Lo que han conseguido las mujeres con estas protestas es cambiar el lugar de la vergüenza. Que quien ha de sentir vergüenza sea quien comete el abuso. La persona que se defiende no debe sentirse avergonzada.

P.  Pero si solo las mujeres reaccionan ante esos ataques o cuando se produce un crimen machista, ¿no alimenta eso la idea de cuerpo extraño?

R. Sí. Tenemos que conseguir que los hombres luchen contra el antifeminismo; es una cuestión de rechazo de la violencia, de justicia, de derechos humanos. No quiero vivir en una sociedad que deja a judíos, homosexuales o a las mujeres solos para defenderse. (…)

Enlace al artículo original en El País: La extrema derecha tiene una utopía, que es regresiva. Ni los conservadores ni los social­demócratas tienen una.

Publicado en Igualdad | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Una de parásitos

Relacionado con el artículo de ayer, Las dos Españas que ve la ONU, otro artículo que habla de cómo la sanidad privada en España se ha convertido en un parásito de la sanidad pública; lo publicó Edurne Portela en el suplemento Ideas de El País el pasado 3 de noviembre de 2019, es decir, antes de que comenzara la pandemia del COVID-19 en China… En ese momento, no dejaba de ser un artículo más sobre la transferencia de fondos públicos para beneficio privado, pero en la actualidad, cobra una relevancia inusitada…

Marea blanca en Madrid - Septiembre 2019 - Kike Para - El País - El Eurociudadano nudista

Manifestación de la autodenominada Marea blanca en defensa de la sanidad pública – Foto de Kike Para publicada en El País – Fuente

Una de parásitos

Viví casi 18 años en Estados Unidos, 5 de los cuales tuve una mala racha de salud debido en parte a un accidente de coche, en parte a una enfermedad generada por mi propio cuerpo. Los médicos tardaron tiempo en diagnosticarme y dar con el tratamiento adecuado para los dos problemas médicos. No podría enumerar la cantidad de pruebas, consultas y sesiones de fisioterapia a las que asistí. El coste de todos los tratamientos fue astronómico, pero yo trabajaba en una universidad y estaba asegurada. Mi universidad pagaba mensualmente más de 500 dólares por mi seguro, a lo que se sumaban 100 de mi bolsillo. ¿Qué hubiera pasado de no haber tenido un empleador que pagara mi seguro de salud? Me habría arruinado o habría vuelto a España. Las personas que defienden la sanidad pública —entre las que me encuentro— siempre ponemos el ejemplo de EE UU como un sistema despiadado que abandona a los más vulnerables. El miedo, viendo las propuestas de reforma de la sanidad pública de los partidos de derechas neoliberales, y constatando los tejemanejes que en Valencia o Madrid han hecho los Gobiernos del PP, es que lleguemos a una situación similar. Leo el libro de Javier Padilla ¿A quién vamos a dejar morir? (Capitán Swing, 2019) y descubro que ese no es el riesgo, que la versión española neoliberal es más perversa: puro parasitismo.

El modelo parásito consiste, según Padilla en “I) estabilizar los ingresos económicos de la empresa privada y favorecer que esta actúe como parásito de lo público y II) que el sistema público sea lo suficientemente deficiente como para crear la necesidad de conciertos público-privados y de aseguramientos privados individuales y colectivos”. Piensen en los beneficios que extraen de lo público las empresas a las que se adjudica la construcción de hospitales, en cómo y a quién se hacen esas adjudicaciones. Cuántos servicios (sanitarios o no) se externalizan a empresas privadas, aprovechando las deficiencias de lo público y creando así un canal por el que los fondos llegan al sector privado. Llego a la conclusión de que cuando pensamos en la defensa del sistema público de salud tenemos que considerar las particularidades de nuestro sistema, tan propenso a canalizar el dinero de todos hacia el bolsillo de unos pocos, de mantener lo público para engordar lo privado.

La deriva de nuestra sanidad hacia una aceptación de la lógica neoliberal sí tiene en común con Estados Unidos el abandono de los más vulnerables. Ante el fallo de las políticas de protección del Estado, dice Padilla, “la sanidad actúa de desagüe para todo aquello que va fallando socialmente, medicalizándose no sólo el sufrimiento, sino también la desesperanza”. Uno de los principales argumentos del libro es que el cuidado sanitario es una mínima parte de la ecuación cuando pensamos en salud, que para estar sanos hace falta que se den condiciones de vida dignas: empleo, vivienda, condiciones medioambientales, igualdad de género. Por poner una metáfora cruda: es como pensar que curando las heridas de la mujer que llega al hospital después de una paliza de su marido se soluciona la violencia de género. Los hábitos de vida saludable son asequibles para los más ricos, mientras que se culpabiliza a los más pobres por no cumplir con ellos (hacer yoga, comprar ecológico, dormir ocho horas). Lo que propone Padilla, y no puedo estar más de acuerdo, es abordar no sólo el síntoma, sino también la causa, que está, como siempre, en las condiciones materiales de la existencia.

Enlace al artículo original en El País: Una de parásitos.

Publicado en Igualdad | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Las dos Españas que ve la ONU

Esta entrada está dedicada a algo que en esta situación de confinamiento cobra más importancia, si cabe: cómo, durante la crisis, se optó por beneficiar a los ricos y a perjudicar a los pobres (sí, perjudicar, sin paliativos). De como ahora echamos de menos los recursos que antes se dilapidaron en forma de copas América, Terras Míticas o aeropuertos / AVE para todos, y que debieran haber sido destinados a educación, justicia o sanidad, los tres pilares del estado de bienestar (en sanidad incluyo dependencia, ámbitos íntimamente interrelacionados).

Para ello, voy a traer tres artículos, publicados en el El País; empezaré por los dos más recientes, publicados en la edición impresa el día 15 de marzo de 2020; el primero, publicado en el suplemento Ideas, es una entrevista al filósofo belga Michel Feher, en la que habla, entre otras cosas, de como desde los años 90 los países más desarrollados empezaron a desmantelar el estado del bienestar. A continuación, un extracto de la entrevista (recomiendo su lectura íntegra: más abajo está el enlace al artículo original).

Michel Feher - Consuelo Bautista - El País - El Eurociudadano nudista

Michel Feher – Foto de Consuelo Bautista en El País – Fuente

La extrema derecha otorga solvencia a quien se une a sus valores

Dice el filósofo Michel Feher (Bruselas, 1956) que somos una sociedad de gestores de carteras. Que si hemos diluido las fronteras entre trabajo y vida privada, si confundimos la explotación laboral con la autorrealización personal y optimizamos nuestra rutina es porque el crédito es el valor esencial de la civilización contemporánea. Todos (Estados, empresas e individuos) vendemos 24/7 nuestra reputación y servicios. Y la izquierda todavía no parece enterarse y vive anclada en arquetipos obsoletos, confundida frente a la ultraderecha. (…)

PREGUNTA.  Sostiene usted que el auge de la extrema derecha es consecuencia del neoliberalismo y no, como se ha defendido, una reacción contra las élites económicas.

RESPUESTA.  Hay que poner contexto para entenderlo. En los años noventa, los Gobiernos desarrollaron las políticas del crédito: los países más desarrollados desmantelaron el Estado del bienestar y quitaron poder a los sindicatos porque querían atraer a inversores ofreciéndoles las condiciones más favorables. Como aquellos Gobiernos tenían que ser reelegidos, optaron por promesas tipo: No os podemos ofrecer más beneficios que la seguridad social, pero os mejoraremos y convertiremos en empleables. No prometemos más ayudas públicas, pero presionaremos para que los mercados os den dinero, os hipotequéis con casas y estudios y así seréis solventes. Se convirtió a los ciudadanos en activos. Aquello generó más precariedad. Después, con la crisis financiera de 2008, los Gobiernos salvaron a los bancos y no a la gente.

P.  Y aumentaron las políticas de austeridad.

R. Sí, fue brutal. Las promesas gubernamentales reforzaron la narrativa de los activos valiosos: unos valen y otros no. Hay que deshacerse de los que no. Se desacredita a los inmigrantes que se ahogan en el Mediterráneo y se complica todavía más el acceso a las ayudas públicas. Las diferencias entre izquierda y derecha se diluyen mientras aumenta la brecha entre ricos y pobres. Pero hay una gran parte de la población que ni puede beneficiarse de las ayudas fiscales para los de arriba ni son lo suficientemente pobres para acogerse a las ayudas públicas. ¿Qué puedes ofrecer a esa gente? Ahí es cuando la extrema derecha entra en escena, de la mano de la esencia del neoliberalismo, no contra él. La extrema derecha ofrece el crédito de la solvencia a quienes se adhieren a sus valores.

P.  Cree que estamos en una nueva meritocracia.

R.  Lo digo de forma irónica. Obviamente, no se trata de un escenario en el que la gente esté siendo pagada y reciba cosas en función a sus méritos. Esta meritocracia responde a esta era de la financiación. Ya no se trata de la distribución y del valor del producto en sí, sino de la asignación del crédito y la confianza que éste recibe. Y por crédito me refiero al financiero, pero también al moral. Qué y a quién se considera solvente. La principal competición hoy en día consiste en decidir quién merece ese crédito y por qué. (…)

Y enlazando con la actuación de los gobiernos europeos durante la crisis comentada más arriba, un extracto del artículo de opinión de Claudi Pérez, comentando cual debe ser la respuesta económica a la presente crisis del coronavirus.

Consejo de ministros del 14 de marzo - José María Cuadrado Jiménez - El País - El Eurociudadano nudista

Consejo de ministros celebrado en sábado 14 de marzo – Foto de José María Cuadrado Jiménez en El País – Fuente

Actúen, actúen ya

La Gran Recesión es uno de los mayores gatos por liebre de la historia. En 2008 el problema no era el déficit público, sino la fragilidad de un sistema financiero sobreendeudado que dependía de la financiación a corto plazo y que estaba estallando en pedazos. La noche del 10 de mayo de 2010 un puñado de líderes, capitaneados por Angela Merkel en Europa, decidieron que el problema eran las cuentas públicas (algo que solo era cierto para Grecia) y causaron, con las políticas equivocadas, perjuicios sociales y económicos que alargaron la crisis más de la cuenta y la hicieron innecesariamente más profunda.España fue uno de los grandes perdedores del empacho de ideología que abocó a los Ejecutivos europeos a una austeridad excesiva. Estamos ante otro 10 de mayo. (…) hay que aplicar incentivos económicos a toda velocidad. En tres direcciones. Una: garantías ilimitadas (como han hecho Alemania o Japón) y préstamos sin interés para evitar que las pymes se queden estranguladas por la falta de liquidez. Dos: facilidades para que los empresarios apliquen expedientes temporales de reducción de empleo, de manera que no despidan a los trabajadores sino que solo los envíen transitoriamente a casa. Y tres: un paquete de inversiones públicas para limitar el destrozo y que la salida de la crisis no sea en forma de L, sino en forma de V.

(…) España tiene una posición de partida muy mala para encarar esta crisis: una deuda pública del 100% del PIB, un paro del 14% y un déficit del 2,5%, que se va a disparar inmediatamente por la caída de ingresos y la necesidad de gastar para apoyar la demanda. (…) esto no es un “no es para tanto”: hay una caída global de la demanda que exige actuar de inmediato. Puede que todo sea parte del pánico, pero las consecuencias de ese pánico son ya muy reales, y más que van a serlo. Un tecnócrata se preocupará por la situación fiscal de dentro de un año. Pero un líder debería darse cuenta de que el momento de actuar es ahora. Ya. Rápido. Háganlo.

Y ya, por fin, el artículo que da título a esta entrada; ha tenido que ser el relator especial de la ONU para la extrema pobreza, Philip Alston, el que ponga de manifiesto las consecuencias en España de esas políticas de austeridad que solo han beneficiado a las grandes fortunas y nos han empobrecido al resto de la humanidad: profundas desigualdades que hace que muchas personas vivan en España en peores condiciones que si se encontraran en un campo de refugiados…

Philip Alston - Samuel Sánchez - El País - El Eurociudadano nudista

Philip Alston, relator especial de la ONU para la extrema pobreza – Foto de Samuel Sánchez en El País – Fuente

Las dos Españas que ve la ONU

Philip Alston, relator especial de la ONU para la extrema pobreza, ha salido escandalizado de nuestro país tras visitar numerosos barrios castigados por la miseria en Madrid, Barcelona, Sevilla, Huelva y otras ciudades. Alston, invitado por el Gobierno español, ha reconocido su asombro por las dramáticas condiciones de vida de la gente sin vivienda, sin calefacción, sin empleo o salarios de miseria en “un país muy rico, como España”. “Me ha quedado muy claro”, ha explicado, “que hay dos Españas: una de prosperidad y otra en que un porcentaje muy elevado de personas vive al límite de sus posibilidades”.

Para el relator es insoportable que “la recuperación económica después de la recesión ha dejado a muchos atrás con políticas económicas que benefician a las empresas y a las personas más ricas”. En su opinión, “España puede hacer mucho más para las personas de bajos ingresos”.

El aumento de la desigualdad en España y otros países es consecuencia de las nuevas políticas fiscales que permiten a los ricos pagar cada vez menos impuestos. El profesor Joel Slemrod, de la Universidad de Michigan, ha explicado en un encuentro del Institut d’Economia de Barcelona, como la evasión fiscal es un fenómeno de los ricos. Menciona un estudio que indica que el 0,01% más rico de los países escandinavos evade el 30% de su renta y riqueza y el 95% de los tenedores de cuentas extranjeras fiscales no informan de sus depósitos.

La evasión fiscal es cosa de las ganancias de capital de las grandes fortunas. Slemrod destaca que en Estados Unidos las ganancias de capital representan el 60% de los ingresos brutos de las 400 personas más ricas. En su opinión, “la globalización abre muchas oportunidades para la evasión de las grandes corporaciones”. Por esta razón estima que “la cooperación fiscal entre países es de vital importancia”.

Sin embargo, la cooperación internacional contra los paraísos fiscales avanza muy lentamente. Ahora el debate está en cómo los países se reparten los impuestos de las multinacionales (pilar 1) y en el establecimiento de un tipo mínimo global de estas corporaciones (pilar 2). Las negociaciones se ven frenadas por Estados Unidos, según José María Mollinedo, secretario general de los Técnicos de Hacienda (Gestha). Las 134 multinacionales españolas pagaron en 2016 un 12,6% de sus beneficios por el impuesto de sociedades, según la Agencia Tributaria. Pero 49 sólo pagó el 3,6%. El acuerdo PSOE-Unidas Podemos plantea una tributación mínima del 15% de las grandes empresas y del 18% para la banca.

Reducir la pobreza en España, que afecta al 26% de ciudadanos, depende de recaudar los impuestos evadidos. Mollinedo señala que la lucha contra el fraude sólo descubre el 19% de la evasión fiscal. Cree que el problema es la falta de efectivos. “En España hay un funcionario por cada 1.350 activos”, indica, “menos de la mitad que en Europa, que hay un empleado público por cada 554 activos”. Sólo una fiscalidad justa podrá unir a las dos Españas.

¿Cambiará esta crisis esta visión, o después de las palabras grandilocuentes de estos días seguiremos con las mismas políticas? Sólo el futuro puede contestar a esta pregunta…

Enlace a los artículos originales en El País:

La extrema derecha otorga solvencia a quien se une a sus valores.

Actúen, actúen ya.

Las dos Españas que ve la ONU

Publicado en Igualdad | Etiquetado , , , , , , , , , | 1 Comentario

Sola y borracha, coma

A pesar del confinamiento que vivimos en estos tiempos, el resto de problemas de la humanidad no dejan de existir, aunque ahora parezca que están mitigados por una crisis de tamaño tan global como ésta. Por eso estoy optando por publicar artículos que poco o nada tienen que ver con el coronavirus, o COVID-19, dado que ahora existen múltiples medios para estar medianamente informado sobre este tema, y además, a pesar de todo, no es una de las cosas que ahora mismo me apasionan (y supongo que en el futuro tampoco).

Y justo en el día que en lugar de comenzar las fallas con la plantà vino el aislamiento (domingo 15 de marzo de 2020), salió publicado en el suplemento Ideas del diario El País una columna de Álex Grijelmo titulada como esta misma entrada, sobre la polémica desencadenada pocos días antes (que ahora parecen muy lejanos, y eso que todavía no hemos cambiado de mes) sobre el lema habitual entre las feministas que el Ministerio de Igualdad, encabezado por Irene Montero, hizo suyo: Sola y borracha, quiero llegar a casa.

¿Cual ha sido la razón de la polémica? La utilización política de la igualdad, por parte de los partidos que dicen defender la igualdad de boquilla, o que incluso la niegan. El eslogan viene a decir que una mujer, aún estando borracha, no debe sufrir ningún tipo de impedimento para llegar sana y salva a su casa; porque la soledad o el embriagamiento son ocasiones aprovechadas por esos animales descerebrados que no merecen llamarse hombres (porque ser hombre es otra cosa bien distinta) para agredir sexualmente a las mujeres. Porque un hombre, solo y borracho, siempre llega a casa…

Pero voy a dejar que sea Álex Grijelmo quien se lo explique a quienes demuestran tener muy pocos conocimientos gramaticales (es decir, carecen de una mínima cultura…)

Manifestación feminista del 8 de marzo de 2020 en Madri - Inma Flores - El País - El Eurociudadano nudista

Manifestación feminista del 8 de marzo de 2020 en Madrid – Inma Flores – El País – Fuente

Sola y borracha, coma

El idioma nos brinda multitud de matices. Y al mismo tiempo, puede ocurrir que la suma de significados de una oración ofrezca un resultado tan ambiguo que podamos entender un sentido concreto… o su contrario (con las mismas palabras). Un ejemplo de este segundo caso nos lo proporciona la siguiente frase, que se pretende elogiosa pero termina pareciendo impertinente: “Agradezco mucho el libro suyo que me ha enviado. Le aseguro que no perderé el tiempo leyéndolo”. Esos malentendidos se evitan a veces si reordenamos los elementos: “Le aseguro que leyéndolo no perderé el tiempo”.

Una coma o su ausencia también pueden alterar el sentido de lo que se expresa: “No lo hiciste como te ordené” / “No lo hiciste, como te ordené”.

Todo esto viene a cuento de lo que está sucediendo con el lema “Sola y borracha, quiero llegar a casa”, que ha dado lugar a que el PP y Vox interpretaran en él una incitación al alcoholismo. Y eso les ha ocurrido tal vez porque o bien no repararon en la coma que figura en el mensaje oficial del Ministerio de Igualdad, o bien sólo oyeron el lema a voz en grito y sin la leve pausa que debe corresponder a ese signo.

Ay, las comas distribuyen el tráfico como si fueran semáforos. La opción “Sola y borracha quiero llegar a casa” equivaldría a “Quiero llegar a casa sola y borracha”. Sin coma, el objetivo de quien enuncia la oración consistiría en llegar sola y borracha a casa; es decir, no se trata sólo de llegar a casa, sino de hacerlo además sola y borracha como parte del objetivo.

Sin la coma, el sintagma “sola y borracha” se relaciona con “llegar”: es el modo de llegar: sola y borracha. Pero con la coma en su sitio, el flujo sintáctico se altera; y entonces el verbo vinculado con “sola y borracha” no es “llegar” sino la oración principal: “Quiero llegar”: “Sola y borracha, quiero llegar a casa”.

Escrito sin coma, “sola y borracha” es un complemento predicativo que se relaciona con el sujeto y con “llegar”; pero al añadir ese signo, “sola y borracha” se convierte en lo que en gramática se llama construcción absoluta, con función de complemento circunstancial; o, visto de otro modo, en una oración concesiva implícita: “Aunque esté sola y borracha, quiero llegar a casa”.

En efecto, al decir “sola y borracha, quiero llegar a casa” (con la coma) se está intentando transmitir que quien se expresa pretende llegar a casa a pesar de encontrarse sola y borracha. Del mismo modo que si dijéramos “Solos y aislados, queremos ganar la batalla” (es decir, queremos ganar la batalla a pesar de estar solos y aislados), lo cual cambia el significado respecto a la opción “Queremos ganar la batalla solos y aislados” (o su equivalente “solos y aislados queremos ganar la batalla”), pues en tal caso le encontraríamos un insospechado gusto a vencer “solos y aislados”.

Eso sí, las interpretaciones malintencionadas del lema se habrían evitado si esa conjunción se hubiera hecho explícita, o si se hubiese añadido el adverbio “incluso”: “Incluso sola y borracha, quiero llegar a casa”. Pero estas opciones no son tan rítmicas, claro.

El lema reclama, en definitiva, que una mujer pueda llegar a su casa aun encontrándose en condiciones de inseguridad o inestabilidad física, aun siendo vulnerable; como pasa con los varones que llegan a casa solos y borrachos sin que les ocurra nada digno de denunciarse, salvo si lo hacen conduciendo.

Todo esto resultará fácil de interpretar para quien tenga sentido intuitivo de la gramática (o, al menos, sentido común) y desee comprender cabalmente un mensaje. No parece ser el caso de Vox ni del PP.

Enlace al artículo original en El País (publicado el 13 de marzo de 2020): Sola y borracha, coma.

Un artículo propio relacionado con éste: Los límites.

Publicado en Igualdad | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El túnel del tiempo – Conjunto modular en H0 – 2 – El proceso de aprendizaje

Ir a El túnel del tiempo – Conjunto modular en H0 – 1 – Concepción

Lo que son las cosas: el otro día, tras mucho tiempo sin encenderlo, me encontré en el primer ordenador portátil que tuvimos en la familia (es del año 2003, con Windows XP, y funciona bastante bien a pesar del tiempo transcurrido) con esto…

Trabajo fin de grado - Gestión del conocimiento en las organizaciones - Nivelación al grado en Recursos Humanos y relaciones laborales - El Eurociudadano nudista

Sí, efectivamente, éste fue mi trabajo fin de grado; en esos momentos estaba en pleno proceso de cambio laboral, abandonando un periodo de casi un cuarto de siglo prestando servicio en el Puesto de mando, con la ilusión de afrontar un nuevo proyecto: la creación de una escuela de formación (que, con la excusa de la crisis, acabó en agua de borrajas sin siquiera haber nacido). Con este trabajo académico unía ambos ámbitos laborales: propuse utilizar la gestión del conocimiento organizacional como herramienta para mejorar la resolución de las situaciones degradadas (producidas cuando surgen averías que perturban el normal funcionamiento del servicio de trenes o tranvías).

¿Y que tiene que ver la gestión del conocimiento con mi proyecto el túnel del tiempo..? Pues, en un momento determinado, puse como ejemplo para explicar el proceso de aprendizaje de los humanos la construcción de una maqueta de trenes (la maqueta es como un módulo, pero suelen ser circuitos cerrados y fijos; en cuanto a la decoración, se puede llegar al mismo nivel de perfección que con los módulos… o más).

Benimamel - El Eurociudadano nudista

Un ejemplo de una maravillosa maqueta estática: Benimamel (los trenes sí se mueven, como en los módulos). – Fuente

Y como el texto describe muy bien el proceso que todos los aficionados al mundo de las maquetas o módulos ferroviarios pasan desde la primera idea hasta la consumación de sus grandes proyectos, transcribo a continuación un extracto del texto del trabajo sobre…

El aprendizaje organizacional.

Definición de aprendizaje organizacional.

En primer lugar, acudimos de nuevo al Diccionario de la Real Academia de la Lengua y vemos que aprendizaje está definido como la adquisición por la práctica de una conducta duradera. (…)

Proceso de aprendizaje.

Habitualmente, suele describirse el proceso de aprendizaje a partir de la combinación de tres pares de variables opuestas entre sí: conocimiento frente a desconocimiento, conciencia frente a inconsciencia y competencia frente a incompetencia. La articulación de estos tres pares de variables permite caracterizar cada una de las cuatro fases en las que se suelen dividir los procesos de aprendizaje, tanto en las personas individualmente consideradas como en las organizaciones (Pérez-Montoro, 2008):

  • Preaprendizaje (fase de desconocimiento).
  • Descubrimiento
  • Aprendizaje.
  • Posaprendizaje (fase de maestría).

Las dos fases centrales suponen el grueso del proceso de aprendizaje.

Preaprendizaje

La primera fase, estrictamente hablando, no se corresponde estrictamente con el aprendizaje, sino que corresponde a una fase preliminar de preaprendizaje, la fase de desconocimiento, dado que el individuo ni tan siquiera conoce aquello que es desconocido para él. En esa situación, el individuo es un ignorante: no es consciente de lo que no sabe y tampoco es competente en ese saber que no conoce.

Un ejemplo (casi) ferroviario: un día, los amigos me regalan un tren… en miniatura. Toda la vida me han gustado los trenes, incluso soy de los pocos que trabajan en esto por afición, y me pongo con todas las ganas del mundo a la fácil tarea de proyectar y construir una maqueta donde poner las vías, reproducir una estación, hacer mover a los trenes… fácil porque, en ese momento, no soy consciente de lo que implica el hacer una maqueta, y además, no he montado una en mi vida.

Descubrimiento

En la segunda fase, comienza estrictamente el aprendizaje, dado que el individuo ya es consciente, conoce cuál era su desconocimiento: es decir, ha empezado la fase de descubrimiento. En esta situación, el individuo es un novato: es consciente de lo que no sabe y al mismo tiempo no es competente en ese saber que todavía no ha aprendido.

Como ya soy consciente de lo mucho que tengo que aprender para montar mi maqueta, empiezo a consultar manuales y a otros expertos, para que me vayan orientado en el complejísimo proceso de su montaje, aunque todavía no me atrevo a meter las manos en ella.

Aprendizaje

En la tercera fase, el individuo entra de lleno en pleno aprendizaje. En esta situación, el individuo es un aprendiz: es consciente de lo que va aprendiendo y también comienza a ser competente en ese saber que va aprendiendo.

Con la ayuda de los manuales y los apuntes que he tomado a mis colegas expertos en la materia, empiezo a montar los distintos elementos; al principio, tengo que ir paso a paso y seguir estrictamente las instrucciones, porque si no… la lio; pero poco a poco, consigo que determinadas tareas ya se hagan casi solas, y tras algún tiempo, me sorprendo a mi mismo con los resultados que obtengo.

Posaprendizaje

Por último, el posaprendizaje, fase en la que el individuo completa el aprendizaje y consigue interiorizar y hacer suyo ese conocimiento, encontrándose capacitado para obtener óptimos resultados a partir de ese conocimiento sin un esfuerzo cognitivo consciente. En esta situación, el individuo se encuentra en un estadio de maestría, habiéndose convertido en un experto o maestro: ha interiorizado lo aprendido (hasta tal punto que no es consciente de lo que ha aprendido cuando lo pone en práctica) y, también, es competente en el saber que ha adquirido.

Hoy he inaugurado la obra maestra que he realizado en los últimos meses; todos mis amigos me han felicitado por el excelente acabado de la maqueta, que en determinados sectores reproduce con gran acierto paisajes emblemáticos de nuestra geografía; muchos de los allí presentes me han preguntado sobre las técnicas que he empleado y me han pedido consejo sobre problemas que tienen a la hora de montar sus maquetas; a todos les he contestado con mi opinión, que parece hacer ayudado a todos ellos a encontrar las soluciones que buscaban.

Como puedes suponer, dentro del proyecto El túnel del tiempo, mi estado actual es ignorancia supina…

Postdata: sí, ya sé que en la anterior entrada había prometido hablar del diseño de los módulos… pero tendrás que esperar a la siguiente entrada.

Ir a El túnel del tiempo – Conjunto modular en H0 – 3 – Diseño

Publicado en El túnel del tiempo - Conjunto modular en H0, Trenes | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Cómo organizar la nueva movilidad urbana

Parece una paradoja que, en estos días en que estamos viviendo una situación inédita de aislamiento domiciliario, hablemos de movilidad.

Pero llevo ya hace algún tiempo queriendo hacer un extracto de las ideas principales que se recogen en el número 21 de la revista Retina, del diario El País, correspondiente a noviembre de 2019, sobre los retos de la movilidad urbana en un futuro no muy lejano. Sobre todo, porque una de las ideas que recoge el artículo la vengo defendiendo desde que se la escuche a uno de los profesores que tuve cuando hice el Master en ferrocarriles y transporte ferroviario, allá por el año 2008, en una sesión que hicimos en las instalaciones del puerto (este profesor intervenía en el Master en gestión portuaria y transporte intermodal, y nos llevaron hasta allí porque dijeron que valía la pena… y sí, valió la pena).

Retina - El País - El Eurociudadano nudista

Así que recojo las ideas principales del artículo; si quieres leerlo completo, puedes hacerlo accediendo al artículo El complejo puzle de la movilidad urbana.

(La primera idea es, justamente, la que vengo defendiendo desde que la escuche en aquella sesión del puerto… aunque el resto también las comparto plenamente, hasta ahora con poco éxito entre mi público, por otra parte)

El complejo puzle de la movilidad urbana

Esther Paniagua.

Capítulo 1.- Visión equivocada.

Luis Alonso. Arquitecto. City Science del MIT.

El vehículo autónomo, lejos de ser la panacea, generará más atascos. La autonomía va a traer más coches porque los seres humanos tendemos al mínimo esfuerzo, a la comodidad y a ahorrar energía. Y nadie habla de eso.

Pilar Conesa. Comisaria. Smart City Expo World Congress.

Estamos viendo cómo se reduce el uso del coche privado, pivotando hacia un concepto de uso y no de propiedad, de utilizar el tipo de movilidad que necesitamos en cada momento.

En la generación Z, la cifra de los que se sacan el carnet de conducir ha bajado un 50% en 10 años.

La visión de la gente joven ha cambiado. Ya no sienten la necesidad de tener un coche ni de saber conducir. Ya no es ese símbolo de libertad ni de autonomía, teniendo un buen sistema de transporte público y opciones de transporte compartido.

Capítulo 2.- Los modelos.

Luis Alonso. Arquitecto. City Science del MIT.

Combinar vehículos compartidos y autónomos con bicicletas, patinetes y demás sistemas de micromovilidad debe ser al menos parte de la solución.

Hemos cambiado nuestra forma de comprar, que cada vez es más online. Amazon está colapsando ciudades como Nueva York. Es importante que las ciudades se planteen soluciones a esto.

Pilar Conesa. Comisaria. Smart City Expo World Congress.

Los patinetes no son una moda: han llegado para quedarse, y como estos llegarán otros sistemas de micromovilidad.

La legislación va muy lenta. Las ciudades se ven obligadas a afrontar el problema cuando ya se les ha echado encima.

La multimodalidad, un concepto que proviene del ámbito del transporte de mercancías, se empieza a aplicar al de personas. La idea base es articular diferentes modos de transporte para realizar más rápida y eficazmente cada trayecto.

Capítulo 3.- La industria.

Esther Paniagua. Autora del artículo.

Los fabricantes de vehículos han iniciado la transición de un modelo de producción a otro de prestación de servicios.

Pilar Conesa. Comisaria. Smart City Expo World Congress.

Quienes construyen centros comerciales se están acercando a la ciudad porque la gente ya no quiere coger el coche, y como consecuencia, se están replanteando también las plazas de parking.

Capítulo 4.- Planes sostenibles.

Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)

En Madrid, Barcelona y Valencia las partículas en suspensión (compuestos contaminantes emitidos sobre todo por los tubos de escape de los vehículos) superan ampliamente los límites en la mayor parte de los medios de transporte.

New England journal of medicine.

La evidencia científica muestra que exponerse incluso a pequeñas cantidades de contaminación del aire urbano aumenta el riesgo de mortalidad a corto plazo.

Pablo Frías. Director. Observatorio del vehículo eléctrico y movilidad sostenible. Comillas ICAI.

No hay ninguna solución que sea de cero coste medioambiental, pero con respecto a lo que tenemos ahora el vehículo eléctrico es un gran avance.

Los ayuntamientos deben impulsar políticas valientes. Por ejemplo, restringir la entrada de vehículos al centro de las ciudades. No hay ninguna ciudad que, después de haber puesto en marcha medidas como esa, se haya echado atrás. Madrid Central es mucho mejor que lo que teníamos antes, si bien ampliaría en área de restricciones y eliminaría la entrada de vehículos contaminantes.

Esther Paniagua. Autora del artículo.

El elemento en discordia es, de nuevo, el patinete. Aunque viajar un kilómetro en scooter es mejor que conducir la misma distancia en automóvil, es peor que andar en bicicleta, caminar o coger un autobús. La cantidad de usuarios que habría caminado si no hubiera tenido un patinete disponible duplica o más a los que hubieran recurrido a un vehículo a motor.

Capítulo 5.- El futuro.

Luis Alonso. Arquitecto. City Science del MIT.

Si conseguimos trabajar juntos, de aquí a veinte años la movilidad urbana podría ser muy aburrida. Todo estará conectado, no llegaremos tarde a los sitios, los vehículos irán siempre a la velocidad permitida, será muy difícil que haya atascos y accidentes.

The Economist.

En el futuro el coche habrá sido abolido de la ciudad y relegado a la larga distancia. Estas urbes ya se están configurando, apartando al automóvil de forma gradual, sumando opciones de transporte y creando más kilómetros de ciclovías.

Publicado en Otros | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario