Gordofobia

A través del grupo de facebook Nudismo en el campo de Gibraltar me llegan noticias de este interesante documental escrito, dirigido y realizado por Sara Monedero y protagonizado además de por ella misma, por Juana Ballesteros, Claudia Álvarez y Lorena Esteso. En este documental, filmado para la asignatura Realización de documentales creativos en alguna de las escuelas o facultades de la Universidad Politécnica de Valencia,  se plantea, en palabras de su autora, la mirada subjetiva impuesta por una sociedad en la que la estética y los estereotipos priman ante cualquier otro aspecto humano y discriminan a determinadas personas, en este caso en función de su talla.

Sobre este tema, ya sabéis que he hablado en otros artículos de este blog, como Por esta razón dejo que mis hijos me vean desnudaLa justificación del burka, o La cosificación del cuerpo (femenino)Me gustaría que poco a poco fuera calando la idea de que todos los cuerpos son bellos, independientemente de su constitución física, porque, al fin y al cabo, el cuerpo es sólo el envoltorio que envuelve a la persona…

Publicado en Nudismo | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Actividades nudonaturistas para los meses de octubre, noviembre y diciembre

Ahora que ya ha acabado el verano, puede parecer que ya se han acabado las actividades nudonaturistas… ¡pero no! Con permiso de la autoridad (je, je), y si el tiempo no lo impide, estas son las actividades previstas para la recta final de este año.

Actualizada a 21 de octubre.

Día 4 de octubre – El Fonoll 

Sin título1 

Días 4 y 5 de octubre – Bicorp 

Acampada de otoño – Organizada por ANVA

http://naturistavalenciana.wordpress.com/actividades/

IMG_0534

5 de octubre – Vila do Bispo

Encuentro de playa – Organizado por Clube Naturista do Algarve.

Praia do Zavial – 11:30 h.

10712704_353430394830469_572637510730110896_n

Día 11 de octubre – Santa María de Besora (Barcelona).  

Senderismo – Organizado por Club Català de Naturisme

Aparcamiento del Ayuntamiento – 9:30 h.

10697250_10152873977266019_7273366865405312253_o

Día 11 de octubre – Barcelona. 

21ª noche del CCN – Organizado por Club Català de Naturisme

Piscinas Picornell – 21 h.

10701978_543061319159599_3289538898473359988_n

Días 24 al 26 de octubre – Mulhouse (Francia)

Gala europea de natación – Organizado por FNI

Piscine des Jonquilles

AGP Picornell 6_5 CCN

Día 26 de octubre – L’Albir (Alicante)

Spa nudista – Albir Spa

De 17 a 20 h.  – Calle Pau Casals, 20

Día 26 de octubre – Albufeira (Algarve, Portugal)

Piscina naturista

19 h.  – Hotel Maritur

Piscina octubre 

Día 30 de octubre – Madrid nuevo3

Teatro al desnudo: “Eva ha muerto” – Compañía Teatro Fierabrás

Sala “La casa de la portera”; C/ Abades, 24, Bajo D – 22 h.

http://teatrofierabras.jimdo.com/teatro-al-desnudo

image

Día 31 de octubre y 1 de noviembre – El Fonoll nuevo3

Archivo adjunto al mensaje

Día 2 de noviembre – Madrid

Sendesnudo – Organizado por ADN

Plantación de bellotas

http://www.naturismo.org/adn/eventos/10nieve.html

Día 15 de noviembre – Albufeira (Algarve, Portugal)

Piscina naturista

19 h.  – Hotel Maritur

10362769_1521234261433383_3237825747954112550_o

Día 30 de noviembre– L’Albir (Alicante)

Spa nudista – Albir Spa

De 17 a 20 h.  – Calle Pau Casals, 20

Día 28 de diciembre – L’Albir (Alicante)

Spa nudista – Albir Spa

De 17 a 20 h.  – Calle Pau Casals, 20

Publicado en Nudismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

Por esta razón dejo que mis hijos me vean desnuda

Buceando por facebook, me llega este enlace que el muy activo grupo NuCat ha colocado en la red para general satisfacción de los que creemos en la libertad por encima de todo; lo que revela el artículo es significativo de la extrema cosificación a la que es sometida la mujer, en esta ocasión por la infame moda del thigh gap, o hueco entre los muslos cuando las mujeres tienen las piernas juntas. Nadie lo dice, pero la mirada masculina se satisface mucho en esta moda, porque pone en el punto de mira las partes más deseadas por nuestra mirada… y para las adolescentes, supone una prueba más a superar en esta carrera hacia el cuerpo perfecto (e imposible, por otra parte, porque esos cuerpos están retocados en su gran mayoría por el photoshop).

Un artículo del madrileño diario ABC, publicado el pasado 9 de septiembre de 2013 nos sitúa en el contexto de esta perniciosa moda:

La última obsesión juvenil para conseguir tener un «físico perfecto» se llama «Thigh Gap». «Se trata de una ‘moda adolescente’ que afecta al cuerpo y por consiguiente a la mente. En este caso, se trata de tener separación entre los muslos de manera que no se toquen», explica Carolina Compés Luque, Psicóloga y Responsable de Equipo en Residencia Terapéutica Infanto-Juvenil. (…)

Numerosos vídeos en Youtube o imágenes en la plataforma de microblogging Tumblr animan a conseguir ese «Thigh Gap» tan deseado e incluso ofrecen ejercicios y trucos para lograr dicha separación.

«Es peligroso», señala Lourdes Garoz, psicóloga. Las jóvenes «suben a internet vídeos prometiendo métodos infalibles para conseguir esa separación. Las adolescentes comienzan a realizarlos y al no conseguir el resultado deseado piensan que ha sido por falta de voluntad o de esfuerzo, lo que les lleva tener un sentimiento de frustración y de fracaso», explica. (…)

De hecho, tal es la obsesión de las chicas por conseguir que sus muslos no se toquen que «están dispuestas a hacer dietas muy restrictivas y ejercicios absurdos para intentar cambiar algo que es consecuencia de la morfología de cada cuerpo», señala Garoz. «Por mucho que lo intenten, podrán mejorar su aspecto físico pero nunca llegarán a tener los muslos separados porque no depende de la delgadez», asegura. De hecho, muchas de la imágenes que circulan por la red de supuestos «Thigh Gap» de famosas no son reales. En la mayoría de las ocasiones, dichas instantáneas están manipuladas.

Pero no todo es culpa de internet o de las redes sociales. «Pueden ser muchos los motivos que llevan a una adolescente a esta obsesión», explica Compés, quien recuerda la influencia de la sociedad por y para la imagen. «Todos hemos oído hablar de cómo han ido cambiando los cánones de belleza pero pocos somos realmente conscientes de la influencia que estos tienen, especialmente sobre nuestros menores», recuerda.

«En estas edades todavía no está instaurada una identidad y una imagen corporal estable», explica también Lourdes Garoz. «La delgadez ya no es solo por gustar al otro sexo sino que sirve para competir entre las adolescentes y las mujeres», asegura.

Ambas expertas consideran fundamental que los padres de hijos adolescentes estén alerta. (…)

Y el artículo al que enlaza el grupo NuCat es el siguiente, publicado originalmente en el blog Madres conectadasPor su interés. lo publico íntegramente.

Mis hijos me ven desnuda prácticamente a diario.  Me ven cuando voy a entrar a bañarme, me ven cuando salgo a la habitación a cambiarme, entran a la ducha mientras me baño y hasta creo que ya ésa es oficialmente su ocasión favorita para llevarme el pleito armado.

Han pasado por las etapas de verme sin ni siquiera notar que estoy desnuda, luego preguntarme que por qué no tengo pene, luego se han quedado mirándome fijamente con los ojos pegados a mis senos, hasta la etapa en que está el mayor ahora en que verme desnuda le da cierto tipo de risa.

Pronto vendrá en la que me digan: ¡Mamá por Dios ponte ropa que no es necesario!

No se vayan a creer que yo soy el exhibicionismo y la seguridad en persona pues ni cerca de eso, de hecho, como la gran mayoría de las mujeres me veo llena de defectos físicos y cosas qué “arreglar” pero, una vez mis niños nacieron y empezaron a crecer, tomé la decisión consciente de no contaminarlos a ellos con mis propios complejos.

Quiero que mis hijos tengan una imagen positiva de sí mismos, que se acepten tal cual son, que se sientan cómodos en su propia piel y ese planteamiento que yo misma me hice me reta a liberarme de muchas ideas erróneas sobre cómo debe ser el cuerpo de una mujer y sobre todo liberarme del complejo de no estar ni cerca del rango de la imagen de perfección con la que hemos crecido bombardeados.

Quiero que mis hijos, conociendo, viendo y apreciando el cuerpo desnudo de su mamá, vean representado en él un cuerpo de una mujer que ha madurado con los años y las experiencias, una mujer cercana, una mujer como muchas más.  Quiero que vean las imperfecciones, las estrías, la celulitis, los senos de la que ha parido y amamantado y eso sencillamente lo registren en su chip como parte de la belleza natural femenina.

Quiero que ellos sean capaces de distinguir lo que los medios le venden y la realidad y aprecien lo verdadero y sustancial por encima de lo pantalloso y superficial.

En cuestión de la belleza femenina estamos aniquilando poco a poco a las generaciones.  A través de la publicidad le ponemos estándares inalcanzables a las niñas para que sean aceptadas y valoradas y ponemos a los niños a tratar de encontrar para sí mismos esa imagen “picture perfect” que las niñas no pueden alcanzar a ser.

Es una batalla donde nadie gana.  Todos perdemos.  Las niñas pierden su autoestima y hasta su salud física y emocional  sólo porque a alguien se le ocurrió decir que el famoso “thigh gap” es símbolo de un perfecto “bikini body” y desde revistas hasta catálogos de tiendas, le hacen Photoshop a sus modelos para borrarle la parte interna de los muslos y que se le vea la famosa brecha.

Los niños andan grabando en su subconciente que eso es lo que deben aspirar a encontrar en una mujer para poderla entrar en su sistema como “bella”.

  • Para los que no saben lo que es el thigh gap, se supone que una mujer con el estándar de belleza femenina actual, cuando se para derecha, con los pies juntos, debe quedarle una brecha entre los muslos por el área de la cadera. Jajajaja, inténtenlo y me dejan saber cómo les va.

Pues les digo algo, con brecha o sin brecha, el cuerpo de una mujer es como es y aceptándolo y amándolo nosotras primero, enseñamos a nuestros hijos a aceptar y a amar tanto el nuestro como el propio.  Eso los lleva a una valoración saludable del mismo y por tanto, a cuidar de su salud con criterio.

Confío en que de alguna forma ellos verán a través de mi cuerpo, uno que no sólo les dió vida, sino que los nutrió, que los acompañó, cuyo olor los hace sentir seguros, cercanos y protegidos.  Confío en que aprenderán a valorar las sensaciones que les provoca una persona por encima de su apariencia.

Creo que con la libertad que manejo la desnudez delante de ellos, con la naturalidad y normalidad que lo hago, mis hijos están siendo expuestos a un modelo positivo en el tema de la sexualidad y la apertura.

Cuando despierte en ellos el interés por las niñas se van a dar cuenta que hay de todo, altas, bajitas, flacas, llenitas, rubias, morenas.  Se darán cuenta que el mundo parece un gran anuncio de Benetton y que ellos van a tener que elegir, no entre un mar de clones, sino entre la diversidad.

Espero que su actitud frente a las mujeres en su vida sea de respeto, de valoración, de validación por reconocer la chispa de individualidad en su compañera.

Espero que cuando tengan pareja entiendan que es más que un cuerpo y que cuando ese cuerpo (que pertenece a la persona que aman y con quien decidieron estar) empiece a cambiar, con la edad, con los hijos, las circunstancias, pues lo sigan amando igual, no se aferren a una imagen, no las hagan sentir inseguras, no prefieran o inciten a que se haga una cirugía estética porque no sean capaces de aceptarla.

Espero que recuerden cómo veían a mamá desnuda y lo cómoda que mamá se veía consigo misma y no sólo vivan ellos mismos esa libertad sino que además se la permitan y fomenten a su pareja y que por su puesto se la transmitan a sus hijos e hijas también.

Por último, la autora de este blog, Gianny Liranzo, recomienda la visita al blog de otra mujer, Lucy Hilmer, que se ha fotografiado 4 decadas sin sujetador para reinvindicar la belleza femenina.
1149

 Lucy Hilmer, en 1974, al cumplir 29 años. Fuente: huffingtonpost.es

Enlaces a las fuentes:

“Thigh gap”, la nueva obsesión adolescente por el culto al cuerpo. Diario ABC

Por esta razón dejo que mis hijos me vean desnuda. Madresconectadas.com

La artista Lucy Hilmer se-fotografió 4 décadas sin sosten para reivindicar la belleza femenina. Noticias365.net

Publicado en Nudismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Aquel primer campamento de verano, hace cuarenta años…..

Hoy he leído un artículo de un seguidor de este blog, lagarto astuto, que me ha enternecido, porque me ha recordado mis primeros tiempos en mi grupo Scout, fundado 9 años después del suyo, y que comenzó en Scouts de España y después pasó al Movimiento Scout Católico (lo que me permitió descubrir que es absurdo tener dos asociaciones que se dedican a lo mismo y que se definen por llamar a sus miembros hermanos, pero que se dan la espalda la una a la otra) ; del mío conservo muchos documentos de sus inicios, que espero poder ir publicando en este blog; pero mientras llega ese momento, os dejo con el delicioso artículo descrito por lagarto astuto (yo también tengo totem Scout, que en algún momento desvelaré…).

Aquel primer campamento de verano, hace cuarenta años…...

Publicado en Scouts | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Los que callan

El pasado miércoles 17 de septiembre, Ignasi Guardans (ex diputado de CiU en el Parlament de Catalunya, en el Congreso de los Diputados y en el Parlamento Europeo) publicó este artículo de opinión en el diario barcelonés La Vanguardia, en sus dos ediciones (en español y en catalán), que guarda mucha relación con un artículo publicado recientemente por mí, Yo (me) acuso, en el que se refiere a los que, en todo el proceso independentista que ahora se vive en Catalunya, han optado por el silencio, concluyendo que en cualquier caso, sea el resultado final la independencia o no, sufrirán las consecuencias de su silencio. Y, curiosamente, al final del artículo, coincide en mis propias conclusiones…

Pero también deja entrever que la utilización actual de los medios de comunicación como medio de movilización a la causa independentista es consecuencia interesada de una estrategia política, dado que estos mismo medios han ninguneado históricamente las ideas independentistas en favor de un regionalismo catalanista. Es decir, como herramienta para mantenerse en el poder, más que para servir a los verdaderos intereses de la sociedad (y esto es una interpretación personal, pero para ello creo tener espíritu crítico…)

He intentado bajar la versión digital del artículo del propio diario, pero está reservada a suscriptores; así que voy a hacer un extracto del artículo publicado en su edición impresa en español.

Siento un enorme respeto por los independentistas de primera hora (…) Tuvieron, durante decenios, un doble enemigo: el enemigo español, un Estado al que despreciaban (…) Pero también tuvieron un enemigo implacable en el catalanismo mayoritario, el oficial, que los despreció, y los apartó tanto como pudo de los medios de comunicación públicos y privados bajo su paraguas. (…)

Siento bastante respeto por quienes durante años vivieron, dentro de CDC, de UDC, y -para mi sorpresa- también del PSC, un independentismo reprimido. (…) En su mayoría iniciaron su acción política en las juventudes. Y nunca ocultaron que la independencia catalana era su ideal a largo plazo. Un ideal que desahogaban en reuniones internas, pero reprimían en el discurso público. (…) Hoy (…) han llegado a tomar el control de sus partidos, aparcando (…) a quienes los representaron desde casi la transición. Y son felices en su nueva libertad de discurso y acción pública a favor de una nación catalana con Estado propio.

Siento un cierto respeto por los conversos. Con algunos compartí conciliábulos, reuniones y debates. (…) Diputados, senadores, cuadros de la Administración catalana, líderes de opinión (…) tenían siempre a punto los argumentos contra una ruptura con España y en favor de los pactos y sus réditos. Hoy unos han tirado la toalla (…). Otros tienen la fe del converso: de repente se han caído del caballo y han visto la luz; han descubierto un enemigo español en toda su miseria, en toda su maldad (…) Comprendo que esta nueva fe pueda llevar a muchos a renunciar a su pecaminosa vida política anterior, que aparece ahora como cargada de mentiras y traiciones a la patria gloriosa y prístina que se avecina.

Pero debo confesar que siento un desprecio creciente por los que  callan. Por los que saben, o comparten, que todo es una enorme ficción teatral llena de emociones casi futboleras y vacía de sustancia y racionalidad. Por los que acompañaron inicialmente al Molt Honorable President como quien apoya a un vecino o miembro del grupo al que se le tolera aunque grite más de lo que debe porque va a conseguir cosas en beneficios de todos. O incluso quienes (…) creyeron que ese mesías en realidad hablaba en público de una cosa para conseguir otra. Por quienes en privado siguen diciendo que la independencia es una barbaridad, intuyen el daño atroz que puede hacer en términos económicos, pero saben que quedarán sin empleo con sólo plantearlo como interrogante. Por quienes hace meses que saben que están en un tren que incrementa su velocidad hacia el descarrilamiento, pero tienen pavor a utilizar un freno de emergencia que puede dejar muchas fracturas en la frenada. (…) Por todos esos que callan, siento un cierto desprecio.

Si esto sale mal, como creo que ocurrirá, estos que hoy callan tendrán una gravísima responsabilidad sobre sus espaldas cuando el país despierte roto, frustrado y en crisis. Y si el sueño se hiciera realidad, y llegara esa Ítaca independiente, se encontrarán en tierra extraña. Y serán ellos entonces los que -para sobrevivir- deberán reprimir por el resto de sus vidas unos ideales, un marco político y un modelo de sociedad abierta y plural por los que nunca tuvieron el coraje de luchar.

Publicado en Otros | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El nacionalismo español.

Es lo que tiene leer prensa atrasada; como creo que ya he comentado alguna vez, colecciono recortes de prensa de muchos temas, entre ellos los que encabezan este blog; hace mucho, mucho tiempo, leía la prensa al día, pero desde que vinieron mis niños empecé a retrasarme y ahora estoy leyendo la prensa de hace ¡7 años! (y revistas de los años 80, de antes de la caída del muro de Berlín y del comunismo en la ahora casi olvidada Unión Soviética).

Por ello, en el suplemento Domingo del diario madrileño El País del 18 de marzo de 2007, he descubierto un artículo de Josep Ramoneda en el que se se califica al nacionalismo español como tan excluyente, tan victimista y tan sectario como cualquier otro. Esto creo que ya lo he comentado en algún que otro artículo (por ejemplo, en este), pero me ha parecido curioso encontrar un artículo que coincidiera de alguna forma con mi visión.

Para comprender el porqué de esta artículo, hay que ponerse en el contexto de este año: estamos en plenas fallas (esto es anecdótico, pero me apetece recordarlo), está gobernando Zapatero, el PP está sometiendo al gobierno socialista a una presión muy intensa: críticas por la huelga de hambre de De Juana Chaos, manifestaciones contra las negociaciones con ETA que Aznar también había promovido, críticas por la gestión del Estatuto de Catalunya…). Y dentro de este contexto, este artículo viene a recordar que todos los nacionalismos son iguales: excluyentes, victimistas y sectarios. Y si el nacionalismo europeo que yo propugno no lo es, probablemente es porque debo ser de los pocos que se cree de verdad lo de la Nación Europea, y yo, la verdad, soy poco dado a los dogmas, y prefiero que no se constituya nuestra Nación a que hubiera que pasar una guerra para crearla, como les paso a los estadounidenses.

He buscado el artículo en la página web del diario, pero no aparece; así que voy a hacer una transcripción desde la edición impresa.

Después de tantos años de denostar a los nacionalismos periféricos, los nacionalistas españoles han demostrado comportarse como unos nacionalistas cualquiera, vascos o catalanes, pongamos el caso. La manifestación de banderas del sábado día 10 en Madrid -se veían más rojigualdas que manifestantes- es la culminación de algo obvio pero que muchos negaban, como acostumbra a ocurrir en los nacionalismos con Estado: que el nacionalismo español es tan excluyente, tan victimista y tan sectario como cualquier otro. Y como todos los nacionalismos, se define contra otro u otros. La paradoja del nacionalismo español es que, aunque sea por la fuerza de la ley electoral, a veces está obligado a aliarse con los otros nacionalismos que le dan sentido.

En la campaña publicitaria de la manifestación del PP, Mariano Rajoy ya dio el tono, convocando a la gente sensata y de bien. Es un clásico: el nacionalismo arrogándose el privilegio de otorgar cartas de autenticidad. El líder que cree hacerse fuerte dividiendo a los españoles entre buenos y malos ciudadanos. Los que siguen al PP son gente de bien; los que no, son gente de mal, una amenaza para la patria. El que quiera un certificado de buen patriota, que asista a las manifestaciones del PP.

Después, la apropiación de los símbolos: la bandera, el himno, las canciones de la transición, todo como si fuera patrimonio de un solo partido, que es el que otorga los derechos de la corrección nacional (…)

Todos los nacionalismo han utilizado estos mecanismos de exclusión. Frente a la palabra patriota sólo cabe una figura: el traidor (…) Algo falla cuando los nacionalistas de una nación con poder se comportan igual que los nacionalistas melancólicos con déficit de Estado (…)

Qué es España nunca ha estado del todo claro. (…) Aznar reconstruyó la versión fuerte, ideológica y ruidosa del nacionalismo español sobre la base de la lucha antiterrorista. Y Mariano Rajoy ha aprovechado la osadía o la imprudencia de Zapatero para seguir dando alpiste patriotero a su electorado. Cuando el nacionalismo se hace victimista -todos los días se acumulan en la prensa los artículos sobre el fin de España, la destrucción de la patria y otras catástrofes parecidas-, por lo general es que están ocurriendo dos cosas: que hay conciencia de que la vieja idea de la nación, de España, en este caso, ya no se corresponde con la realidad, y que los que se consideran garantes del destino nacional no tienen el poder y apelan a los miedos de la gente para recuperarlo.

El presidente Zapatero no es un hombre con la sensibilidad nacionalista a flor de piel. (…) El sólo hecho de poner sobre la mesa la vaga idea de España plural ha hecho saltar los resortes del nacionalismo español. Y puesto que todo el mundo sabe que el nacionalismo  tiene todavía, en todas partes, poder de coacción y capacidad de arrastre, el PP se ha subido con las banderas al monte. (…) Desmitificar las patrias sigue siendo la revolución laica pendiente.

Publicado en Europa, Fronteras, Otros | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Yo (me) acuso

Quizás haya alguien que al leer la frase Yo acuso piense en la famosa película denominada en España Algunos hombres buenos y en Latinoamérica Cuestión de honor, y sobre todo en el mítico momento en que el personaje de Tom Cruise pone fuera de sus casillas al de Jack Nicholson y le hace confesar que ordenó un código rojo, que exculpa a sus defendidos de asesinato.

Escena de la confesión del código rojo.

Pero no, no me refiero a esta película, sino a un caso real, que también ocurrió en un ejército, y que hizo que un valiente de verdad se enfrentara a todos los estamentos habidos y por haber hasta que consiguió justicia. El caso fue el denominado caso Dreyfus, y el valiente fue Émile Zola.

Del libro del propio Zola, Yo acuso. La verdad en marcha, que recoge todos los artículos escritos sobre este caso, extraigo esta introducción.

En 1894, los servicios de contraespionaje franceses interceptan un documento dirigido al agregado militar alemán en París, Schwartzkoppen, en el que se menciona en nota manuscrita el anuncio del envío de informaciones concretas sobre las características del nuevo material de artillería francés. Basándose en el escrito, los expertos comparan letras de los oficiales del Estado Mayor y concluyen que el capitán Alfred Dreyfus, de treinta y cinco años, judío y alsaciano, es su autor. El 15 de octubre de ese año Dreyfus es arrestado, juzgado por un consejo de guerra y declarado culpable de alta traición. Pese a las declaraciones de inocencia del acusado (declaraciones que no se hacen públicas), se condena a Dreyfus a la degradación militar (enero de 1895) y a cumplir cadena perpetua en la isla del Diablo, en la Guayana francesa. Durante el juicio, el general Mercier, ministro de la Guerra, expresa sus convicciones a la prensa y comunica al tribunal que existen pruebas «abrumadoras» de la culpabilidad de Dreyfus, pruebas que no puede mostrar porque pondrían en peligro la seguridad de la nación. Hasta ese momento, nadie duda de la existencia de dichas pruebas. Únicamente la familia de Dreyfus, convencida de su inocencia, habla de error judicial y busca apoyos entre los politicos y la prensa para conseguir la revision del juicio. En marzo de 1896, el nuevo responsable del contraespionaje, el coronel Picquart, descubre un telegrama dirigido por Schwartzkoppen a un oficial francés de origen húngaro, el comandante Esterhazy; el telegrama no deja dudas de que este ultimo es el informador de Schwartzkoppen en el Estado Mayor francés. La letra de Esterhazy, que se parece a la de Dreyfus, es, sorprendentemente, muy similar a la del famoso escrito. Picquart informa a sus superiores y expresa su convicción de que fue un error atribuir el escrito a Dreyfus. El Estado Mayor destina a Picquart a la frontera del este y, posteriormente, a Túnez. Los tribunales militares se niegan a revisar el caso Dreyfus y tratan de sofocar el escándalo, pero no logran evitar que algunos rumores alerten a personalidades de la izquierda. En 1897 -con la ayuda del periodista Bernard Lazare, del senador Scheurer-Kestner y del diputado Joseph Reinach-, Mathieu Dreyfus, hermano de Alfred, promueve una campaña en Le Figaro para exigir que se investigue a Esterhazy y se revise el juicio de 1894. La extrema derecha reacciona de inmediato. Indignado, Émile Zola, próximo a la izquierda radical y a grupos socialistas, entra en liza. La campaña de Le Figaro rompe la conspiración de silencio. En diciembre de 1897, Esterhazy, cuya letra es idéntica a la de los facsimiles del escrito que la prensa ha reproducido, es inculpado y comparece ante un tribunal militar; contra todo pronóstico, los jueces lo absuelven en enero de 1898, al tiempo que el presidente del Consejo de Ministros, Méline, rechaza la revisión del caso Dreyfus: «El caso Dreyfus no existe». Zola, consciente de los riesgos que corre, plantea la cuestión ante la opinión pública en su célebre carta al presidente de la República, titulada «Yo acuso» y publicada el 13 de enero en L’Aurore. Ese mismo día, la policía detiene al teniente coronel Picquart. La polémica enardece al país, y llueven insultos y críticas sobre Zola. En estas circunstancias, aparece, ya en su sentido moderno, la expresión «los intelectuales», que emplearon los antidreyfusards (Barrès, Drumont, Leon Daudet, Pierre Loti, Jules Verne…) contra los dreyfusards (Zola, Gide, Proust, Péguy, Mirbeau, Anatole France, Jarry, Claude Monet…). Del 7 al 23 de febrero de 1898, Zola, amenazado de muerte, comparece ante un tribunal acusado de difamar a los oficiales y personalidades que había denunciado en su «Yo acuso». Se le declara culpable y se le condena a un año de cárcel, a pagar tres mil francos de multa y se le despoja de la Legión de Honor. Tras recurrir la sentencia, el tribunal de instancia vuelve a condenarle, esta vez, sin embargo, en rebeldía, pues Zola, temiendo por su vida, se ha exiliado en Inglaterra. Semanas después de este segundo juicio, se confirma que el documento que se utilizó para comprometer a Dreyfus en el juicio de 1894 era falso; lo había confeccionado un oficial del contraespionaje, el coronel Henry, quien confiesa su culpabilidad el 30 de agosto y el 31 se suicida en la cárcel. El Tribunal Supremo, que había empezado a revisar el expediente Dreyfus en junio, ordenó la revision del caso. Zola, pese a la confirmación de su sentencia condenatoria, regresa de su exilio en junio de 1899; el Gobierno renuncia a tomar medidas contra él. Entre agosto y septiembre de ese año, Dreyfus, trasladado a Francia, se somete a un segundo juicio y de nuevo le condenan los tribunales militares, que no acceden a reconocer el error judicial que se cometió en 1894; el 19 de septiembre, el presidente de la República, Loubet, indulta a Dreyfus. Puesto en libertad, gran parte de la opinion pública considera que debe, además, reconocerse su inocencia. Hasta el 12 de julio de 1906 no obtendrá Dreyfus la rehabilitación en el ejército. Cuatro años antes, la noche del 28 al 29 de septiembre de 1902, de regreso a París tras sus vacaciones en Médan, Emilio Zola muere asfixiado en su casa, debido a las exhalaciones de una chimenea. Desde 1898, Zola había recibido numerosas amenazas de muerte, pero este «caso» nunca llegó a esclarecerse. Dreyfus, por su parte, falleció en 1935 ocupando un alto cargo oficial. Quedaron dudas sobre su inocencia hasta la publicación de los Carnets de Schwartzkoppen en 1930: Dreyfus inocente, Esterhazy culpable.

f1.highres

Está claro que todos tenemos una autoimagen propia, y casi todos nos identificamos del lado del héroe, del valiente; a posteriori, cuando nos cuentan historias similares, decimos: hay que tener huevos para hacer eso, y muchos en nuestro fuero interno pensamos que, cuando lleguen situaciones semejantes, actuaremos de igual forma.

Pero cuando llega la hora de la verdad, la vida se encarga de poner a cada uno en su sitio. Los héroes nacen en los pequeños detalles, no en los grandes sucesos. Y a mi, la vida ya me ha demostrado en que lado estoy, si en el de los valientes o en el de los cobardes… tres hechos me han hecho darme cuenta de cual es mi realidad… y ahora, aunque me sea difícil, emprendo mi particular yo (me) acuso

El primer hecho tiene que ver con los cambios que sufrimos en nuestro interior cuando estamos sometidos a una presión social determinada; esa presión no tiene que ser manifiestamente violenta, pero si que es una violencia social similar a la que sufrieron las lorquianas Hijas de Bernarda Alba.

La explicación de la falla (expresión derivada del mundo de las fallas que decimos cuando hablamos en valenciano, y que indica que vamos a entrar en materia) es la siguiente: en mi empresa, tras un expediente de regulación de empleo (del que hablo en un homenaje a mi mujer en este artículo) se ha tenido que empezar a recomponer cada una de sus áreas, con más pena que gloria, dado que como el criterio ha sido exclusivamente el de la edad, se ha ido muchísima gente valiosa y se ha quedado muchísima gente inútil (como el elemento del que hablo en mi anterior entrada).

Bien, pues a nuestro colectivo le llegó la hora de cambiar sus condiciones de trabajo, y se empezó a redactar un acuerdo en el que, por primera vez en muchísimos años, se concedían las reivindicaciones históricas del colectivo: libertad para poder comer entre las 14 y las 16 computando sólo el tiempo necesario para realizarla, eliminación de la parada obligatoria entre las 15 y las 16, eliminación de la obligatoriedad de trabajar por las tardes, computo de la jornada anual en lugar de mensual (lo que evita perder horas trabajadas porque no se puede pasar más de 4 horas de un mes a otro), ampliación del horario abierto a las 7:30 h. y reducción a los técnicos de 22 a 19 h., para facilitar la conciliación de la vida familiar con la laboral… todo ello a cambio de una contrapartida: la eliminación de una reducción de jornada de media hora entre el 15 de junio y el 15 de septiembre (lo que supone, teniendo en cuenta ese periodo coincide con las vacaciones, unas 20 horas más de trabajo por persona).

¿Valía la pena el acuerdo? Como todo en la vida, había posturas a favor y en contra; esa media hora de reducción de jornada ya ha sido eliminada unilateralmente por parte de la Dirección, y está a la espera de resolución judicial, por lo que tenemos un 50% de posibilidades de mantenerla, y el mismo porcentaje para perderla. Y ese es el principal argumento de los partidarios del no al acuerdo: ¡ya está bien de perder derechos! ¡Nos machacan continuamente, y no hay que dar un paso atrás! Y esta fue la alternativa ganadora en el referendum.

Yo, sin embargo, era partidario del sí. ¿Por que? Porque si se analiza fríamente, el acuerdo era una bicoca. Veamos, es cierto que perdemos 20 horas de reducción de jornada, pero ¿cuanto supone la hora que tengo que estar obligatoriamente cuando tengo que estar mi tarde semanal obligatoria – de 15 a 16 h-? (hay que tener en cuenta que las oficinas están en medio de la nada, lo que te obliga a permanecer en las instalaciones de la empresa o a ir a un bar de las poblaciones cercanas, pero en casi ningún caso a acudir a tu casa, lo que supone que ese tiempo, en lugar de estar con tu familia, estás en el entorno laboral… ¡así no hay quien desconecte!). Hagamos cuentas… 54 semanas laborales, menos las 5 semanas de vacaciones, menos las 17 semanas de junio a septiembre que no hay que ir por las tardes, hacen un total de 32 semanas que estoy obligado a quedarme, al menos una tarde, en las que pierdo, como mínimo, la hora de la comida, es decir, ¡32 horas! ¡32 horas de mi vida que ahora tengo que perder, por no perder las 20 horas del horario de verano!

Pero los pros y contras del acuerdo fueron debatidos en una asamblea de trabajadores convocada al efecto, y después el acuerdo fue sometido a referéndum; entonces, ¿de que me quejo?

Pues me quejo de que, desafortunadamente, hubo una campaña bien orquestada en contra del acuerdo por parte de uno de los sindicatos, en la que apelando a los sentimientos de injusticia antes mencionados, quiso en realidad evitar a toda costa que un buen acuerdo llegara a ser aprobado ¿la razón? Únicamente que una buena parte de la negociación la había impulsado un compañero de otro sindicato (sobre este compañero se llegó a decir que le habían ofrecido un ascenso si se conseguía aceptar el acuerdo), y para uno de los representantes de aquel sindicato, eso era inaceptable: los acuerdos sólo son válidos si me puedo poner medallas; si se las pone otro, el acuerdo es totalmente rechazable….

Pero aún así, en la asamblea teníamos la oportunidad de contrarrestar la campaña desinformativa que se había orquestado; únicamente se necesitaba exponer los argumentos a favor, y contraponerlos a los negativos para que la gente pudiera decidir en consecuencia. Y en la asamblea no intervine para denunciar la manipulación y el sectarismo: en lugar de defender los muchos argumentos favorables y contraponerlos a los pocos desfavorables, decidí permanecer callado, mientras el sindicato que había llevado el ritmo del acuerdo hacía una muy tímida defensa del acuerdo y el otro una labor de acoso y derribo con todos los medios a su alcance. Yo (me) acuso de ser cómplice, por omisión, de la no firma del acuerdo. Yo (me) acuso de mi silencio.

asamblea_metro_madrid

Una asamblea del metro de Madrid (en lucha.org); aunque no votamos en la asamblea, si se hubiera hecho este hubiera sido el aspecto al pedir votos a favor del no.

 

El segundo y el tercer hecho tienen un patrón común: la discriminación sin sentido del colectivo de inmigrantes subsaharianos, que en aras del lenguaje políticamente correcto voy a denominar a partir de ahora negros.

El segundo ocurrió poco antes de iniciar el viaje que menciono en esta entrada y del que todavía tengo pendiente de publicar algunos artículos. El hecho es que fui a lavar el coche por dentro y por fuera a un lavadero cercano, en un barrio que al parecer cuenta con la residencia de varios grupos de negros. Mientras lo lavaban me acerqué a la terraza de un bar desde la que se podía observar la salida del coche del lavadero; dado que me habían dado una hora de espera, me dispuse a disfrutar de unos pocos instantes de calma…

Pero no pude: cuando me senté, observé que en una mesa vecina se hallaba sentado un negro, tomando tranquilamente una cerveza. Al otro lado, unos niños jugando. Ambiente de paz… hasta la llegada de un vecino (blanco, para más señas) que, nada más aparecer, empezó a despotricar y a decirle al negro que se largara de la terraza. Como el negro no hizo ningún además de moverse, el blanco cogió un palo y se acercó al negro en actitud totalmente amenazante, a lo que este respondió alzando la botella de cerveza sobre su cabeza y conminando al blanco a que no se acercara. En esto, salió el dueño del bar, que había presenciado el conato de pelea desde el interior, y ¿a quien creéis que echó con cajas destempladas? ¿Al agresor o al agredido? Como podéis suponer, esto último no era relevante, porque a quien echó fue al negro, con la amenaza de llamar a la policía. ¿Y que hice yo? ¿Me erigí en defensor de la justicia? Nooooo…. permanecí impasible durante toda la escena, e incluso tampoco tuve el valor de corregir al blanco agresor y al blanco dueño del bar cuando empezaron a gritar para que todos los vecinos lo escucharan ya esta bien de que los negros nos toquen los cojones… Yo (me) acuso de no luchar por la injusticia, de no hacer frente a la calumnia, de haber dejado que todos pensaran lo contrario de lo realmente sucedido…

DOCU_GRUPO

Este chico fue agredido en Lantarón, Álava, en julio de 2010. Por lo menos parece que este caso la justicia lo tuvo claro.

 

Y el tercer hecho ha ocurrido recientemente, una mañana en la que iba a trabajar en el tren; llegando ya a mi parada, un chico (blanco, posiblemente calé, otra forma fina de decir gitano) de unos 13 ó 14 años, empezó a pedir, uno a uno, a todos los viajeros presentes, algo para beber. Todos le decían que no, probablemente porque sería cierto; llegó a mi altura y le dije que no tenía, y a continuación se dirigió a la señora que tenía enfrente de mí: me sorprendió su respuesta, por la dureza. Al principio en valenciano, y a continuación en castellano, vino a decirle algo similar a déjame en paz, vete a tomar por culo… el chico no respondió a la provocación, y se dirigió entonces al chico que estaba a mi lado, el último que quedaba por preguntar, y negro para más señas; el chico sacó de su bolsa una lata de una bebida energética y se la entrego al pedigüeño… éste se quedó parado, y le preguntó si se la daba de verdad, y el negro le dijo que sí. Y segundos después el negro se bajó en su parada, mientras el gitano se iba al medio del tren a buscar a su colega y decirle, con bastante sorpresa por su parte, que aquel individuo le había dado algo para beber.

Bueno, y aquí, ¿de que me acuso? Tuve un comportamiento correcto con el mendigo… ¿entonces?

Pues, entonces, yo (me) acuso de no haber prorrumpido en aplausos hacia un negro tan solidario, y en reproches certeros a una blanca tan insolidaria.

Pero bueno, eso es lo que me ha permitido descubrir cual es mi realidad personal: soy un cobarde, un genuino y auténtico cobarde…

frase-todo-espectador-es-un-cobarde-o-un-traidor-frantz-fanon-110922

Fuente: http://akifrases.com/frase/110922

 

Postdata: aunque no lo parezca, el artículo tiene un tono positivo. El reconocer que no somos perfectos también conlleva el deseo de mejorar. Así que en estos momentos, puedo reconocer que soy un cobarde, pero eso, aunque sea a base de pequeños pasos, puede cambiar… y por supuesto, ¡lo voy a cambiar!

Canción de Celtas Cortos en la que se habla de eso, de que lo voy a cambiar. 

Publicado en Otros | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario