Sección de libros – Macosa. Barcelona, Valencia y Alcázar de San Juan. Una historia compartida (1948-1990)

Yo no sé si me estoy volviendo un poco intransigente, o no valoro el esfuerzo ajeno, o desprecio la buena intención de las personas que comparten su experiencia sin pedir nada a cambio, pero creo que en el mundo editorial ferroviario nacional se publican muchos libros que pretenden la difusión de datos, documentos y materiales sin duda muy valiosos, pero con una determinada falta de profesionalidad en el mundo de la edición.

¡Alto! Falta de profesionalidad no significa falta de valor en lo aportado. Por poner un paralelismo: en mi familia materna, las aventuras que se sufrieron en la Guerra (in)civil española darían para un buen número de entradas en este blog, e incluso para un libro de anécdotas sobre las vivencias alredededor del Mas del Cup y del forat negre en Albocàsser (a algunas de ellas ya hice referencia en una entrada del ya lejano 28 de febrero de 2016, ¿Por qué Hitler bombardeó cuatro pacíficos pueblos de Castellón?) Pero los recuerdos familiares sobre la guerra no se convierten por sí solos en un relato histórico… se necesita algo más.

Pues esa es la sensación que estoy teniendo con los libros de temática ferroviaria que han caído últimamente en mis manos (como Las 250 estaciones españolas con ancho ibérico más importantes), y entre ellos, el que da título a esta entrada:

Tengo que decir que éste es el último libro que ha entrado en mi biblioteca, y, sin embargo, lo he leído sin demora, haciendo caso omiso de las quejas del resto de libros, que están a la espera de que les preste siquiera una mínima atención. En este caso, las pocas fotografías que me habían pasado de algunas páginas me hicieron pensar que valdría la pena.

Pero, como he comentado al inicio, un buen libro ferroviario no solo significa aportar y acumular datos, por mucho que puedan ser interesantes. A mi juicio, es precisa una buena redacción, un buen hilo conductor y darle una pensada sobre como estructurar mejor las ideas… y aunque es de agradecer, por ejemplo, que al final del libro se adjunten diversos planos de vagones de mercancías, la sensación al verlos ha sido que su inclusión no tiene nada que ver con la idea del libro: contar la complementariedad de las tres fábricas de Macosa en España.

En cualquier caso, estos comentarios no desmerecen para nada el afán divulgador de su autor, Francisco Signes Martínez, jubilado de la empresa y entusiasta difusor en múltiples obras de la trayectoria industrial de Macosa y sus sucesoras. A pesar de lo que pueda parecer por esta reseña, es un esfuerzo encomiable que hay que valorar en sus justos términos, y agradecerlo como se merece (por ejemplo, el precio de compra sólo cubre los gastos de edición, y por tanto, el autor no obtiene beneficios por su venta).

A continuación, la ficha del libro.

Título: Macosa. Barcelona, Valencia y Alcázar de San Juan. Una historia compartida (1948-1990)
Autor: Francisco Signes Martínez.
Editorial: Autoedición
Interés: Aunque son retazos de la historia de Macosa, para decir que Barcelona hacia cajas, Valencia bogies y Alcázar vagones, quizá no hacía falta un libro.
Recomendación de lectura: un libro de trenes más.

Publicado en Sección de libros, Trenes | Etiquetado , | Deja un comentario

Sección de libros – Curso completo de fotografía

Es una verdadera lástima cuando te das cuenta de que un libro muy útil ha quedado desactualizado por el paso del tiempo y la irrupción de las nuevas tecnologías. Y este es el caso del libro que nos ocupa.

Curso completo de fotografía, de Michael Joseph y Dave Saunders, editado por Círculo de Lectores

Nada más ver la portada, entendemos la razón de su desactualización, que no su obsolescencia: el libro está inmerso en la época analógica de la fotografía, aunque ya existe alguna referencia a la computerización de la edición post-revelado. Sin embargo, da una visión muy amplia del mundo de la fotografía, y parece estar destinado a toda persona interesada en construir una carrera como fotógrafo profesional.

Mucho han cambiado las cosas desde 1993, año de redacción del libro. Y, sin embargo, los fundamentos de la fotografía siguen siendo los mismos, a pesar de los cambios tecnológicos: la iluminación, la profundidad de campo, los encuadres, el uso de los diversos objetivos… Como bien se dice en la introducción de libro, las cámaras no sacan las fotografías, lo hacen las personas.

A continuación, la ficha del libro…

Título: Curso completo de fotografía.
Autores: Michael Joseph y Dave Saunders.
Editorial: Círculo de lectores.
ISBN: 84-226-7465-3.
Interés: A pesar del paso del tiempo, los conceptos básicos de la fotografía siguen siendo fundamentales, y los consejos que se dan en el libro siguen siendo muy útiles.
Recomendación de lectura: Habrán otras obras más actualizadas, pero si cae en tus manos, te ayudará a mejorar tu técnica fotográfica.

Publicado en Sección de libros | Etiquetado , , , | 1 Comentario

El mejor profeta del futuro es el pasado

La frase que da título a la presente entrada no es mía, por supuesto, sino de Lord Byron, y a su vez, es el título de un artículo que publica Ignacio Novo en la edición impresa de la revista Vía libre del mes de marzo de 2021 que, como los apasionados del ferrocarril conocen, es una revista ahora editada por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, aunque en sus origenes la editaba Renfe, cuando todavía era una empresa ferroviaria global.

Lord Byron, sobre el año 1810. Fuente.

Y aunque el artículo está en una revista de trenes, trata, en este caso, de la actual pandemia; en un edición anterior, el autor comentaba los paralelismos entre esta pandemia y la mal llamada gripe española, estableciendo determinadas semejanzas entre ambas. En éste, sin embargo, habla de como vivió el mundo la liberación de la crisis sanitaria de finales de la década de los 10 del siglo XX, y como dio paso a una década caracterizada por una orgía continuada de celebración y felicidad, conocida por todos como los felices años 20.

Pero lo que más me ha impresionado de este artículo es la cita que Ignacio Novo hace de un cronista de la peste negra, Agnolo di Tura, en 1348…

Y luego, cuando la pestilencia disminuyó, todos los que sobrevivieron se entregaron a los placeres: monjes, sacerdotes, monjas y laicos, hombres y mujeres. Todos se divirtieron, y ninguno se preocupó por gastar y jugar. Y todo el mundo se creía rico porque había escapado y recuperado el mundo.

Lo dicho, el mejor profeta del futuro es el pasado…

Publicado en Otros | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Sabios, ignorantes y envidiosos

Hipatia, científica de Alejandría, año 415… arrastrada hasta el interior de una iglesia, descuartizada y quemados sus restos por la envidia del obispo Cirilo…

Hipatia de Alejandría, de Charles William Mitchell. En realidad, cuando la asesinaron, tendría unos 50 años
Fuente: National Geographic

Miguel Servet, descubridor de la circulación pulmonar de la sangre, año 1553… quemado junto con sus manuscritos y libros hasta ser convertido en cenizas por denuncia de Calvino, que no aceptó sus críticas…

Miguel Servet, de Christian Fritzsch – Fuente

Giordano Bruno, dominico, año 1600… quemado en el Campo de Fiore por defender que el pensamiento debería ser libre de investigar con tal de que no dispute la autoridad divina…

Giordano Bruno – Fuente

Galileo Galilei, científico, 1633… cadena perpetua conmutada por arresto domiciliario, por defender que la tierra gira alrededor del sol…

Galileo Galilei – Fuente

Año 2021… se sigue condenando al ostracismo o a la hoguera a las personas sabias, por las mismas razones… la ignorancia y la envidia.

La información básica la he encontrado en National Geographic España.

Publicado en Otros | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El cuidado de las personas mayores en Europa

Mientras espero a que salga de nuevo el sol, y llene de luz la oscuridad de estos momentos, transcribo una parte del análisis que la Federación de Pensionistas y Jubilados de Comisiones Obreras realizó en el número 120 de su boletín Notícies sindicals correspondiente al tercer cuatrimestre de 2020. En concreto, la descripción de los modelos de atención a las personas mayores existentes en Europa. ¿Qué modelo te convence más?

Modelo nórdico: Dinamarca, Suecia, Noruega, Finlandia, Islandia y Países Bajos.

  • Las necesidades básicas de la ciudadanía deben ser cubiertas por el Estado mismo, ofreciendo asistencia socio-sanitaria gratuita y universal para todo el mundo.
  • Son países pequeños con poca población, que dedican una mayor porcentaje del PIB a las políticas de cuidados.
  • La prestación de servicios se organiza a nivel municipal y se sostiene en gran medida en la asistencia a domicilio, en detrimento de las residencias.
  • No existe una cultura de asistencia informal sustentada en la familia.

Modelo continental: Alemania, Francia, Bélgica, Luxemburgo y Austria.

  • No existe una cultura de asistencia informal sustentada en la familia.
  • El Estado es el principal encargado de ofrecer diferentes soportes para las personas que precisan asistencia sanitaria: la protección a la dependencia es un derecho subjetivo.
  • Cuando se concede el derecho a la protección, la dependencia se evalúa en grados o niveles y se cotiza en función de la gravedad de la situación de dependencia del afectado (como en España).
  • La familia puede escoger si prefiere la prestación de un servicio, o una ayuda monetaria.

Modelo anglosajón: Gran Bretaña e Irlanda.

  • Sólo actúa cuando existe un problema. Escasas medidas preventivas. El Estado solo interviene para corregir los fallos que deja el mercado.

Modelo mediterráneo:

  • La asistencia socio-sanitaria informal tiene más presencia.
  • Los lazos familiares son más fuertes y muy a menudo las mismas familias se encargan del cuidado de las personas mayores.
  • A pesar de ello, el Estado interviene cada vez más en las medidas y ayudas para el cuidado de las personas mayores, aunque es necesario un cierto nivel de precariedad para hacer uso de las ayudas.
  • Como consecuencia, las clases medias y las personas sin una red familiar sólida se ven obligadas a recurrir al sector privado.

(He conseguido sortear el tema de los bloques… he escogido un bloque llamado Clásico que permite editar según la antigua disposición; no es exactamente igual, pero por ahora me sirve…)

Publicado en Otros | Etiquetado | Deja un comentario

Un año fumigando contra el coronavirus y otros casos de “teatro pandémico”

Hace ya bastante tiempo que no escribo, y hay múltiples razones para no hacerlo, pero quizás la que más pesa no es la falta de ganas, o que no tenga nada nuevo que contar, sino que desde la implantación del sistema de los bloques para publicar entradas, me siento muy incómodo: no me hago a esa disposición, en la que no puedo moverme a mi gusto a lo largo del artículo, sino que tengo que ceñirme a esos dichosos bloques que no me dan la libertad de edición que tenía antaño… Seguramente es una muestra más de que estoy perdiendo mi flexibilidad mental frente a las innovaciones, pero supongo que, si me empeño, conseguiré dominar este nuevo sistema de edición. Todavía tengo demasiadas cosas que contar como para abandonar este proyecto…

Así que, para empezar este nuevo periodo de adaptación, intentaré seguir el método que empleé en los inicios de este blog: la publicación de artículos de medios de comunicación que me parezcan relevantes. Para hoy he seleccionado uno que habla de lo que se denomina teatro pandémico, es decir, acciones inútiles y contraproducentes que nuestros gobernantes impulsan simplemente para dar la impresión de que se preocupan por la ciudadanía. El término fue creado por la investigadora Zeynep Tufekci en abril de 2020, y de él se habla en este artículo publicado en el diario madrileño El País por Javier Salas el mismo día en que intento publicar esta entrada, es decir, el 24 de febrero. He de decir que, además, es la primera vez que publico un artículo relacionado con la pandemia en este mi blog, dado que había decidido no publicar nada sobre el coronavirus… hasta hoy.

Y ahora, una vez que me empiezo a dar cuenta de que esto de la edición por bloques no es tan complicado como parecía, doy paso al artículo. Disfrutad de su lectura.

Un año fumigando contra el coronavirus y otros casos de “teatro pandémico”

Las pruebas del contagio por superficies o la utilidad de las nebulizaciones están en entredicho, pero todavía se gastan recursos en estas medidas que ofrecen una falsa sensación de seguridad

La Administración estadounidense decidió fumigar las instalaciones de la Casa Blanca tras la marcha de Donald Trump. Así, horas antes de que Joe Biden ocupara la residencia presidencial, un equipo de operarios se dedicó a nebulizar desinfectante por las estancias. La semana pasada, los británicos veían cómo su primer ministro, Boris Johnson, se esmeraba con afán en la limpieza del asiento de una silla. Un año después de que un nuevo coronavirus sometiera al mundo, se toman demasiadas medidas de cara a la galería. Es el “teatro pandémico”, como lo definió en abril de 2020 la investigadora Zeynep Tufekci en un artículo en el que criticaba acciones inútiles y hasta contraproducentes, como cerrar los parques.

En aquellas primeras semanas, las pruebas científicas empezaban a recopilarse. Algunas, de forma contradictoria. Escandalizaban fotografías de familias en jardines y paseos, los lugares más seguros. Circulaban por los móviles tablas que detallaban lo mucho que podía aguantar el coronavirus en determinadas superficies. Se recomendaba limpiar los zapatos, la compra e incluso la ropa al volver de la calle. Pero ya hace meses que sabemos que no es necesario tanto esfuerzo. “Yo dejé de ver evidencias convincentes hace mucho y dejé de hacerlo”, explica la viróloga Margarita del Val sobre el empeño en fregarlo todo. Las posibilidades de contagio por superficies —por fómites, en lenguaje médico— son escasas. El Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC) lo aclara así: “Se considera posible, aunque, hasta el momento, no se ha documentado la transmisión a través de fómites”. Los CDC, su equivalente estadounidense, aseguran que “no se cree que la propagación a través del contacto con superficies contaminadas sea una forma común de propagación de la covid-19″.

Después de más de cien millones de contagios, no se ha podido probar que alguien se infectó tras tocar una superficie contaminada. “Tras un año de pandemia, las pruebas ahora son claras. El coronavirus SARS-CoV-2 se transmite predominantemente a través del aire, por personas que hablan y exhalan gotas grandes y pequeñas partículas llamadas aerosoles”, zanjaba en un editorial la revista Nature. Y lamentaba que algunas autoridades insistan en la desinfección permanente de superficies: “El resultado es un mensaje público confuso cuando se necesita una guía clara sobre cómo priorizar los esfuerzos para prevenir la propagación del virus”. Eso no quiere decir que dejemos de lavarnos las manos y usar gel en las tiendas, porque el contacto directo es una vía posible de contagio. No es necesario concentrar esfuerzos en desinfectar cartones de leche o paredes de edificios que nadie va a tocar.

Del Val, directora de la plataforma del CSIC para la covid, se fija en la vertiente psicológica del problema: “A mucha gente le caben como máximo un par de medidas en su vida diaria y una es la mascarilla, la otra es limpiar todo o la distancia y no nos cabe ventilar además”. Elvis García, experto en salud pública de la Universidad de Harvard considera que el problema con el “teatro de la higiene” es que “es fácil de entender, intuitivo y fácil de atacar”. Y añade: “Lo de las partículas y las mascarillas es más difícil de entender”. No obstante, según la encuesta Cosmo-Spain, del Instituto de Salud Carlos III, el conocimiento de los modos de contagio —y la necesidad de ventilar— es alto en España.

Un bombero de la Diputación de Teruel, desinfectando una residencia. – Antonio Garcia – EFE

Ya en sus recomendaciones de marzo de 2020, el ECDC solo aconsejaba limpiar puntos especialmente manoseados, como pomos, interruptores, pasamanos y botones de ascensor, mientras por las calles el ejército ya fumigaba bancos y aceras al aire libre. La científica Teresa Moreno, del IDAEA-CSIC, analizó la presencia del coronavirus en las barras y botones del metro y los autobuses de Barcelona en los meses de mayo y junio. “En aquel momento la gente pensaba que el contagio se daba más por superficies”, recuerda, pero también tomaron muestras de aire porque es su especialidad. Encontraron trazas del virus en ambos elementos, pero se trataba de fragmentos que no tenían capacidad de infectar. “En el aire encontramos niveles bajos, y era de cuando la gente no llevaba mascarilla, por lo que no parece un foco de infección; yo uso el transporte público y no siento que vaya en un sitio peligroso”, señala Moreno.

Lo más interesante es que había vehículos que Transportes Metropolitanos de Barcelona limpiaba con lejía y otros fumigando con ozono. Los que se desinfectaban con un trapo y lejía quedaron libres de rastros del virus después de la limpieza, pero no los autobuses vaporizados. “Vimos que con los cañones de ozono era muy difícil que se repartiera por todo el vehículo. En concentraciones bajas, el ozono no hace nada, seguíamos encontrando trazas. Y en altísimas no es viable porque es muy tóxico”, indica la científica. “Estoy preocupada por los artilugios que se están ofreciendo ahora, porque son muy tóxicos, reaccionan con los materiales y perjudican a la salud”, advierte. Del Val apunta: “No está nada claro que funcionen, y hay que ventilar en cualquier caso al acabar, por la toxicidad para las mucosas: pues ventila bien y ya vale”.

Las autoridades sanitarias son claras en ese aspecto. El ECDC señala que “la pulverización (también denominada fumigación) de desinfectantes al aire libre o en grandes superficies interiores (salas, aulas o edificios), o el uso de radiación de luz ultravioleta, no se recomienda para la población debido a la falta de efectividad, posibles daños al medio ambiente y la posible exposición de los seres humanos a productos químicos irritantes”. La Organización Mundial de la Salud (OMS) también se opone claramente al uso de esprays, por inútil y peligroso, en entornos y también en personas, en esos túneles de lavado que nebulizan productos al acceder a algunos entornos.

Desinfección de un colegio gallego en febrero de 2021 – Carlos Castro – Europa Press

En su página para desmentir mitos de la pandemia, la OMS también aclara que las posibilidades de contagiar con los zapatos es “muy baja” y que los escáneres de temperatura no sirven para detectar enfermos de covid, porque muchos no presentan ese síntoma y aun así son contagiosos. “La pistola para medir la temperatura no tiene mucho sentido. En el ébola sí, porque solo contagias si tienes fiebre, pero en este caso el coste de oportunidad es solo de cara a la galería”, señala García. Y reclama: “Lo que necesitas no son termómetros para los viajeros, sino una cuarentena de diez días”. Además, el ECDC desaconseja el uso de guantes porque “no confieren un beneficio adicional y pueden provocar una higiene de manos inadecuada y una mayor contaminación de las superficies”.

De nuevo, son decisiones teatrales que pueden dar una falsa sensación de seguridad, para quien entre a un edificio con alfombras para limpiar suelas, arcos pulverizadores y asistentes con termómetros. El epidemiólogo Miguel Hernán, de Harvard, critica otros “teatros pandémicos” que se siguen representando, como “el teatro de imponer distancia de seguridad, que no se controla, en bares mal ventilados como si no existiera contagio por aerosoles cuando se habla en voz alta porque la música impide oírse”. O el “teatro de recomendar teletrabajo en vez de regularlo por ley para todos los puestos en los que es posible”.

García apunta a otras cuestiones que también le parecen representaciones sin sustancia: “Hay medidas importantes que no se han querido tomar y se han inventado cosas a cambio, como los hospitales de pandemias, los cierres perimetrales cuando la incidencia está igual de disparada en todos los barrios, las discusiones por el toque de queda de locales que tendrían que cerrarse, vestir a operarios de astronautas para cualquier cosa”. “Son cosas intuitivas, aunque no tengan sentido”, asegura. Y apunta un último aspecto que visual y psicológicamente tiene una gran influencia: las olas de contagios. “Es una construcción que provoca que la gente esté predispuesta a que venga el virus. A los gobiernos les viene bien porque asumimos que es algo inevitable que sucede sin más. Cuando nos enfrentamos a una epidemia hay que meterse a fondo a acabar con ella, no usar ese lenguaje teatral de las olas”, critica.

Enlace al artículo original en El País: Un año fumigando contra el coronavirus y otros casos de “teatro pandémico”

Publicado en Otros | Etiquetado , , | 2 comentarios

Cuando la calidad entra por la puerta, la verdad sale por la ventana…

Uno de los sellos de certificación emitidos por Aenor. Fuente.

Teoría: la calidad total es un sistema por el cual las empresas someten sus procesos a evaluación, de forma que toda la organización está permanentemente en mejora continua. Los certificados de calidad ISO 9000 ayudan a gestionar y controlar de manera continua la calidad en todos los procesos y describe cómo alcanzar un desempeño y servicio consistentes.

Práctica: subcontratar los procesos que la empresa no puede garantizar -incumpliendo los mínimos de calidad, por supuesto-, alterar las medidas para que sean conformes a la norma, engañar a los auditores de múltiples formas (tanto en los datos como en los procesos revisados)… es decir, lo importante es tener el sello, y no hacer de la mejora continua el signo distintivo de la empresa. En lugar de mejora continua, mentira continua. En lugar de calidad total, engaño total.

Conclusión: cuando la calidad entre por la puerta, la verdad sale por la ventana… los certificados de calidad sólo son marketing, publicidad… y, salvo excepciones, no contribuyen en absoluto a la mejora continua, a la calidad total. Así nos va.

Publicado en Otros | Etiquetado , , | Deja un comentario

Secció de llibres – L’organització històrica del territori valencià

Ja fa molt temps (probablement més de 20 anys) que aquest llibre estava en les meues prestatgeries, i de tant en tant el fullejava. Però fa no res em vaig posar a llegir-ho complet i… ha sigut tot un descobriment!

Portada del llibre

Fins a la seua lectura completa, m’havia quedat amb detallets que m’havien cridat l’atenció, sobretot els eclesiàstics: que si Canet d’en Berenguer pertanyia a la diòcesi de Mallorca, i Betxí i Olocau del Rei a la de Saragossa, o si la diòcesi de Segorbe romania unida a la d’Albarrasí per decisió papal… però he descobert un text que, en breus pinzellades, explica perfectament com la configuració geogràfica del territori ha sigut, almenys en el cas de les nostres terres, fonamental per al desenvolupament d’uns determinats territoris en detriment d’uns altres al llarg de la història…
Així que, encara que de manera tardana, he trobat explicació a alguns misteris que em tenien intrigat.


A continuació, com és costum, la fitxa del llibre:
Títol: L’organització històrica del territori valencià.
Autors: Juan Piqueras, Carme Sanchis
Editorial: Generalitat Valenciana – Conselleria d’obres públiques, urbanisme i transports
ISBN: 84-7890-983-4
Interés: ¡Sorpresa! ¡La geografia explica moltes coses!.
Recomanació de lectura: Interessant…

Publicado en Sección de libros | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿El fin de las playas nudistas?

A finales del mes de agosto, mi amiga Marisa (de la que hablo en La soledad del corredor de fondo) se fue con su marido y con su hija a la isla de Formentera, a pasar unos merecidos días de descanso. Y buscando información sobre la isla, leyó que la misma era declarada en muchas páginas web como el paraiso del nudista. Aunque cuando volvieron me confirmaron algo que ya sabía: que el nudismo en Formentera es parte de la historia…

La excepción: Mireia Canalda, modelo y presentadora, haciendo nudismo en Formentera – Fuente

Y en ese mismo mes de agosto, (el día que volvieron de Formentera Marisa y familia, el 28) Xavier Rius Sant publicó en el diario digital El Triangle el artículo cuyo nombre da título a esta entrada; en él se habla de un fenómeno que todos los nudistas (e incluso los que no lo son) hemos notado: la creciente invasión de las playas tradicionalmente nudistas por usuarios con bañador. Y da la explicación que yo mismo les dije a mis amigos cuando me comentaron que no habían visto nada de nudismo en Formentera: han sido los italianos…

Así que os dejo con este artículo, que aunque hable de Cataluña y de las Baleares, es aplicable a todas las playas nudistas de España (Racó del Conill o Ambolo, sin ir más lejos…

En Catalunya, las Baleares y toda la costa del litoral mediterráneo hay o había muchas playas y calas dónde desde finales de los años setenta se practica nudismo. Práctica que se fue extendiendo y para algunos forma parte de una filosofía de vivir, para otros una cuestión de simple sentido común. Del mismo modo que cuando te duchas no lo haces con ropa interior, tampoco tiene sentido bañarte en el mar y tomar el sol con un prenda de ropa.

En Catalunya y las Baleares se popularizó la práctica del nudismo en un momento en que la presión turística y la ocupación de las playas era menor a la de los últimos años. El nudismo se normalizó en muchas calas, a menudo más apartadas y parte de muchas playas largas gracias a turistas extranjeros, sobre todo nórdicos y alemanes, países en los que hay una práctica habitual del baño desnudo en colectividad en saunas, lagos y ríos. Y también gracias a muchos jóvenes de aquí considerados hippies y a seguidoras de ideas ecologistas, libertarias y de la izquierda menos ortodoxa. En la Costa Brava se implantó en calas más apartadas o en tramos más alejados de los aparcamientos de las playas largas. Y tanto en Menorca como en Ibiza y en Formentera se extendió por toda la isla. Y afortunadamente el nudismo se popularizó entre mucha gente de todos los sectores e ideologías.

Las playas nudistas ya no eran sólo las más alejadas del casco urbano o aquellas en las que tenías que andar un buen rato. A veces, playas muy concurridas eran nudistas a partir de una determinada roca que hacía de separación que unos y otros respetaban. Y era normal que muchos practicantes del nudismo iban acompañados de personas que no lo hacían. Quiero decir que no pasaba nada si había alguien en bañador con un grupo de nudistas, a menudo adolescentes o algún familiar vergonzoso. Y en muchos municipios los ayuntamientos lo señalizaron, e incluso las policías municipales podían hacer de vez en cuando un servicio para echar a los mirones ocasionales.

Pero si la masificación y las barcas fue arrinconando y eliminando el nudismo en gran parte de Menorca, la sustitución en Formentera del turismo alemán y nórdico por el italiano, expulsó esta práctica en un par de veranos. No quiero decir que no hubiera italianos que hacían nudismo, pero era una tipología de turista que habitualmente iba en familia o sin buscar un rebaño al que juntarse al llegar el primer día al hotel.

La escena en Formentera era esta. En una cala de unos cien metros de largo había una veintena de personas, la mayoría desnudas o los nudistas en una banda y los textiles en la otra. Y llegaban en poco tiempo a media mañana una treintena de parejas italianas en moto, que muchos de ellos se acababan de conocer en el hotel y habían acordado ir en grupo a aquella playa. Los hombres todos con bañadores largos, y las mujeres todas en bikini, sin hacer ninguna de ellas ni siquiera topless. Llegaban con un gran griterío, empezaban a jugar a pelota molestando, algunos llevaban aparatos de música, y si iban hombres sólos no tenían ningún problema para ponerse junto a mujeres que hacían nudismo. Y, poco a poco unos nudistas se iban hacia las rocas, otros se ponían el bañador y muchas mujeres la parte de abajo del bikini.

Como el nudismo era una práctica que crecía en Catalunya y además atraía a un tipo de turista tranquilo y respetuoso, en muchas localidades catalanas, a menudo a petición de los usuarios locales, se impulsó que hubiera alguna playa nudista señalizada en el municipio. En Barcelona en 1997 el Ayuntamiento creó una playa nudista en la Mar Bella, levantando una duna con vegetación que separara visualmente el paseo de la gente que se bañaba y tomaba el solo desnuda, y resultó ser un éxito. Pero siete años más tarde el consistorio tomó un decisión que dio una estocada de muerte a aquella playa urbana como zona nudista. Confundiendo el hecho de que entre los nudistas hay usuarios gays que hacen nudismo sin sentirse criticados, otorgó la concesión del chiringuito de aquella playa a un bar de ambiente gay que pasó a formar parte del circuito gay internacional de Barcelona. Y de golpe y porrazo la playa fue invadida cada día por centenares de homosexuales masculinos extranjeros con bañador de última tendencia, que iban allí como lugar para conocer gente. Y pasó de ser una playa de hombres y mujeres, también familias y niños que hacían nudismo, a ser una playa casi exclusiva de hombres, la mayoría gays y con bañador “mirando si me miras“.

Esta problemática tiene una difícil solución dado que mientras sí se puede sancionar a quien se baña desnudo en una playa no nudista, no hay ningún marco legal para prohibir ir en bañador a una playa nudista. El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, después de estudiar la problemática a petición de las asociaciones naturistas, pidió a los ayuntamientos que señalen y rotulen más claramente las playas nudistas. Pero con esto no hay suficiente, porque para muchas familias, grupos de jóvenes y de homosexuales masculinos que no hacen nudismo, mola mucho ir en grupo a las playas nudistas. Y un servidor que hace nudismo, sintiendo comentarios de grupos familiares y de grupos de hombres gays que no hacen nudismo, sobre “aquella gorda en bolas con la barriga colgando”, sobre aquellos “que van depilados” o sobre aquellos “que no van depilados”, añoro aquellos dos o tres mirones autóctonos de edad avanzada o inmigrantes que se ponían en las rocas del fondo a mirar, y te hacían pensar que la especie humana, con los años y con más educación, evolucionaba.

Enlace al artículo en El Triangle: ¿El fin de las playas nudistas?

Publicado en Nudismo | Etiquetado , , , | 2 comentarios

El iceberg de la violencia de género

Una imagen vale más que mil palabras. ¡Gracias, Amnistia Internacional!

Publicado en Igualdad | Etiquetado , , | Deja un comentario