Sección de libros: La espiral del silencio, de Elisabeth Noelle-Neumann

Todos los padres lo hemos vivido de una forma u otra: nuestros hijos, que siempre nos han acompañado a la playa y que no tenían ningún problema en ir sin bañador, de repente nos sorprenden cuando no hay forma humana de que se desprendan de él, e incluso proclaman con gran seguridad que ellos no son nudistas… Y todos explicamos este hecho tan común como una reacción lógica a las inseguridades de la adolescencia.

Pero, en realidad, aunque esa parezca una buena razón, la explicación real de este comportamiento es la teoría de la espiral del silencio…

La espiral del silencio - Elisabeth Noelle-Neumann - El Eurociudadano nudista

¡Qué dificil me va a resultar la reseña de este libro! En otros casos, como en La mujer desnuda, o Le sein, une histoire, me llevó tiempo escribirla, pero tenía más o menos claros los aspectos a destacar. En éste, sin embargo, empecé marcando con pegatinas en la parte superior aquellas páginas que contenían datos muy interesantes, seguí marcando con pegatinas en los laterales las que tenían datos extraordinariamente interesantes (con lo cual hay casi más pegatinas que páginas tiene el libro) y ahora… ¿que os puedo decir? Pues que este libro me ha ayudado a comprender determinados comportamientos sociales, y al mismo tiempo me ha hecho constatar cuanto nos falta por comprender del comportamiento social humano.

Ejemplos de comportamientos sociales (nudistas, en este caso) en principio inexplicables podrían ser:

  • Se organiza una cena nudista, pero prácticamente nadie se desnuda.
  • Comentas con algún amigo que eres nudista, él también lo es, pero luego nunca surge la oportunidad de ir juntos a la playa.
  • Acudes a una playa nudista, está llena de gente con bañador, y decides no quitarte el bañador (si es que lo tienes) o irte del lugar.

Pero la inmensa mayoría de los comportamientos sociales son del mismo modo inexplicables, sin importar las diferencias culturales, constituyendo, por tanto, un patrón de comportamiento universal; para comprobar este hecho, en una encuesta realizada en España, Alemania y Corea (del Sur, porque en el Norte supongo que la espiral del silencio es de otro tipo) se propuso a múltiples personas distintas situaciones para que valoraran hasta que punto eran para ellos extremadamente vergonzosas (en el libro se mencionan como embarazosas); y el resultado fue que no se observaron diferencias significativas al comparar las tres encuestas nacionales; ejemplos de esas situaciones fueron:

  • Alguien le abofetea en público.
  • Un empleado de una tienda le acusa injustamente de estar robando.
  • En un restaurante vierte sopa sobre sus pantalones.
  • En plena calle llena de gente resbala y se cae de bruces al suelo.
  • Está en casa de un amigo y entra en una habitación en la que alguien está desnudándose.
  • Planea irse de vacaciones con unos amigos. Cuando llegan a su destino, descubre que se trata de una playa nudista.
  • Cuenta un chiste a unos amigos pero ninguno se ríe.
  • En una habitación de hotel puede oír lo que sucede en la habitación de al lado a través de las delgadas paredes.
La espiral del silencio, páginas 266 a 268

¿Qué es, entonces, esa teoría de la espiral del silencio? En la introducción a la primera edición americana, se explica que

aunque la gente vea claramente que algo no es correcto, se mantendrá callada si la opinión pública (opiniones y conductas que pueden mostrarse en público sin temor al aislamiento) y, por ello, el consenso sobre lo que constituye el buen gusto y la opinión moralmente correcta, se manifiesta en contra. (…)

Según John Locke, ni siquiera una persona de cada diez mil es lo suficientemente insensible como para no importarle que el medio social le niegue la aprobación. (…) Quizás no simpaticemos con la naturaleza social del hombre, pero tenemos que intentar comprenderlo para no ser injustos con la gente que se mueve con la multitud.

La espiral del silencio, página 14
John Locke - The famous people - El eurociudadano nudista

John Locke. La verdad es que muy guapo no era… – Fuente

La espiral del silencio tiene que ver con el concepto de opinión pública, y éste, a su vez, se puede observar desde dos perspectivas:

  • Opinión pública como proceso que permite formar la opinión y la toma de decisiones en una democracia.
  • Opinión pública como control social, teniendo como objeto promover la integración social y garantizar que haya un nivel suficiente de consenso en el que puedan basarse las acciones y decisiones.

La espiral del silencio está basada, justamente, en la visión de la opinión pública como control social.

La opinión pública como control social busca garantizar un nivel suficiente de consenso social sobre los valores y los objetivos comunes. Según este concepto, el poder de la opinión pública es tan grande que no puede ignorarlo ni el gobierno ni los miembros individuales de la sociedad. Este poder procede de la amenaza de aislamiento que la sociedad dirige contra los individuos y los gobiernos desviados, y del miedo al aislamiento debido a la naturaleza social del hombre.

El escrutinio constante del medio y la observación de las reacciones ajenas se manifiestan en la disposición a expresarse o en la tendencia a permanecer en silencio, y crean un nexo entre el individuo y la sociedad. Esta interacción da poder a la conciencia común, los valores comunes y las metas comunes, así como a las amenazas concomitantes dirigidas contra los que se desvían de estos valores y metas. El miedo al aislamiento que se experimenta en las experiencias compartidas procede del estímulo que se siente en las experiencias compartidas en grupo. Los investigadores suponen que estas reacciones se han formado en el curso del desarrollo humano para garantizar una cohesión suficiente de las sociedades humanas. La prueba empírica de esta suposición la constituye el método de muestreo de experiencias, que demuestra que la soledad va unida con la depresión y el desaliento para la mayoría de las personas.

La espiral del silencio, página 289
La vieja'l visillo - RTVE - El Eurociudadano nudista

La vieja’l visillo, un ejemplo (exagerado, pero real) de control social – Fuente

Recuerdo que yendo un día en el coche mi familia con la mejor amiga de mi hija de aquellos días (tendrían 7 u 8 añitos) salió a la conversación el nombre de nuestros amigos Carla y Elicio; entonces mi hija preguntó si eran los chicos que ella había conocido en la piscina, a lo que contestamos afirmativamente; y a continuación, para rematar la pregunta dijo ¿pero en la piscina… nudista? Seguidamente, un silencio incómodo, dubitativo, y la respuesta… sí, en esa piscina.

No sé si la amiga de mi hija le dio importancia a esto, pero ahora, al recordarlo tras la lectura del libro, comprendo nuestra reacción: por una parte, algo que en el libro no se menciona, y es que la espiral del silencio no existe en nuestra tierna infancia, al menos intensamente… se dice que los niños y los borrachos siempre dicen la verdad, pero pronto, muy pronto, al llegar a esa edad en la que se dice que los niños tenemos uso de razón (los 7 años como frontera) aparece el niño social y captamos ya el estado de opinión pública que hay entre nuestros amigos, y la aceptación o rechazo a determinados comportamientos, como estar desnudo delante de otras personas.

Por otra parte, a nosotros, como padres, nos preocupaba que Teresa contara a los suyos la inocente pregunta de nuestra hija… Con lo buenos amigos que somos ahora… mira que si dejan de hablarnos… ¡que pensarán de nosotros! ¡Vamos a ser el hazmerreir de todo el colegio! La espiral del silencio se había puesto en marcha… (afortunadamente, sus padres también fueron los primeros lectores de mi Carta para mis amigos íntimos y su reacción fue totalmente favorable…).

De la opinión pública ya se viene hablando, de forma más o menos explícita, desde la época de Sócrates; una muestra de ello es el Testamento político que Richelieu escribió para el rey Luis XIII; al hablar del poder de los gobernantes, advierte que

el gobernante que disfruta de una buena reputación consigue más solo con su nombre que los otros con sus ejércitos si no se los respeta.

y advierte sobre la risa del mundo, que habría que evitar, dado que

las consideraciones racionales tienen menos importancia que la risa del mundo cuando se trata de asuntos morales.

La espiral del silencio, página 244
Champaigne - Retrato de Richelieu - El eurociudadano nudista

Richelieu – Fuente

En la actualidad, también hemos podido comprobar como ha habido un cambio social importante en la percepción de los abusos sexuales contra las mujeres, aunque más palpable es el cambio ejercido sobre la opinión sobre la comunidad LGTBI; no es que haya cambiado la opinión personal de las personas, individualmente consideradas, sino que antes los defensores de los derechos LGTBI en general no se atrevían a expresarlo, mientras que en estos momentos son los homófobos los que muchas veces no se atreven a expresar en público su homofobia. Un ejemplo actual es el famoso autobús de Hazteoir.org, que en los años 80 seguramente no hubiera causado rechazo alguno, pero que actualmente  manifiesta un estado de opinión desfasado, percibido por la opinión pública como demodé. Este fenómeno de la defensa de unos valores socialmente anticuados aparece en el libro, pero referido a un personaje de ficción que muestra un caso similar. Nos referimos a… Don Quijote de la Mancha.

La tesina de licenciatura de María Elisa Chuliá-Rodrigo en la Universidad de Maguncia, (…) estudia la opinión pública en Don Quijote de la Mancha, de Cervantes. (…) Leer a Cervantes teniendo en cuenta la teoría de la opinión pública incrementa la dimensión trágica de su obra. Don Quijote se ha empapado del sistema de valores de la sociedad leyendo demasiados libros de caballería. Y por eso ansía combatir y que le recompensen por ello, cobrando eterno nombre y fama. Pero todo lo que hace, la ropa que viste y las curiosas armas que porta, pertenecen a un mundo que había existido doscientos años antes de su época. Se encuentra aislado, burlado y derrotado, pero sigue fiel a los ideales de la caballería casi hasta el final de la novela.

La espiral del silencio, página 276

¿Cómo se producen estos cambios en la aceptación o no de determinados comportamientos, de determinadas moralidades? Como se ha comentado más arriba, todos los seres humanos estamos escrutando continuamente nuestro alrededor para conocer y seguir las normas sociales imperantes en cada momento y lugar. Lo que es correcto en un lugar (la costumbre, que curiosamente se considera como una de las fuentes del derecho tras las propias leyes), en otro puede ser mal visto; siempre recuerdo como de pequeño me decían que en Mongolia no eructar después de las comidas es considerado como un signo de malísima educación, mientras que en occidente es todo lo contrario… pues esos cambios se manifiestan observando el comportamiento de las personas que nos rodean, los comentarios que escuchamos, y también estando atento a los medios de comunicación.

Ahora bien, aunque los medios de comunicación por si solos no cambian la opinión pública, sí difunden más rápidamente estos cambios; la influencia de los medios de comunicación estadounidenses en el estallido de la guerra de Cuba de 1898 fue decisiva, pero no hubiera cuajado si no hubiera habido un estado de la opinión pública favorable a la visión de Estados Unidos como nuevo imperio. Ahora los deportes femeninos ocupan portadas de diarios y noticieros, pero no lo harían si no se hubiera producido antes la aceptación social… y también vemos como la difusión de actos tremendamente vergonzosos como la difusión de un video de carácter sexual (en la que la protagonista y víctima del escarnio público, curiosamente siempre es la mujer) puede acabar con el suicidio de la protagonista (como ha ocurrido con Verónica, trabajadora de Iveco que no pudo soportar que sus compañeros vieran el video difundido por su ex… ¿porqué él no se ha suicidado?)… antes morir que soportar el escarnio público.

Pero los medios de comunicación son un invento relativamente reciente (todavía más recientes son las redes sociales, que multiplican el conocimiento del estado de opinión… y también manipulan con las noticias falsas sin control); tradicionalmente los motores de los cambios sociales han sido… la poesía (en la antigüedad) y la música (más recientemente, incluso en la actualidad).

Sobre la poesía, se nos dice que

Según Platón, la pederastia era una pasión peligrosa. Para combatirla, Platón aconsejó (en Las Leyes) que la condenase la opinión pública. Pidió que los poetas representasen este vicio como execrable, creando así una opinión pública sobre el tema. Aunque la nueva opinión negativa pudiera ir en contra de la opinión mayoritaria, podría, si se presentase como la opinión predominante, acabar siendo aceptada por los esclavos y los hombre libres, por las mujeres y los niños, y por toda la ciudadania.

La espiral del silencio, página 93

Y la música es la sucesora en estos tiempos de la poesía, porque es una forma de mantener la cohesión social… romances de juglares, cánticos gregorianos, rock, reguetón… son formas de transmisión de mensajes homogéneos a la sociedad en general; los cambios no son en general repentinos, sino paulatinos: los cantos religiosos mantienen la cohesión de los fieles, aunque para los ajenos al culto puedan parecer incluso ridículos; el reguetón es rechazado por las generaciones más adultas, pero sus letras machistas que hipersexualizan a la mujer tratándola como un objeto son asimiladas y en consecuencia traducidas a comportamientos indeseables por parte de un sector (afortunadamente no muy numeroso) de la población joven… yo relaciono este tipo de música con el ascenso de las famosas manadas, si bien es cierto que la violencia sexual no había desaparecido antes de su aparición (a los que somos Scouts la relación de la palabra manada con la violencia contra las mujeres nos pone los pelos de punta… la Manada de Lobatos es la sección de los niños entre 7 y 10 años, aproximadamente).

Menos mal que, actualmente, ya no se justifica la violación diciendo que la chica llevaba minifalda, o que caminaba sin sujetador por lo que el movimiento de sus tetas incitaba al ataque… en este cambio la música ha hecho su papel: como ejemplo, Joaquín Sabina cantaba en el disco de 1984 Ruleta Rusa la canción Juana la loca, en la que describe perfectamente la rotura de la espiral del silencio por parte de un homosexual, con la consecuencia de que

…de pronto un día, dejaste de pensar que pensaría
tu mujer, tus hijos, tu portera…

En ese mismo disco también publica Pisa el acelerador, en el que dice

…Pisa el acelerador, siente viva
Pisa el acelerador, no estés cautiva…
…si en la película de ser mujer, estás atada en tu papel,
pisa el acelerador, márchate lejos…

Aunque la que a través de su música ha acelerado este cambio, y este pensamiento es unánime, ha sido Bebe, sobre todo con esta canción, Ella.

Muchas más cosas se podrían decir, pero espero haber dejado un buen sabor de boca, que te incite a querer saber más y, por tanto, a leer este libro.

Finalizo casi como empecé: con el final de la introducción a la segunda edición americana:

Si entendemos la fuerza de la opinión pública, no nos engañaremos pensando en que podemos ser buenos ciudadanos con completa independencia de la presión de la opinión pública. Y seremos más prudentes al juzgar a otros que, en determinados momentos y determinadas circunstancias, tienen que ceder ante la opinión pública.

La espiral del silencio, página 10

y con esta cita de Henry David Thoreau, que en su diario de 1840, cuando tenía 23 años, añadía que

siempre es fácil infringir la ley, pero incluso para los beduinos del desierto es imposible resistirse a la opinión pública.

La espiral del silencio, página 296

Y como de costumbre en esta Sección de libros, a continuación la ficha del libro:

Título: La espiral del silencio.
Autor: Elisabeth Noelle-Neumann.
Editorial: Paidós (Espasa Libros)
ISBN: 978-84-493-2432-1
Interés: ¡Impresionante!
Recomendación de lectura: ¡Imprescindible!

Postada:
Mientras redactaba esta reseña, fui víctima de la espiral del silencio; con motivo de unas prácticas, estuve almorzando con unos compañeros de trabajo, y en un momento determinado comenzaron a comentar sus experiencias en playas nudistas… a pesar de que sus comentarios tomaron los derroteros habituales, no fui capaz de intervenir para rebatirlos; por el contrario, permanecí en silencio, y aunque no reí ninguno de sus absurdos comentarios, no fui capaz de defender nuestra (mi) visión sobre lo que realmente es el nudismo. Ahora, sabiendo que la espiral del silencio es casi un comportamiento genético, tengo menos remordimientos por mi cobardía que antes de leer este libro…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sección de libros y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.