El indio Gerónimo hablaba español

La noticia de esta semana ha sido la muerte, a los 103 años, del actor Kirk Douglas; para muchos, su película estrella es Espartaco, pero para mí será recordado siempre como el coronel Dax de Senderos de gloria, la impactante película de Stanley Kubrick.

Kirk Douglas en Senderos de Gloria - El País - El Eurociudadano nudista

Kirk Douglas como el coronel Dax en Senderos de Gloria – Fuente

El 2 de julio de 1934, el escritor Humphrey Cobb leyó un suelto en The New York Times que decía: “Los franceses absuelven a cinco fusilados por amotinamiento en 1915. Dos de sus viudas reciben una indemnización de un franco cada una”. Investigó y descubrió que no había habido tal amotinamiento: tras el fracaso de la toma de una colina en Souain, el general Réveilhac ordenó que cinco cabos del Regimiento 136, elegidos al azar, fueran fusilados “para dar ejemplo a la tropa”.

Fuente: Senderos de gloria, por Marcos Ordóñez en El hombre que fue jueves – El País, 26 de junio de 2014. 

Y al recordar esta película me ha venido a la mente un artículo que me sorprendió al leerlo ya hace más de un año (el 9 de enero de 2019), en el que se muestra como, al contrario de lo que sucede en Senderos de gloria desenmascarando valientemente una verdad manipulada, los westerns en muchas ocasiones han contado un relato totalmente tergiversado de la conquista del oeste, obviando que aquellas tierras supuestamente habitadas por salvajes realmente estaban pobladas de hispanomestizos que hablaban, entre otras lenguas, el español. 

A mí, que en una época importante de mi vida he tenido una gran atracción por los pieles rojas, sobre todo tras leer Leyendas de los indios Pies negros (libro que ahora no se por donde anda), leer este artículo de María Elvira Roca Barea en El País me abrió los ojos, dando una aclaradora visión de la historia oculta de la conquista del oeste anglosajona.

Gerónimo en 1904 - Corbis - Getty Images - El País - El Eurociudadano nudista

Jerónimo conduciendo un coche en 1903. Corbis / Getty images. Fuente.

Es bastante fácil encontrar a un español o un mexicano que, si le preguntas quién es Gerónimo, no acierte a contestar algo. Esto con independencia de su nivel cultural o de que tenga estudios superiores. Como mínimo sabrá decir que es un indio que sale en las películas de vaqueros. O algo así. Pero va a ser muy difícil tropezar con alguien en uno u otro país que sepa que Gerónimo hablaba español y que conozca siquiera aproximadamente la verdadera historia de este apache y los bendokes, su tribu; de Cochise y los chiricaguas, de Mangas Coloradas, Victorio, Pósito Moragas, Irigoyen, Ponce… Todos ellos jefes indios en las guerras apaches contra Estados Unidos, uno de los conflictos más sangrientos en la historia de este país en su conquista del Oeste. Aunque en realidad la insurrección apache había comenzado antes, tras la independencia de México. Parece que en la época virreinal no hay conflictos destacables y que los apaches vivían razonablemente integrados dentro del imperio.

Para que el lector se ubique es necesario que sepa que más de un tercio de lo que hoy es Estados Unidos fue en algún momento de su historia parte del imperio español. Estados Unidos ocupó en 1848 el 52% del territorio mexicano. Estamos hablando de más de dos millones de kilómetros cuadrados, o sea, la superficie de España multiplicada por cuatro. En esa franja aproximadamente estaba la Apachería, que es como se denomina la región en la que se asentaron los apaches cuando atravesaron las fronteras del imperio español en el siglo XVIII buscando protección frente a las feroces incursiones de los comanches. Es una pena, pero el paraíso indígena no ha existido nunca más que en los libros. El primer documento que menciona la existencia de los apaches se escribió en Taos en 1702. En 1720 llega allí una embajada apache solicitando permiso para asentarse en el territorio, permiso que es concedido por el gobernador español. Sigue un largo y difícil proceso para acomodar a los apaches en una región donde ya había otros pueblos que no sentían mucha simpatía hacia ellos (El silencio tiene un precio, E. Roca, Revista de Occidenteseptiembre de 2018).

Todo esto va dicho para explicar que la puesta en escena mil veces repetida en el wéstern según la cual los blancos avanzan con sus carretas desde el oeste, por territorio inexplorado y habitado por tribus hostiles que nunca han tenido contacto con el hombre blanco, es completamente falsa, porque obvia la existencia de la verdadera realidad con la que el blanco protestante se tropezó conforme ocupaba la mayor parte de los territorios: un mundo hispanomestizo donde había pueblos y se hablaba español, entre otras lenguas. Más o menos lo mismo que había en Arizpe (hoy, en el Estado mexicano de Sonora), donde Gerónimo nació el 1 de junio de 1821. La localidad fue fundada por el jesuita Jerónimo del Canal, por eso el nombre era frecuente entre los bendokes. Estaban bautizados Gerónimo y sus padres, y se conservan las partidas de bautismo recientemente descubiertas (Apaches. Fantasmas de Sierra Madre, M. Rojas, 2008). Eran sedentarios y productivos, es decir, no se dedicaban a las correrías depredatorias. Eso vino después, cuando entre las autoridades mexicanas y las estadounidenses no les dejaron otra opción para sobrevivir.

Acaba de publicarse en España Ahora me rindo y esto es todo (Anagrama), del mexicano Álvaro Enrigue. A medio camino entre la reivindicación y el homenaje, Enrigue intenta rescatar del olvido la vida de la Apachería, asombrado de haber descubierto un buen día que Gerónimo era “más mexicano que la salsa verde”. El novelista en cambio no parece asombrarse ni preguntarse por qué ha llegado a la edad adulta desconociendo esta parte de la historia mexicana, que yace en el olvido más profundo. No por casualidad. Se limita a culpar a los yanquis y al wéstern por haber ofrecido, popularizado y exportado una versión completamente falsa de la realidad. Y es cierto: el wéstern es una falsificación, desde La diligencia (1939) hasta Django Unchained (2012), pasando por Kung-Fu. Pero las razones por las cuales Enrigue y la inmensa mayoría de los mexicanos no sabe nada de Gerónimo ni de la verdadera historia de la Apachería no están solo en Estados Unidos. También están en el mismo México y tienen mucho que ver con la persecución implacable a que sucesivos Gobiernos mexicanos sometieron a estas gentes (véase Ignacio Almada Bay y Norma de León Figueroa, Las gratificaciones por cabellera. Una táctica en el combate a los apaches, 1830-1880, Intersticios Sociales 11, 2016, páginas 1-29 —muy interesante—) después de la independencia.

Puede parecer una exageración considerar que el wéstern forma parte de la leyenda negra, pero con ella comparte dos características esenciales. Primeramente falsifica la realidad histórica por medio de la ficción literaria (cinematográfica en este caso) y la propaganda, y además oculta lo que verdaderamente sucedió operando una gigantesca maniobra de distracción. En realidad, la leyenda negra es eso: una maniobra de distracción, simplona, pero tremendamente eficaz. En este sentido el wéstern conecta con lo que está sucediendo en California, donde le quitan las estatuas a Colón y destrozan las de fray Junípero Serra, una maniobra de distracción WASP (blanco, anglosajón, protestante, por sus siglas en inglés) para tapar a los verdaderos responsables del exterminio de las poblaciones nativas, que no fueron ni Colón ni fray Junípero ni los españoles, como prueba de manera irrefutable una investigación que acaba de ser publicada en la Universidad de Yale (An American Genocide. The United States and the California Indian Catastrophe [Un genocidio americano. Los Estados Unidos y la catástrofe india de California], Benjamin Madley, 2016). El trabajo de Madley es demoledor. Los grandes hombres cuya memoria se venera y se enseña a respetar en las escuelas son los verdaderos culpables. Al día siguiente de haberse incorporado a California a la Unión, el coronel John Frémont, uno de los padres del Estado californiano (tiene calle, plazas, escuelas y hasta una ciudad a la que nadie le quitará el nombre), presentó ante el Senado de Estados Unidos 10 proyectos legales cuyo objetivo era “transferir vastas extensiones de terreno californiano indio a no indios y al nuevo Gobierno estatal” y declaró allí (y así está registrado en el correspondiente diario de sesiones): “La ley española, de manera clara y absoluta, aseguraba a los indios sedentarios derechos de propiedad sobre la tierra que ocupaban. Esto está más allá de lo que este Gobierno puede permitir en sus relaciones con nuestras tribus domésticas” (página 163).

La verdadera tragedia hoy es que la población hispana compra esta mercancía averiada. Los WASP, cada vez más preocupados por la potencia demográfica hispana que pronto los dejará en minoría en el territorio (el muro de Trump no evitará esto), la fabrican para tapar fechorías y para hacer que estas caigan sobre otros. No es muy distinto de lo que ocurrió en otros siglos. Tiene la ventaja de que, como está sucediendo en vivo y en directo delante de nuestros ojos, quizás ayude a comprender a los que hablan español a un lado y otro del Atlántico cómo se falsifica la historia. Quizás.

Enlace al artículo original en El País: El indio Gerónimo hablaba español.

Publicado en Otros | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Bye, bye… see you later

Hoy no es un gran día. Hoy no me motiva especialmente escribir un artículo para despedir a unos compatriotas que en escasos 5 minutos van a dejar de serlo. Hoy me siento contradictoriamente triste y expectante: triste por la marcha de muchos conciudadanos que creían, casi tanto como yo, que formaban parte de la ciudadania europea; expectante porque me gustaría ver que muchas de las trabas a la construcción europea provenientes del Reino Unido van a desaparecer.

Pero realmente, todo lo que ha sucedido no tiene que ver exactamente con un deseo real de salir de la Unión, sino con la manipulación que en estos momentos suponen los populismos de todo pelaje que invaden con sus mensajes tergiversados muchas fuentes de información, y que tergiversan la realidad de las cosas. El mundo está aprendiendo a digerir este nuevo fenómeno con experimentos como los de Donald Trump en Estados Unidos, o como los de Nigel Farage y su sucesor Boris Johnson en el Reino Unido; y demuestra que lo realmente difícil es construir desde el entendimiento y la cooperación.

Aunque, en realidad, el fenómeno de los populismos no es nuevo, porque, ¿qué fueron si no los fascismos de los años 30 que asolaron Europa, y que nos llevaron a la segunda guerra civil europea… Ahora los populismos llegan en forma de nacionalismo exacerbado, de miedo al inmigrante -entonces como ahora-, de miedo al diferente, en fín.

¿No hemos aprendido del pasado? ¿Volveremos a repetir los errores? Espero que no… espero que los ciudadanos europeos nos resistamos a los cantos de sirena de los populismos, y tengo la esperanza que nuevas generaciones de británicos, que han conocido la fortaleza de una Europa sin fronteras, vuelvan a encontrar en la Unión Europea una patria común. Así al menos lo cree el miembro de la Cámara de los Lores John Kerr, cuando afirma en el artículo que podrás leer a continuación, que mis hijos verán cómo el Reino Unido regresa a la Unión Europea. Sólo espero que ese regreso no sea para volver a bloquear los avances hacia una Unión más estrecha de los pueblos de Europa.

John Kerr - R de Miguel - El País - El eurociudadano nudista

El miembro de la Cámara de los Lores John Kerr

“Mis hijos verán cómo el Reino Unido regresa a la Unión Europea”

El autor del artículo 50 del Tratado de Lisboa lamenta el “error” del Brexit

John Kerr, barón Kerr de Kinlochard (Grantown-on-Spey, Reino Unido, 77 años) nunca pensó, al redactar el borrador del artículo 50 del Tratado de Lisboa [el referido a la retirada de un miembro de la UE] que sería su país el primero en invocarlo. Triste por el inmenso “error” que ocurrirá el próximo viernes 31 de enero, se aferra a dos convicciones que hoy los hechos, sin embargo, parecen desmentir: el Reino Unido regresará en algún momento a las instituciones comunitarias y Escocia, su tierra natal, se resistirá a iniciar el camino a la independencia que persiguen los nacionalistas.

Pregunta. ¿Cómo se siente?

Respuesta. Me siento muy triste. Hemos cometido un error grave. Los que nos han conducido hasta este error no lo sufrirán directamente, porque individuos como Johnson tienen sus espaldas cubiertas. Lo sufrirán los habitantes del norte de Inglaterra, los trabajadores de la industria automovilística o los de la industria aeronáutica. Será la clase trabajadora la que pague las consecuencias. Y me entristece también el hecho de que la gente mayor haya dado la espalda a los jóvenes. La gente joven se siente europea, y para mi sorpresa, la gente mayor se ha olvidado de la razón por la que se creó la Unión Europea. No creo que sea un error definitivo. Creo que mis hijos verán al Reino Unido regresar al seno de la UE.

P. Pero ahora mismo es un hecho consumado. ¿Qué se puede esperar a continuación?

R. Estoy convencido de que Johnson alcanzará un acuerdo definitivo a finales de año, y que no pagará ningún precio político por ello. Será un acuerdo de mínimos, muy superficial, que incluya solo el comercio de bienes, y que dejará fuera a los servicios, que suponen el 80% de la economía británica. Su único propósito, en un primer momento, fue presentar una rendición como una victoria, y le salió bastante bien. Intentará repetir la jugada, y demostrar que en contra del escepticismo general fue capaz de cerrar otro acuerdo con la UE.

P. ¿Hicieron algo mal los defensores de la UE o realmente no entendieron su propio país?

R. El eslogan Get Brexit Done (Cumplamos Ya con el Brexit) que empleó Johnson en la campaña fue un golpe de genialidad. La gente estaba harta del prolongado proceso de negociación y no le interesaban los detalles. Nadie supo desmontar la idea. Y el optimismo de Johnson supuso un soplo de aire fresco frente a la personalidad de [la ex primera ministra] Theresa May, que no era una gran comunicadora. Ayudó también la desastrosa campaña de los laboristas. La pena es que creo que anduvimos muy cerca de lograr que se celebrara un segundo referéndum. No sé si lo hubiéramos ganado, pero estuvimos a punto de conseguir una nueva consulta. Fue entonces cuando los liberales demócratas decidieron respaldar unas segundas elecciones y eso fue un terrible error.

P. Escocia, Irlanda del Norte…¿se confirmarán los augurios de que el Brexit romperá al Reino Unido?

R. Creo que en Irlanda del Norte la política seguirá la senda de la economía. Irlanda del Norte seguirá siendo, en muchos aspectos, un miembro del mercado interior. Y habrá una barrera comercial entre el Reino Unido e Irlanda del Norte. Al mismo tiempo, Irlanda del Norte no tendrá ningún representante en el Parlamento Europeo o en el Consejo o en la Comisión. Así que pedirán al Gobierno de Dublín que defienda sus intereses. Lo lógico es que la integración económica conduzca hacia una mayor integración política. Creo que en 15 ó 20 años es previsible que veamos la unificación de Irlanda. En el caso de Escocia, todo es más complicado. Crear una frontera entre Escocia e Inglaterra sería extremadamente dañino para la economía escocesa, que está totalmente integrada en la economía del Reino Unido. Habrá otro referéndum de independencia, porque la negativa de Johnson a celebrarlo no se sostiene. Pero los escoceses no son estúpidos, y piensan más con la cartera que con el corazón. Dudo que los nacionalistas logren una mayoría de apoyo a la independencia en los próximos cinco años.

Enlace al artículo original en El País: Mis hijos verán cómo el Reino Unido regresa a la Unión Europea.

Publicado en Europa | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Sección de libros: Astérix en Italia / La hija de Vercingétorix

Los Reyes Magos, en su versión 2020, me dejaron, entre otras muchas otras cosas, estos dos libros.

Y… ¿qué decir? Soy lector tardío de Astérix, aunque lo conocí de pequeño por dos medios bien distintos: los tebeos de Mortadelo que en un momento determinado publicaban dos páginas por semana de alguna de las aventuras de Astérix (la que recuerdo en Astérix en Helvecia) y la bande dessinée (tebeo o cómic en francés) que unos primos residentes largo tiempo en Francia tenían en su casa: Astérix chez les bretons.

Astérix chez les bretons - Dargaud editeur - El Eurociudadano nudista

Esta es la portada que recuerdo. Fuente.

Luego, cuando de mayor inicié la lectura de los libros de Astérix desde su primer libro, Astérix el galo, comprobé la evolución a mejor en cada una de sus aventuras. Conforme iban publicando libros, se notaba la mejora en los guiones magistralmente escritos por René Goscinny, seguro que ayudado por su compañero Albert Uderzo, llegando a disfrutar de un humor difícilmente superable… y de hecho, cuando a la muerte de Goscinny los guiones pasaron a ser redactados por Uderzo, percibí un estancamiento en ese proceso de mejora.

Por ello, me había resistido a comprar más libros de Astérix desde la muerte de Uderzo: pensé que a partir de ese momento, las aventuras de Astérix se convertirían en un quiero y no puedo.

Y, efectivamente, esa es la sensación que me ha quedado. Aunque los dibujos de Didier Conrad no desmerecen los de Uderzo, los guiones de Jean-Yves Ferri me han sabido a refrito: Astérix en Italia no deja de recordarme la magnífica La vuelta a la Galia por Astérix, y La Hija de Vercingétorix no podía más que acordarme de Pepe en Astérix en Hispania.

Sin embargo, hay un aspecto que me ha vuelto a sorprender, como lo hacía en los guiones de Goscinny: la traducción de las canciones en los momentos de melopea. Desconozco la canción original en la versión francesa, pero en la última viñeta de la página 19 se hace un homenaje a Nino Bravo cuando se hace cantar a voz en grito a los piratas

Al partir, un vino y una flor
un fenicio, una fenicia y un adios…

mientras otro, en voz visiblemente más baja, nos recuerda a Raphael cantando

Eeescándalooo…

y en la viñeta siguiente, tras el canto del éxito de la cantante mexicana Patricia Manterola

Que el ritmo no pare, no pare, no…

el capitán de los piratas finaliza el concierto con la siguiente frase:

¡Callaos de una vez! ¡Parad ya de piratear grandes éxitos!

Bueno, pues tengo que confesar que estas dos viñetas, quizás, han sido las únicas que me han hecho sonreir.

A continuación, las fichas de los libros:

Título: Astérix en Italia.
Autores: Jean-Yves Ferri (texto) y Didier Conrad (dibujos).
Editorial: Grupo Editorial Bruño (Salvat).
ISBN: 987-84-696-2038-0
Interés: No aporta nada nuevo.
Recomendación de lectura: Hergé hizo bien en prohibir que nadie replicara sus historietas de Tintin. Yo hubiera hecho lo mismo con Astérix.

Título: La hija de Vercingétorix.
Autores: Jean-Yves Ferri (texto) y Didier Conrad (dibujos).
Editorial: Grupo Editorial Bruño (Salvat).
ISBN: 987-84-696-2621-4
Interés: Sólo dos viñetas.
Recomendación de lectura: igual que el otro.

Publicado en Sección de libros | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

Secció de llibres: Els pelegrins de les Useres

En llegir aquest llibre, he sigut més conscient de la meua realitat lingüística…

Els pelegrins de Les Useres - El Eurociudadano nudista

En realitat, del que hauria de parlar és d’un llibre que intenta reflectir el que significa per a tot el poble de Les Useres una tradició medieval, que va estar a punt de desaparéixer en els anys huitanta, i que ara ha reviscut, qui sap si per a ja no tornar a córrer el perill de passar al més absolut dels oblits. O que és un llibre que vaig comprar fa un parell de mesos després de múltiples ocasions en les quals el deixava en la prestatgeria de la llibreria, esperant un millor moment… i el moment va arribar en recordar que la meua bona amiga Rosabel havia fet unes fotocòpies del llibre per a mostrar-les en la nostra universitat d’estiu de la Molina (que esmente de passada en aquest article) mentre explicava amb gran entusiasme que significava per a ella la peregrinació a Sant Joan de Penyagolosa (explicació acompanyada per unes botifarres de ceba que van ser un èxit total).

Però no. Ja havia sentit parlar tant a Rosabel dels pelegrins, i tant els he poguts gaudir en els últims anys, que el que més m’ha impactat del llibre ha sigut la constatació que no domine el valencià com jo volguera. Que la nefasta política lingüistica de la meua família, en negar-me poder tindre al valencià com a llengua materna, fa que en la lectura de la primera part del llibre em trobara amb nombroses paraules que havia de buscar en el diccionari, i que, una vegada traduïdes, comprovava que formen part del meu lèxic castellà (també és cert que tots els estudis, excepte algunes assignatures en la universitat, els he fets en castellà, i no he tingut assignatura de valencià mai). També és cert que la segona part del llibre, no obstant això, l’he llegida d’una tirada.
Així que, en llegir aquest llibre, tinc una sensació agredolça: d’una banda, la lectura sobre una peregrinació que tinc bastant pròxima; per una altra, que no tinga un coneixement més profund de la llengua que es parla als pobles protagonistes d’aquesta peregrinació, el que fa que contínuament haja de recórrer als diccionaris per a escriure un article com aquest.

De tota manera, ja vaig parlar dels pelegrins fa algun temps (anys), als meus articles Els pelegrins de Les Useres  Els pelegrins de Les Useres 2014. I si voleu saber més, podeu llegir el llibre, amb la confiança que, després de les fotografies, estan els mateixos articles en la seua versió castellana.

A continuació, la fitxa del libre:

Títol: Els pelegrins de Les Useres.
Autors: Tomàs Escuder i Palau, Alvar Monferrer, Ferran Montenegro i Josep Vicent Rodríguez
Editorial: Generalitat Valenciana
ISBN: 84-7579-726-1
Interés: Aproximació a una de les pelegrinacions més antigues i importants de les nostres terres.
Recomanació de lectura: Molt interessant.

Publicado en Sección de libros | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Pretender conflictivizar las lenguas

Hoy, 19 de enero de 2020, día de temporal de lluvia, viento y nieve, apetece poco salir a la calle, así que estoy aprovechando para hacer actividades un poco más estáticas, como ponerme al día con esas cosas necesarias que la urgencia del día a día no permite atender como es debido. Y entre esas cosas se encuentra el despejar la mesa de papeles pendientes de archivar, de reciclar o de publicar…

Pero, curiosamente, este artículo no tiene mucha antigüedad, puesto que se publicó el día de San Antonio Abad (más popularmente, San Antón), es decir, anteayer, en el diario Levante-EMV por Gràcia Jiménez, y nos habla de que, cuando en un territorio conviven dos lenguas, no hay que imponer el uso de una u otra (cada uno en la que más cómoda se sienta), pero si su conocimiento, para que nadie se vea impedido de hacer efectivo el derecho a usar su lengua materna… porque, además, quienes tienen que renunciar al uso de su lengua materna siempre son los mismos.

Gràcia Jiménez - Levante EMV - El Eurociudadano nudista

La autora del artículo, Gràcia Jiménez

Pretender conflictivizar las lenguas

Hacer una guerra con las lenguas es desalentador y una manera de descohesionar y desactivar una sociedad, que requiere de todas las fuerzas y todos los ánimos para ir hacia adelante y satisfacer las necesidades de todos sus integrantes. El conflicto se promueve desde sentimientos poco constructivos , quizá, por intereses extraños a los propios de la tierra. En un territorio con la existencia de dos lenguas, la salida racional y democrática es la salvaguarda, protección y fomento de las mismas. Plantear la desaparición de una de las dos o la subordinación de una a la otra es simplemente todo lo contrario y, por tanto, carente de legitimidad. El uso de las dos lenguas es un derecho, y los derechos, en democracia, se respetan y acatan.

Cada cual usa y habla la lengua que quiere y desea, sin embargo, para desplegar y hacer efectivo este derecho a usar las dos lenguas, el otro lo ha de entender, porque, de lo contrario, se estaría impidiendo que se hiciera efectivo este derecho. No te entiendo o Háblame en cristiano son actitudes que coartan el derecho de los ciudadanos a usar una de las dos lenguas territoriales. Aquí cada uno elige la lengua en la que quiere expresarse, no se impone nada, pero para que esto sea posible, el otro la ha de entender. Y es la sociedad, la escuela, quien debe posibilitar a todos los ciudadanos la capacidad de entendimiento de las dos lenguas territoriales, cumpliendo los objetivos de las leyes oficiales.

La falsa polémica sobre la opcionalidad en el conocimiento de las lenguas territoriales esconde la conculcación de los derechos lingüísticos contra el grupo comunitario discriminado. Debemos procurar que no se genere un marco desigual en el desarrollo de los derechos ciudadanos. La función pública, consciente de la existencia de esta realidad lingüística, debe estar preparada para atender a todos los ciudadanos, hablen la lengua territorial que hablen; debe estar capacitada. Y todos los ataques que han tratado de vituperar o despreciar una de esas lenguas territoriales (creando falsas ortografías o gramáticas, o aduciendo que es una manía o defecto y no un derecho, o abombado guerras …) representan un impedimento al uso efectivo de los derechos democráticos de los ciudadanos y tienen el efecto de minar la unión y fuerza de una sociedad, que, desde la inclusión, la diversidad, y contra la intolerancia, debe estar preparada, cada vez más, a retos superiores.

Enlace al artículo en Levante-EMV: Pretender conflictivizar las lenguas.

De este tema ya he hablado en otros artículos, que puedes encontrar en la categoría Lenguas minoritarias.

Publicado en Lenguas minoritarias | Etiquetado , , | 2 comentarios

Frontera complicada

Para comprender la relevancia de esta entrada, es conveniente leer antes la página El Fronterizo.

Hoy, los Reyes Magos me han dejado un regalo: por nostalgia, he vuelto a leer uno de los libros que tengo con los TBO’s de mi infancia encuadernados, y sin pretensión alguna de encontrar nada sobre los Baarles, me he centrado en la lectura de los De todo un poco y de algunas historietas más, como La Familia Ulises o Altamiro de la Cueva. Y, de repente, en el TBO número 659, del 12 de junio de 1970 (prácticamente 50 años después de su publicación) ha aparecido ante mis ojos Frontera complicada, la pequeña reseña que hizo surgir en mí, a la temprana edad de 6 años, mi pasión por las fronteras…

Frontera complicada - De todo un poco - TBO 659 - 12 de junio de 1970 - El Eurociudadano nudista

La sección De todo un poco se encontraba siempre en la antepenúltima página.

Frontera complicada 2 - De todo un poco - TBO 659 - 12 de junio de 1970 - El Eurociudadano nudista

Y aquí, el origen de mi pasión por las fronteras…

Si quieres saber más sobre los Baarle, puedes leer en el blog Fronteras la entrada Baarle, el pueblo de las mil fronteras

 

 

 

 

Publicado en Fronteras | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Talibanes del futuro

Ando indeciso con el artículo que debe cerrar el año 2019, y confieso que, mientras escribo, sigo sin tenerlo claro; dudo si publicar un resumen del año del blog (que sigue perdiendo lectores aunque a menor ritmo), comentar algo sobre mi creciente interés con la emergencia climática, o simplemente no publicar nada.

Estadísticas del año 2019 - El Eurociudadano nudista

No recuperaré el nivel de 2013 o 2014, pero al menos parece que no llegaré al de 2012.

Visitas al blog en 2019 - El Eurociudadano nudista

¿Habrá tenido algo que ver la lectura de mi blog en Hong Kong con las revueltas que se están produciendo?

Pero como puedes comprobar a continuación, he decidido hablar de libertades, de esas libertades que, como bien comenta Héctor Abad Faciolince en el diario colombiano El Espectador, parecen que son conquistas eternas, pero realmente son muy frágiles. Entre ellas, el autor comenta como el nudismo en los niños, totalmente inocente en su opinión (y en la de cualquier persona sensata) es tildado de inmoral sobre todo por los fieles de las Iglesias evangélicas… ¡como no va a serlo, pues, el de los adultos!

A continuación, el artículo publicado el 29 de diciembre de 2019.

Hay libertades que creemos que van a durar para siempre. Asuntos privados que nos parecen conquistas inviolables y eternas. O ni siquiera conquistas porque fueron espacios de libertad por los que nunca tuvimos que luchar, puertas abiertas que jamás percibimos como puertas y mucho menos pensamos que se podrían volver a cerrar. Y sin embargo, hay aspectos de la vida, en especial de la conducta cotidiana (sexual, alimentaria, de atuendo, de costumbres diarias), que, últimamente, veo puestas una y otra vez en entredicho por los practicantes de nuevas iglesias religiosas o ideológicas.

En los últimos tiempos he tenido (he sufrido) la experiencia de reacciones furibundas a prácticas que consideraba culturalmente aceptadas y normales, meras opciones de vida que no tenían nada de revolucionario o de estrafalario, que en cambio para otras personas resultan aberraciones, pecados, conductas absolutamente condenables que pasan a ser (para esas personas) inadmisibles, prohibidas, repugnantes y en los límites de la legalidad. Pongo tres ejemplos.

Primero: en mi familia se practica, sin ninguna duda y sin ningún mal pensamiento, el nudismo infantil. Para nosotros es normal que los niños, hasta que les dé la gana (hasta que ellos mismos pidan lo contario), puedan moverse por la casa, por el campo, por el río o la playa o la piscina, si la hay, sin preocuparse por cubrir ninguna parte del cuerpo. No se nos pasa siquiera por la mente que en ese nudismo haya la menor incitación al deseo o siquiera al interés sexual. Pues resulta que, para una ayudante doméstica contratada —perteneciente a una iglesia cristiana—, esta es una conducta aberrante, corrupta, que pone en riesgo a esos niños y en general a la moral del entorno. Hasta un punto de protesta y rechazo tan grandes que llevó a una disputa explícita y a la renuncia de la persona implicada.

Segundo: hay también en mi familia una pareja de hombres que están casados y viven abiertamente su relación homosexual. Ni la exhiben como un trofeo ni la esconden como una vergüenza. Es simplemente un tipo de relación menos frecuente que las otras, pero no por esto menos normal. Pues bien, una persona allegada a la familia se negó a asistir a una reunión familiar por estar presente este tipo de pareja. Según esta persona, ella no podía tolerar estar en “la casa del pecado”, por el simple hecho de que ellos dos vivieran abierta y serenamente su condición. Y de nuevo se trataba de una persona afiliada a una iglesia evangélica que, entre otras cosas, reforzó su rechazo a hacer acto de presencia en el hecho de que en esa misma reunión se consumiría alcohol.

Tercer ejemplo: invitamos a una amiga a un almuerzo campestre por estos días de Navidad. Ella llegó oportunamente al mediodía y supo de inmediato que —como era vegetariana— podría disponer de un tipo de menú diseñado para ella. Al principio todo pareció ir bien hasta que la invitada notó que iba prepararse un asado de carne a la parrilla. Al parecer su tolerancia llegaba hasta cierto nivel de consumo de carne animal, pero nunca a los extremos argentinos de una parrillada que incluía chorizo y morcilla de cerdo, varios cortes de carne bovina e incluso algunos huesos claramente visibles. Pues bien, tras un sermón furioso y una serie de recriminaciones de índole animalista y ambiental, siguieron algunos insultos de marca mayor y luego el abandono abrupto del lugar de la reunión.

Como ven, se trata de asuntos que tienen que ver con el atuendo, en los niños, con la desnudez, con la aceptación abierta de cierto tipo de sexualidad no tradicional, y con la práctica de una alimentación, en cambio, bastante antigua y tradicional. Para estas personas, estas prácticas no solamente están mal, sino que deberían prohibirse a todo el mundo. Me temo que cada vez más nos veremos enfrentados a estas luchas religiosas e ideológicas que tratarán de impedir formas de vida que para nosotros forman parte de un espacio de libertad inalienable.

Enlace al artículo original en El Espectador: Talibanes del futuro.

Publicado en Nudismo | Etiquetado , , , | Deja un comentario