Soy nudista y salgo en Youtube

¡Ay! ¡Vaya confusión! Pues no he creído por un momento que eso era lo que decía el titular del diario El País… Pues no, para mi pesar, no ha llegado todavía ese momento soñado en el que Youtube haga una campaña

para concienciar sobre la importancia de ser sinceros acerca de nuestro gusto por el desnudo social

como la que ha iniciado ahora en Estados Unidos con respecto a los homosexuales y lesbianas, ahora que se ha aprobado el matrimonio homosexual en este país, cosa impensable hace escasos meses…

Yo sé que no lo veré, y dudo que mis hijos lo lleguen a ver algún día, pero me haría ilusión que mis nietos sí pudieran gritar a todo el mundo… Soy nudista y salgo en Youtube.

Enlace a la noticia en El País: Soy gay y salgo en youtube.

Publicado en Nudismo | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Dos Evas

¿y un Adán? No, no voy a hablar del famoso programa de televisión, que tanto dio que hablar en su momento, y del que al parecer se está preparando su segunda edición… en este caso, estoy hablando de dos mujeres cuyo nombre es Eva, y no de mí, puesto que no me llamo Adán; y las dos han hecho que me haya animado a escribir de nuevo, en este periodo de mi vida en el que ando metido.

opciones-de-adan-wenzel-peter

No voy a hablar de estos Adán y Eva… (Cuadro de Wenzel Peter; fuente: http://www.pinturayartistas.com)

Sonia-Alejandro-Estela-Luis-pudor_MDSIMA20141021_0394_11

… y de estos, menos todavía… (imagen tomada del primer programa de Adán y Eva, de Cuatro)

Todo empezó con una pequeña locura: una tarde, hablando con Carla por esa temible herramienta de comunicación llamada whatsapp, le propuse medio en broma medio en serio que nos fuéramos a la ciclonudista de Valencia. Como por el whatsapp el lenguaje no verbal brilla por su ausencia, ella me tomó totalmente en serio y se lo comentó a su marido. Elicio me dijo que le apetecía, así que allí nos fuimos los dos, el sábado 6 de junio, a las 4 de la tarde, al viejo cauce del río, junto a la feria alternativa.

La verdad es que la cita no pintaba muy bien, dada las dificultades que tuve para conseguir una bicicleta: eso de que internet te facilita la vida es una de las falacias que todos aceptamos, pero que después no se cumple, al menos en todas las ocasiones: buscando una tienda de alquiler de bicicletas, encuentro una a unos 500 metros de mi casa, y que abre en horario continuo; así que, un poco antes de salir de casa, llamó por teléfono para comprobar la disponibilidad de bicicletas para alquilar, y me encuentro con que el número de teléfono corresponde a una gasolinera, y que allí no alquilan bicicletas, pero me redirige a una gasolinera que sí las alquila, pero allá en el quinto pino.

5pino

Fuente: blog Un lugar como cualquier otro http://ulcco.blogspot.com.es

Así que, con los nervios medio templados, llamó a otra empresa del alquiler de bicicletas ubicada por el centro, con un amplio horario también; llamo para comprobar el horario… ¡y abre a las 17! Ya totalmente con los nervios destemplados, llamo a Elicio y le digo que no puedo ir, que no tengo bicicleta… y afortunadamente me da la solución: utilizar la bicicleta de Carla. Respiro profundamente, y me voy volando a su casa, para acudir a la cita.

Nuestra intención era llegar, ver el panorama, y según nos sintiéramos, unirnos o retirarnos…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Novia de despedida 5049084197 Paco Ferrer

Y esto fue lo que encontramos: gente dispuesta a divertirse, y una despedida de soltera.

No se si fuimos conscientes o no de nuestras acciones, pero el caso es que cuando dijeron que empezaba la actividad, nos quitamos la ropa en un santiamén y nos dispusimos a la gran aventura que suponía el vagar totalmente desnudos por nuestra ciudad (aunque totalmente no: yo llevaba gorra y gafas de sol, y Elicio además una máscara para intentar dificultar más el reconocimiento, aunque luego veremos que no fue un camuflaje del todo eficaz). Por su parte, nuestro compañero de asociación Vicente, gran apasionado de la bici, acudió con pintura de camuflaje en la cara (aunque eso no impidió que una conocida suya lo reconociera en la plaza del Ayuntamiento).

11407088_591298607678454_3197551820585295778_n

Y mientras, múltiples cámaras, como la esta chica, registraban el evento.

Así que iniciamos el recorrido; tras pasar por todas y cada una de las calles de la feria alternativa, nos dirigimos hacia la rampa que da acceso desde el río al paseo de la Ciudadela.

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Subiendo la rampa de Alameda 1016

No eramos pocos; tuvimos que guardar cola para poder subir a la calle.

En ese momento, se encontraban entrenando en el campo de fútbol aledaño un grupo de adolescentes. Al principio se escucharon cuchicheos, pero poco a poco fueron oyéndose sus comentarios de sorpresa (acompañados, claro, de alguna de otra carcajada): ¡Están desnudos! ¡Están desnudos..!

Así que, como no hay mejor defensa que un buen ataque, comencé a decir en voz bien alta y acompañado de risas: ¡Están vestidos! ¡Están vestidos! A estos gritos se unieron varios de mis compañeros de ciclo, y yo creo que incluso logramos acallar los gritos que, en lugar de avergonzarnos, creo que nos estimularon a continuar.

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Rampa puente Alameda 3246248274 Paco Ferrer

A la derecha se encuentra el campo de fútbol.

No fue si fue en este momento, o pocos instantes después, pero es aquí donde aparece la primera Eva de esta artículo: al poco de haber subido a la calle, empezamos a hablar: la verdad es que no recuerdo cual fue el tema, ni yo me hubiera acordado de este detalle sino fuera porque existe varios testimonios gráficos de nuestro primer encuentro en la ciclonudista…

AIU Ciclonudista Valencia 2015 Paco y Eva 2355031557 Paco Ferrer

Aquí estamos Eva y yo encarando la calle Sorní, en dirección al Corte Inglés de Pintor Sorolla; hay más testimonios gráficos, pero ni a Eva ni a mí nos apetece (por ahora) ser fácilmente reconocidos.

El recorrido, tal y como había prometido Cristian Yapur, el convocante de la ciclonudista, iba a ser orgánico (es decir, que dónde fuera el primero iría el resto). Tengo que decir que con respecto a las ciclonudistas de Madrid a las que he acudido, aquí he encontrado un ambiente más relajado, tanto en el ritmo como en las relaciones.

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Paseo de la Ciudadela 1025

Por el paseo de la Ciudadela, aguas abajo…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 El Corte Inglés 4656907861 Paco Ferrer

… y la prueba de nuestro paso por el Corte Inglés, calle Colón…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 1029

… siguiendo hacia la calle Xàtiva y estación del Norte…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Publico 1107

… y llegar a la Plaza del Ayuntamiento, y encontrarnos con estas caras de ¿sorpresa? ¿envidia? ¿admiración?…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Calle de la Sangre 9583238644 Paco Ferrer

Saliendo de la plaza del Ayuntamiento por primera vez, por la calle de la Sangre, para continuar por San Vicente, María Cristina, Bolsería, plaza del Tossal…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Cerca del mercado de Mosen Sorell 1058

… y continuando en las proximidades del mercado de Mossen Sorell hacia el portal de Valldigna…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Portal de Valldigna 1073

… y tras pasar bajo el mismo nos dirigimos…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 6941283280 Paco Ferrer

… hacia la Plaza de Manises (la Generalitat, símbolo de las libertades valencianas, nos contempla… ¿estaría nuestro presidente en funciones?)…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Plaza de la Virgen 4120899419 Paco Ferrer

… llegando a la plaza de la Virgen, donde nos hicimos esta bonita foto de grupo (detrás estaban las rocas del Corpus)…

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Plaza del Arzobispo 1096

… y prosiguiendo nuestro camino por la plaza del Arzobispo (al fondo, el palacio arzobispal) y la plaza de la Reina para volver a la Plaza del Ayuntamiento.

Creo que fue en ese momento, al volver por segunda vez a la plaza del Ayuntamiento, cuando Eva y yo nos juntamos para realizar juntos el resto del recorrido; hasta ese momento, ella había llevado un bonito sombrero acompañado de un antifaz, que no podía ocultar la intensidad de sus ojos; pero una vez allí, de repente, se hartó del antifaz y se lo quitó; yo, sin embargo, seguía con mis gafas, pero parece que su gesto derribó barreras entre nosotros, y a partir de ese momento fuimos casi inseparables. Mientras nos dirigíamos por la calle Castellón y la calle Cádiz hacia el Mercado de Ruzafa, y posteriormente a la Ciudad de las Artes y las Ciencias, tocamos muchos temas: por mi parte, le comenté que estaba en una época en la que buscaba superar el miedo al que dirán y proclamar a los cuatro vientos que soy nudista porque es un aspecto fundamental en mi vida, y que veo incoherente ocultar algo que a mi me parece tan positivo; un primer paso lo suponía que yo estuviera junto con ella paseando desnudo por mi ciudad, y que no me importara del todo que me pudieran ver… por su parte, Eva estuvo de acuerdo conmigo, y me comentó que una sociedad como la de su entorno, Mallorca, es tan, pero tan cerrada, que ella se tiene que venir a Valencia para disfrutar sin demasiados miedos de actividades como esta; por su trabajo, y por el entorno rural en el que creí entender que vive, cualquier sospecha de su gusto por el desnudo en común le podría causar muchos problemas…

AIU Ciclonudista Valencia 2015 9508234316 Paco Ferrer

En este momento, al paso por la Ciudad de la Ciencias, Eva y yo ya eramos inseparables

AGU Ciclonudista Valencia 2015 Llegando a la feria alternativa 8037327443 Paco Ferrer Publicación

Y aquí, llegando al final del recorrido… no nos gustó nada que se acabara tan pronto…

Finalmente, cuando llegamos de nuevo a la feria alternativa, le pedí a Eva que nos hiciéramos unas fotos juntos, como muestra de una amistad que espero que se mantenga en el tiempo; tengo que decirte, Eva, que me gustó mucho la muestra de gran confianza que mostraste al no poner ninguna objeción a hacernos las fotos, teniendo en cuenta que nos habíamos conocido ese mismo día; fue una lástima que después no pudiéramos seguir hablando, porque falté a mi promesa de volver a la feria alternativa tras devolver la bici, aunque tiene una explicación…

Antes he comentado que, a pesar de que intentamos pasar desapercibidos con la gorra, las gafas y en el caso de Elicio, la máscara, no lo habíamos conseguido del todo: alguien me reconoció a mí y a Elicio, y me lo dijo nada más llegar a casa: mi hija.

¡Papá, que vergüenza he pasado! ¡Os he reconocido a tí y a Elicio! ¡A la que no he visto es a Carla! ¡Que vergüenza, que vergüenza! Iba yo con mi amiga Flor y cuando hemos llegado a la plaza de la Virgen, ¿quien estaba allí en pelotas? ¡Tú, papá, tú! ¡Que vergüenza! Si te llega a ver Flor, me muero de vergüenza! Papá, ¿no podrías evitar hacerme pasar por esto? ¡Que vergüenza! ¡No quiero ni pensar que hubiera pasado si Flor te hubiera reconocido!

Estas palabras, que son las normales en una adolescente cuyo grupo de referencia son sus amigas, en esta ocasión a mi me sumieron en una tristeza infinita: yo, que había llegado a casa tan feliz, tan emocionado después de esta experiencia, convencido de que este tipo de acciones lo único que hacen es permitir que la gente sea consciente de que el desnudo social debiera ser una opción más en una sociedad libre, y no un acto perseguido, me encontré con la percepción de que el problema lo tenía dentro de casa… mis propios hijos se avergonzaban de mí por intentar dejar este mundo en mejores condiciones de cómo lo encontré (frase del último mensaje de Baden-Powell, fundador del Movimiento Scout). Evidentemente, no es cierto que se avergüencen de mí, y todos los días me lo demuestran, pero en ese momento sus palabras me afectaron sobremanera, y no pude evitar pasar el resto del día, y el día siguiente, en esa tristeza infinita que dominó mi alma; y eso que al día siguiente teníamos una actividad de ANVA cual era la inauguración de la temporada de verano con una paella en la playa de Cullera. Después, con el apoyo y raciocinio de mi mujer, volví al estado de crisis que tenía anterior a la carrera (ya sabéis, en busca de la coherencia entre lo que hago y lo que digo)… hasta que apareció Eva (la segunda).

 A Eva la conozco desde hace mucho tiempo; ingreso en mi empresa como integrante del departamento de Selección, y nuestro contacto en ese momento no pasaba de lo meramente visual (es decir, nos conocíamos de vista). Al tiempo, salió una oportunidad para pasar a ser la gestora de las redes sociales y, como no podía ser de otra manera, ocupó este puesto, y lo sigue haciendo en la actualidad. Aunque en aquellos momentos (inconvenientes de las grandes empresas) seguíamos sin más contacto que el coincidir visualmente a la hora del almuerzo, dado que su grupo de almuerzo y el mío compartíamos el espacio, pero no el lugar (es decir, mismo comedor, mesas distintas). En los tiempos en que ella cambió de puesto yo también lo hice, y eso hizo que comenzara a trabajar en el mismo departamento que la persona que ha compartido con ella los últimos 4 años de su vida.

Eva, no se porqué, siempre me ha causado una buena impresión, y gracias a su relación  de pareja, pasamos de la relación visual a compartir buenos momentos, como algunos  divertidos almuerzos que el verano pasado compartimos, o la organización de unas jornadas formativas para personal de atención al cliente, en la que participaba como tutora de varios grupos de alumnos, con una valoración por parte de éstos altamente satisfactoria. Por ello, cuando comencé con esta crisis de congruencia entre mi pensamiento (el nudismo es bueno, no hay porqué ocultarlo) y mis actos (miedo  a perder amistades, al que dirán…) pensé que, si en algún momento había alguna persona que me gustaría que conociese mi yo oculto, esa persona era Eva.

Coincidió que el lunes siguiente a la ciclonudista que describo más arriba, entre otras cosas gracias a la conversación que había tenido con Eva (la primera) ya tenía decidido que debía empezar a hacer más visible ese yo oculto; no se trata, por supuesto, de saludar a la gente y decirle hola, muy buenas, me llamo X y soy nudista… pero sí de que determinada gente a la que considero más próxima sea conocedora de lo importante que para mí es este aspecto… y ese lunes, coincidí con Eva (la segunda) en el vestíbulo de nuestro edificio de oficinas.

En estos momentos la vida de Eva está pasando por un mal momento en lo personal, y no voy a entrar en ello puesto que forma parte de su intimidad; pero al cruzarnos de camino a nuestros respectivos puestos de trabajo, nos detuvimos un momento para interesarme por su estado de ánimo; la conversación fue evolucionando y, en un momento determinado, empezamos a hablar de todos los anclajes que llevamos las personas, y que nos impiden ser felices porque hacen que vivamos vidas distintas a las que realmente deseamos… y en ese momento, pensé: ahora es el momento… o se lo digo ahora, o no creo que encuentre mejor momento… supongo que esto último no era del todo cierto, pero era como una autojustificación para lanzarme.

Así que le dije: Mira, Eva, te voy a decir algo que nadie sabe, pero que quiero que sepas tú. Hasta aquí, todo normal; a partir de aquí, comenzó un proceso de balbuceos y nervios, que me hicieron ponerme rojo como un tomate, y que no fuera capaz de decir dos palabras seguidas; más o menos fue como esto.

Yo.- Pues… yo escribo en un blog, y quiero que lo leas.

Eva.- ¡Claro que sí! Dime cómo se llama y lo miro.

Yo.- Bueno… el nomnomnomnombre del bloglogblogblog … si me conononononoces… lo puedesdesdesdes deducir… la pripripriprimera papapapalabra es… euoiuano

Eva.- ¿Cómo?

Yo.- (respiración profunda) El nombre comienza por  eurociudadano… y la otra palabra es… (respiración entrecortada, respiración nerviosa, hombre al borde de un ataque de nervios…)

Eva.- Oye, que no estás obligado a decírmelo, puedes decírmelo otro día.

Yo.- Ya lo sé, pero es que quiero decírtelo… la sesesesegunda papapapapalabra es… (silencio prolongado acompañado de respiración que indica la proximidad de un ataque al corazón).

Eva.- De verdad, podemos dejarlo para otro día.

Yo.- ¡Que no, que no! Quiero decírtelo ahora… ¡va, ya está bien de tonterías! La segunda palabra es… ¡uista!

Eva.- ¡Vaya! ¡Si eso está muy bien! (acompañado de una expresión de paz, armonía y bienestar acorde con la palabra que había entendido) ¡Espiritualidad! ¡Es un tema que me encanta!

Yo.- ¡Ves! ¡No costaba tanto! (respiración aliviada). ¿De verdad te entusiasma?

Eva.- ¡Sí, sí, ya lo creo! La espiritualidad es algo que me llena mucho… ¡estaré encantada de leerte! ¡Ves como no era para tanto!

Yo.- (mucho más relajado, y sorprendido de la relación entre nudismo y espiritualidad) Pues la verdad es que no… ¡y ya ves! Hasta me he puesto rojo como un tomate, y me he puesto a balbucear… ¡que ridículo más grande he hecho! Pues ya me dirás que te parece…

Eva.- Sí, claro, pero díme como te puedo encontrar…

Yo.- Pues mira, el blog está en wordpress y se llama como te he dicho, pero con las palabras juntas, eurociudadanonudista.wordpress.com

Eva.- (cambio de expresión: de plena beatitud a sorpresa) ¡Ah, es  nudista! ¡Yo había entendido budista!

Como podeis suponer, fue una situación bastante graciosa; cuando se aclaró el entuerto, me dijo que ella también ha hecho nudismo con su pareja anterior y con sus hijos, que de hecho ellos siguen haciéndolo y que a ella, sin embargo, no le apetece tanto. Yo le dije que si en algún momento quería compartir conmigo momentos de playa, que podíamos quedar, lo que no descartó, aunque en ese mismo momento constatamos la gran dificultad que supone el habernos conocido vestidos; es una barrera que no sé si saltaremos, aunque a mi me gustaría…

Después de esta conversación, por mi mente pasaron pensamientos muy contradictorios: por una parte, el orgullo de haber sido capaz de romper este miedo insuperable, y por otra, ese mismo miedo a que mi atrevimiento tuviera consecuencias negativas en nuestra incipiente amistad…

Pero Eva, al día siguiente, me demostró que con ella no me había equivocado en absoluto: en lugar de esperar a otro nuevo encuentro, me llamó a media mañana para decirme que el blog le había gustado, que su redacción es muy acertada, y que los temas están bastante bien tratados; me encantó recibir su llamada, y me entusiasmó que lejos de las consecuencias negativas que imaginé, sus palabras fueron de apoyo y ánimo a mi labor.

Por ello, os doy las gracias: en este camino de crisis y dudas, me habéis ayudado a iniciar un camino de normalización interior; seguiré por el camino que acabo de tomar, y seguiré buscando a personas que cuando conozcan esta parte de mi mundo interior me digan muy bien, lo comparto (o no) contigo, pero eso no cambia para nada mis sentimientos con respecto a tí, porque si hubiera alguna persona que no respetara ese aspecto de mi persona, es que igual no merece la pena…

Así que, como dice Pablo Alborán en su canción, gracias a vosotras, mis dos Evas, Ya no tengo miedo

Las fotos de Paco Ferrer se reproducen con expresa autorización de su autor; las fotos que no tienen referencia a su autor son mías y deben reproducirse con mi autorización.

Otros artículos de este blog de temática similar:

Ciclonudista 2014

Ciclonudista 2013

Ciclonudista 2012

Publicado en Nudismo | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

Otro recorte social…

Navegando por el facebook, he encontrado esta viñeta de J. Morgan, dibujante canario que publica en la prensa de las islas, y que además transmite su sabiduría a través de talleres de dibujo para todos los publicos. La viñeta es significativa de la situación de nuestra Españistán: nos recortan todo, hasta los derechos cívicos…

HID Ahora que me lo han quitado todo quieren prohibir el nudismo 2168862891

Publicado en Nudismo | Etiquetado , , , | 1 comentario

Bombero “nudista”

Una noticia aparecida en el diario Levante – El Mercantil Valenciano hace ya 11 años, pero que he recuperado hoy. El comentario que hace al final el tribunal es significativo…

Bombero nudista

Publicado en Nudismo | Etiquetado , , | 1 comentario

Nudismo jurídico, nudismo social

Tras una buena temporada sin escribir, hoy parece que mi mente está en disposición de ponerse a teclear un poco; no es que haya dejado de sentarme delante del ordenador, sino que, a pesar de que sigo teniendo muchas cosas que compartir, estoy en un estado de saturación tecnológica debido sobre todo a dos herramientas de comunicación que para mi en muchas ocasiones se han convertido en herramientas de tortura: el facebook y, sobre todo, el whatsapp.

En la actualidad, gestiono el facebook de mi asociación naturista, como una herramienta más de comunicación con los socios y también con otras personas y asociaciones que compartimos esta forma de ver la vida; pero como en toda comunicación que se precie, se generan muchas interferencias (en este caso, mensajes insustanciales) que llenan la bandeja de entrada de mi correo con decenas de mensajes y me dificultan distinguir el polvo de la paja, con lo que empleo mucho tiempo simplemente borrando mensajes y mensajes (ya se que hay solución para esto, y en algunos casos la empleo: desactivar las notificaciones… pero entonces sí que pierdo alguno de los pocos mensajes relevantes que se envían). Esto ya supone una pequeña saturación, pero al final, como los correos los abro cuando quiero y empleo el tiempo que quiero, no supone un problema excesivo…

Pero el whatsapp… ¡esto si que tiene delito! El whatsapp está concebido como herramienta de comunicación instantánea, y eso lo hace muy potente… y adictivo. El comportamiento humano frente al whatsapp es similar al comportamiento frente a los teléfonos: es dificilísimo resistirse y no atenderlo de forma inmediata… y aquí las interferencias son mucho mayores: recibo continuamente mensajes chistosos en forma de imagen… y si recibo algún mensaje urgente, puede que no me entere hasta que ya es demasiado tarde… (claro, que entonces siempre existe la alternativa del teléfono, pero si no miras el whatsapp, no te suelen llamar por teléfono porque piensan que estas ocupado).

Pero yo no me he puesto a escribir hoy, después de meses de silencio, para hablar de mi saturación tecnológica (aunque creo que, aún sin obligación alguna de hacerlo, debo justificar de alguna forma mi ausencia en estos días). Lo que me mueve a escribir es una sentencia: la del Tribunal Supremo sobre la ordenanza de convivencia de Barcelona, y sobre la de Platja d’Aro…

El Tribunal Supremo viene a decir que el Ayuntamiento de Barcelona es competente para regular determinados aspectos de la convivencia ciudadana, entre los que incluye la vestimenta mínima que debe llevar la gente al deambular por sus calles; en ese sentido, afirma que el nudismo no es una ideología, tal y como se afirma en el recurso presentado tanto por la Federación Española de Naturismo como por la Associació de Defensa del Dret a Anar Nu y el Club Català de Naturisme.

Sobre esto, una apreciación personal:
Yo estoy de acuerdo con el Tribunal Supremo: el nudismo no es una ideología (sistema de creencias compartido por todos los miembros de un grupo -Josefa Cucó, La cultura como dimensión de la realidad social en Pensar nuestra sociedad, 1993-), por mucho que haya sido hasta ahora un argumento potente ante los tribunales; considerar el nudismo como ideología ha sido la forma de intentar conseguir el reconocimiento jurídico del nudismo, pero de ahí a pretender que realmente el nudismo sea una ideología, es engañarse a si mismo. Comparto la sorpresa que supone para el tribunal la equiparación que se hace en el recurso entre la práctica del nudismo y tener una minusvalía, como en otras ocasiones se justifica la no creación de espacios nudistas en las playas en base a que eso sería como crear espacios segregados para negros… en ambos casos se incurre en una temeridad manifiesta (jurídicamente hablando): yo no puedo elegir no ser minusválido, como no puedo elegir ser blanco o negro, pero sin embargo si puedo elegir desnudarme o no en cualquier momento o lugar siempre que lo decida, independientemente de las consecuencias que esa decisión conlleve… en esto, el nudismo como actividad es asimilable a otro tipo de actividades, como por ejemplo, el deporte…

Mi hijo es un apasionado del fútbol en general, y del Valencia en particular; le gusta mucho jugar al fútbol, y quiere practicarlo siempre que puede; sin embargo, existen ordenanzas municipales que prohíben la práctica del fútbol en determinados espacios públicos, como son parques y jardines, y lo restringe a los campos y polideportivos debidamente acondicionados. Mi hijo ha jugado en ocasiones en parques y jardines, y cuando algún vecino le ha reprendido, o ha visto llegar a la Policía Local, ha dejado de jugar e incluso se ha ido corriendo para evitar la reprimenda e incluso la multa. Nunca jamás se le ha ocurrido pensar que el fútbol es una ideología, que la práctica del fútbol es una manifestación de esa ideología, y mucho menos pensar que la restricción de su práctica a los campos y polideportivos supone crear guetos similares a los del apartheid sudafricano, y supone una violación de sus derechos humanos constitucionalmente reconocidos.

Yo soy un apasionado del desnudo en general, y del desnudo social en particular; me gusta mucho estar desnudo, y quiero estarlo siempre que puedo; sin embargo, existen ordenanzas municipales que prohíben la practica del nudismo en determinados espacios públicos, como son parques y jardines, y lo restringe a las playas; al contrario de mi hijo, no me he desnudado nunca en parques o jardines (aunque sólo sea por cobardía a los vecinos o a la Policía Local, y por tanto, a la bronca e incluso a la multa); y por ello, no se me ocurre pensar que el nudismo es una ideología, que la práctica del nudismo es una manifestación de una ideología y mucho menos pensar que la restricción de su práctica a las playas suponga crear guetos similares a los del apartheid sudafricano, ni una violación de mis derechos humanos constitucionalmente reconocidos…

Sí, ahora ya se lo que muchos de nosotros piensan: ¿que pasa? ¿No te has enterado de lo que dijo en su sentencia sobre Stephen Gough el Tribunal Europeo de Derechos Humanos? Sí, y por eso lo liberaron inmediatamente y ahora mismo está libre, y han cambiado las leyes escocesas para que no se vuelva a conculcar nunca más su derecho al desnudo, ¿verdad? ¿O no?

Nuestra Constitución dice en el preámbulo que la Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

  • Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes (…).
  • Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos (…)

y en su artículo 10 dispone que las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España (la negrita es mía). ¿Y cuales son los derechos fundamentales y libertades que nuestra constitución reconoce?

Pues, como todo el mundo ya ha gritado ante mi supina ignorancia, el artículo 16 estipula que se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.

En esto último estuvieron muy acertados nuestros padres de la patria: los nudistas llevamos en general muy, pero muy en secreto, que lo somos; y este es realmente el quid de la cuestión: ¿vale la pena gastar energías y recursos en defender la libre desnudez en cualquier espacio público, para que luego nadie, absolutamente nadie, se atreva a hacerlo? Este mundo del nudismo está lleno de paradojas… porque como ya he dicho en otras ocasiones, la realidad jurídica, en este caso, va por delante de la realidad social. En realidad, hemos vivido en una burbuja y hemos pensado que la despenalización del nudismo suponía su aceptación social… y eso no es así en absoluto.

¿Ejemplos?

En primer lugar, tenemos un pecado original: nos da vergüenza reconocer que nos desnudamos por puro placer, porque estamos más a gusto, porque sencillamente es bueno y en absoluto perjudicial para nuestros niños… pero claro, toda una sociedad diciendo que estar desnudo es una guarrería hace que se necesite una justificación para desnudarse, como las actrices del destape de los años 70 y 80, que sólo se desnudaban si lo exigía el guión… y por ello muchos decimos aquello de que el naturismo es una filosofía de vida, que no sólo es desnudarse, sino que lleva detrás muchos valores (y de ahí llegamos a decir que es una ideología) … este es un discurso válido para los acérrimos como yo, pero no para el resto de la humanidad; al finalizar unas jornadas que organizó mi amigo Pau (un abrazo, chiquitín) en un ático, coincidimos un chico muy simpático, el presidente de mi asociación y yo mismo; entresaco la parte final de la conversación (transcripción aproximada, por supuesto):

  • Mi presi: Tu lo que tienes que hacer es probar el naturismo.
  • Chico simpático: ¿Y eso que es?
  • Mi presi: Eso es practicar el desnudo social en contacto con la naturaleza, haciendo actividades…
  • Chico simpático: ¿Cómo, cómo?
  • Mi presi: Si, desnudo social…
  • Chico simpático: ¿Y eso que significa?
  • Mi presi: Pues que hacemos actividades todos desnudos…
  • Chico simpático: ¡Ahhhh! Que sois nudistas.
  • Yo: Efectivamente, somos nudistas.
  • Mi presi: Bueno, no somos nudistas, somos algo más… (y a continuación, los argumentos que a todos se nos vienen a la cabeza).

Yo no sé si a este chico le quedo claro lo que para nosotros es ser naturista; lo que sí sé es que cuando encontró la palabra que define lo que nosotros hacemos (nudismo) tuvo claro a que tipo de actividades le estábamos invitando: a actividades en las que nos desnudamos junto con otros. Por ello, esta reflexión que suena a título de película: ¿Porque le llamamos naturismo cuando queremos decir nudismo?

Por otra parte, existe otro mito bastante extendido, que de tanto repetirlo hasta hay algunos que nos lo hemos creído: el nudismo está muy aceptado en la sociedad española; no hay nadie que ponga pegas a la práctica del nudismo en público, excepto los sectores más retrógrados de la sociedad.
Y para esta afirmación, nos basamos en múltiples encuestas realizadas por los diarios, en las que masivamente los españoles encuestados dicen que están a favor del nudismo… encuestas con el mismo valor científico que los horóscopos que publican esos mismos diarios; apañados estaríamos si basáramos nuestros actos en lo que dicen los horóscopos.

Pero la realidad es tozuda, y nos muestra diariamente que de eso… nada; y somos nosotros mismos, los nudistas, los que lo demostramos con nuestros actos: más ejemplos…

  • En el mismo ático de antes, pero exactamente un mes antes, organizamos una serie de actos con motivo de la asamblea anual de nuestra asociación; teníamos alquilado, además del ático, otra serie de apartamentos en el mismo edificio, y en plantas contiguas; en un momento dado, uno de los asistentes fue desde el ático hasta su habitación como Dios lo trajo al mundo… y a una de las limpiadoras por poco le da un infarto al verlo. Al parecer, la limpiadora lo comentó a la gerencia del edificio y nos recriminaron el hecho… vamos, que la limpiadora y la gerencia lo tomaron como la cosa más normal del mundo…
  • En mi primer sendesnudo colectivo (mi primer sendesnudo en solitario ya lo he contado aquí) descubrí que había una gran preocupación por parte de los organizadores para que el recorrido fuera discreto; pero eso puede ser comprensible, dado que nadie quiere crear conflictos innecesarios, y en nuestro fuero interno sabemos que la gente no acepta en absoluto a gente desnuda, a pesar de nuestra afirmación de que ya tiene una gran aceptación social.
  • También en esta actividad descubrí el miedo generalizado e institucionalizado (es decir, incorporado al comportamiento del grupo) a aparecer en fotografías, por lo menos de cara; como grupo social, este es un comportamiento curioso, puesto que viene a decir que dentro de un grupo tan singular como es el del nudismo, existe un miedo generalizado al uso indebido de las fotografías por parte de los propios participantes; en cualquier otro acto organizado por otro grupo de gente afín (por ejemplo, una cena de compañeros de clase) a nadie se le ocurre decir: todo el mundo de espaldas para hacer la foto de grupo… y sin embargo, esto fue lo que se pidió en este sendesnudo (y no se hubiera hecho la foto de grupo de otra forma…). Esto me recuerda a lo que se decía de algunas tribus de África, que no aceptan que se les haga fotos porque piensan que las fotos les roban el alma… algo parecido nos pasa a los nudistas: las fotos frontales sólo son aceptables en la intimidad, con lo cual demostramos por la vía de los hechos lo que negamos con las palabras: tememos el uso indebido de nuestras fotografías, porque son la prueba de que estamos realizando un acto socialmente intolerable, y nadie quiere ser sujeto de burlas… recordemos que una forma de humillación es desnudar a una persona a la fuerza.
  • Pero no sólo es la fotografía: una de las actividades que tenemos previstas es la de un sendesnudo por las playas de nuestro entorno al amanecer; pues uno de nosotros comentó que su mujer, que no pierde ocasión de quitarse la ropa, no lo haría en esa actividad por la posibilidad de encontrarse con alumnos suyos en las proximidades. Supongo que a nadie nos importa que nuestros alumnos nos encuentren caminando por la playa, siempre que sea con un bañador…

Estas situaciones no son una crítica a estas actitudes, dado que uno de los elementos que configuran nuestra personalidad es justamente la socialización, es decir, la interiorización del complejo sistema de reglas y preceptos que contribuyen a organizar las actividades de las personas que viven dentro del ámbito de una sociedad. Algunas de esas reglas son fijadas en forma de leyes; otras quedan integradas en el conjunto de costumbres y usos que una persona acepta como su modo característico de hacer las cosas; y otras son vagos acuerdos de como se ha de comportar la gente sin estar articulados de una forma directa. Todas estas reglas y preceptos constituyen una idea admitida de lo que es justo y adecuado, basándose en la cual las personas juzgan si la conducta de sus compañeros es razonable o irrazonable, moral o inmoral, adecuada o inadecudada (Ramón Nemesio e Inmaculada Serra: Personalidad y socialización en Pensar nuestra sociedad, 1993); cualquier comportamiento que se salga del sistema de creencias y valores generalmente aceptado por una sociedad determinada va a sufrir un castigo, que puede provenir de las leyes, o del rumor (ejemplo de este tipo de castigo lo describe Blasco Ibáñez en La barraca). En nuestro estado, pasamos de la represión más feroz (la penal) a la represión del que dirán, y ahora volvemos a una represión legal, aunque más moderada (la coerción administrativa por medio de multas). Porque que algo esté despenalizado no significa que no se pueda sancionar: nadie ingresa en prisión por saltarse un stop, pero sí se le puede imponer una sanción… cuando se despenalizó el nudismo, miles de personas se desnudaban en las playas, y eso lo justificó; ¿cuantas personas nos desnudamos en los espacios públicos fuera de las playas? ¿cuantas personas nos desnudamos en playas habitualmente textiles? ¿vale la pena defender un derecho que no se ejerce?

Pues, probablemente, sí: vayamos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y defendamos que el nudismo es una ideología, y que se atenta contra nuestras libertades fundamentales cuando lo limitan a los guetos, y todo lo que queramos; probablemente, sea una de las formas de normalizar el nudismo; pero mientras todos los nudistas no rompamos las barreras sociales que realmente nos limitan a la hora de desnudarnos, la realidad jurídica que tanto nos cuesta mantener sólo será agua de borrajas.

Postdata: igual alguien piensa que yo no quiero que el nudismo esté permitido en cualquier sitio o lugar… es todo lo contrario: lo que quiero es que no tenga porqué esconderlo ni avergonzarme de ello…

Publicado en Nudismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 10 comentarios

La vergüenza

Un artículo escrito por mi alma gemela Pau, un ejemplo de compromiso por el cambio social desde la racionalidad, que ha compartido con un grupo de gente que está en la dura y a la vez apasionante actividad de repensar nuestra sociedad; por su interés, y con permiso de su autor, lo doy a conocer a través de este blog…

¿Qué es la vergüenza? Es un sentimiento de miedo a no ser aceptad@ por ser o comportarse de una manera que la sociedad rechaza. Si una sociedad determinada rechaza por ejemplo a las mujeres que no tengan cuello de jirafa, entonces las mujeres con cuellos normales sienten vergüenza.

La moralidad es la definición tradicional en una sociedad de lo que se considera ético.

Lo inmoral es distinto de lo obsceno. Robar es inmoral, tanto en público como en secreto. Obsceno es lo que no se puede mostrar en público, pero en privado es perfectamente moral hacerlo. Por ejemplo defecar en público se considera obsceno, pero en privado no tiene nada de malo. ¡Faltaría más!

La vergüenza es el sentimiento de culpabilidad y autorrechazo que tiene el individuo cuando hace cosas que sabe que son inmorales u obscenas.

Si queremos estar libres de prejuicios absurdos y dañinos, en primer lugar tenemos que definir por nuestra propia cuenta qué consideramos éticamente correcto. A continuación habrá que avergonzarse solo de los comportamientos éticamente incorrectos: no tiene sentido avergonzarse de lo que por convención se considera inmoral en nuestra sociedad, si creemos que dicha convención es irracional.

Para encontrar una definición sensata de lo que es ético, podemos usar la razón y el sentido común. Por ejemplo, es muy útil el principio kantiano de tratar a las demás personas como me gustaría que me trataran a mí.

¿Qué es el pudor? El pudor es la vergüenza de dejar visible el propio cuerpo. Presupone la aceptación del principio moral que sostiene que el cuerpo desnudo es obsceno.

Sigmund Freud decía que una persona es neurótica cuando se niega a ver la realidad. Según el propio Freud, nuestra sociedad en su conjunto es neurótica. Así lo demuestra el hecho de que para nosotr@s sean tabú cosas tan naturales e inevitables como las lágrimas, las emociones, el afecto, el sexo, la enfermedad, la vejez y la muerte.

Otra manifestación típica de la neurosis social es el hecho de considerar que el cuerpo humano desnudo es obsceno.

Negarnos a ver nuestros cuerpos es negarnos a ver la realidad. Nuestro cuerpo es el que es, queramos o no. Por mucho que lo tapemos, no deja de ser el que es. Al taparlo, reconocemos tácitamente que es obsceno.

Pero, ¿por qué se considera obsceno? ¿Qué tiene de malo? ¿En qué perjudicamos a otras personas cuando exponemos nuestro cuerpo a su vista? Quizá sea porque el vernos les recuerda que la juventud física no dura para siempre y además les demuestra que la mayoría de los cuerpos no se corresponden con los cánones de belleza establecidos. En este caso, está claro que el rechazo a la desnudez es neurótico. Por tanto, en defensa de nuestra propia salud mental y también en defensa de la salud mental de las personas que nos puedan ver, lo ético es desnudar nuestro cuerpo cuando nos apetezca.

Hay otro motivo para rechazar el desnudo en público, especialmente el de las mujeres: es el miedo a provocar una agresión sexual por parte de hombres que no sean capaces de contener sus apetitos sexuales ante la vista de un cuerpo femenino desnudo. En este caso, la desnudez no se desaconseja por motivos de moralidad, sino por precaución. Esta precaución sí es razonable, pero solo cuando el peligro de agresión sea real. Hoy en día en nuestro país hay muchos contextos en los que no hay peligro real de ser agredida. Cuando las generaciones futuras sean educadas en la cultura del cuerpo libre, este peligro dejará de existir por completo.

El pudor, pues, refuerza la neurosis y dificulta la aceptación del propio cuerpo. Tapar las arrugas, manchas, cicatrices, michelines o deformidades genera autorrechazo y reduce la autoestima. El nudismo aumenta la autoestima, fomenta la aceptación del cuerpo (tanto el propio como el ajeno) y mejora el bienestar psíquico.

Según lo expuesto hasta ahora, el nudismo podría considerarse un asunto menor, una decisión individual y privada de promover la propia salud mental. Pero resulta que el tema es más importante que eso, porque si permitimos que el tabú de la desnudez se convierta en una norma moral generalizada, estamos siendo cómplices del daño que sufrirán todos los miembros de la sociedad. Después, la pura inercia ejercerá una gran presión social que hará muy difícil liberarse de tal moralidad neurótica, así que el daño se reproducirá generación tras generación.

Según expuso Marcuse, la criminalización de la desnudez y de la sexualidad es una característica típica de los sistemas represivos. El concepto jurídico del “habeas corpus” demuestra la enorme importancia que tiene el cuerpo del individuo para definir la dignidad de la persona y sus derechos fundamentales. Además, el cuerpo es, junto con la personalidad, un factor clave que nos define como personas.

Si recortan la libertad de nuestro cuerpo, seremos mucho más fáciles de someter políticamente.

Por todos estos motivos considero que la promoción de la cultura del cuerpo libre no es un asunto menor, sino vital.

No se trata de obligar a la gente a que vaya desnuda todo el día, sino de garantizar el derecho a la desnudez cuando el individuo lo desee, siempre que no haya motivos de salud pública que lo desaconsejen (por ejemplo, sentarse en un autobús público con el culo desnudo y sin toalla es antihigiénico).

En virtud del principio de libertad, en general cada persona debe ser libre en toda circunstancia de escoger si quiere estar desnuda o vestida. Pero para garantizar que la sociedad es educada en la cultura del cuerpo libre, en las escuelas durante las actividades acuáticas o similares, la desnudez debe ser obligatoria.

¿Por qué molesta tanto esta obligatoriedad? Cuando por ejemplo l@s niñ@s se van de campamento, hay muchas reglas obligatorias que no escandalizan a nadie, como ducharse antes de entrar en la piscina, lavarse los dientes antes de ir a la cama, guardar silencio por la noche, etc.

Por otro lado, creo que el tema de la desnudez hoy en día ya no es tan polémico. En la cuatro están poniendo un programa llamado “Adán y Eva” en el que aparecen hombres y mujeres completamente desnudos. Tiene una enorme audiencia, pero nadie ha puesto el grito en el cielo, ni siquiera los sectores más conservadores y retrógrados de la sociedad. Por cierto, el mismo programa se emite en otros países europeos. Cambian las personas participantes, pero el lugar de rodaje es el mismo y la estructura del programa es idéntica. Además, cada vez son más frecuentes los desnudos en la propaganda de las calles y de la tele, así como en farmacias y películas. Nadie protesta por ello. También son cada vez más frecuentes los programas televisivos sobre el nudismo, y ya casi nadie se escandaliza.

Publicado en Nudismo | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Actividades nudonaturistas para los meses de enero, febrero y marzo de 2015

¡Esto se mueve! Parece que, a pesar del letargo normal de los meses de invierno, empiezan a surgir actividades que nos animan a compartir momentos de libertad desde diferentes actividades: piscinas, naturaleza, o en el entorno urbano… actividades diversas aptas… ¡para todos los públicos!

Actualización: 10 de febrero de 2015

24 de enero – Fontpedrosa (Fontpédrouse), Conflent, Pirineos Orientales, Francia

Baño en aguas naturales termales – Organizado por NuCat

11:30 h. – Lugar de reunión: Puigcerdà, gasolinera en rotonda de acceso a Llívía y Bourg-Madame

https://www.facebook.com/events/1536654609924581/

1978670_767304706694547_8585968494073746246_n

Día 24 de enero – Barcelona

24ª noche del CCN – Organizado por Club Català de Naturisme

21 h. – Piscinas Picornell

https://www.facebook.com/events/368559016656900/?source=1

10929041_593498254115905_3724927164914599085_o

Día 25 de enero – Albufeira (Algarve, Portugal)

Piscina naturista – Organizado por Clube Naturista do Algarve

19 h.  – Hotel Maritur

10835393_764019313693805_6550846021956237823_o

Día 25 de enero – L’Albir (Alicante)

Spa nudista – Albir Spa

De 17 a 20 h.  – Calle Pau Casals, 20

Días 21 y 22 de febrero de 2015 – Valencia

Actividad de invierno y jornada de puertas abiertas – Organizado por ANVA

Día 21 – 10 h. Actividad de invierno (socios y simpatizantes)

Día 22 – 14 h. – Jornada de puerta abiertas con paella

Captura de pantalla 2015-01-22 a las 22.02.32

Días 21 y 22 de febrero de 2015 – El Fonoll nuevo3dagejjef

Día 22 de febrero – L’Albir (Alicante)

Spa nudista – Albir Spa

De 17 a 20 h.  – Calle Pau Casals, 20

Día 29 de marzo – L’Albir (Alicante)

Spa nudista – Albir Spa

De 17 a 20 h.  – Calle Pau Casals, 20

Publicado en Nudismo | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario